Agentes especiales ;)

28 de julio de 2014

Misión no. 62 S.O.S. (The end)

Él te ayudo a subir con tu vestido y despues quito los amarres, lo miraste hablar con el encargado del lugar y ya después Tom subió contigo. Escendio los motores y tú lo miraste.

Tu: ¿sabes conducir?
Tom: por supuesto cariño, básico en la vida de un oficial

Hiciste una mueca de sorpresa irónica a lo que él solo sonrió. Como estaban en la parte alta del barco podías sentir la brisa del atardecer frente a ustedes. Miraste hacia el fondo y podías ver como se alejaban de tierra. Tu velo se movía con el viento de manera mágica. Lo tomaste y quitaste para después dejarlo ir con el viento. No te sentías triste ni dudosa, sabias que habías hecho lo mejor.

Habían estado unos minutos así, alejándose de todo un poco. Tom paro el barco y soltó anclas. Bajo a revisar algunas cosas a los camarotes, mientras tú fuiste a ver el frente del barco detenido. Era hermoso, todo, la brisa, la imagen del sol brillando con sus últimos rayos en el agua cristalina mientras qu en el fondo podías ver el puerto muy pequeño. El movimiento del yate era lento y realmente relajante, te sentaste en el suelo a observar la grandiosa imagen del lugar. Sentiste que algo caliente cubrió tus hombros, te giraste y Tom te habia colocado una pequeña manta. Ambos sonrieron, él se sentó a tu lado y coloco una de sus manos en tu espalda. No decían nada, tan solo miraban juntos el mundo siendo solo para ustedes. 

Suspiraste parpadeando para después lentamente caer dormida profundamente en los brazos de morfeo.

Fue tan celestial la manera tan cálida y suave de dormir en esos momentos, era una paz que no habías sentido hacia mucho tiempo.

Capitulo 62

Repentinamente sentí la necesidad de abrir mis ojos ¿Dónde me encontraba? ¿Por qué todo se movía? Oh cierto, la huida.

Suspire algo cansada, lo primero que mis ojos vieron fue un cuello, curvatura perfecta, venas marcadas y piel clara deliciosa para besar. Tom observaba el horizonte mientras me tenía recostada a su lado, cuidándome, después de unos segundos de observarlo tan tranquilo él me miro. De una manera sonriente y tranquila me hablo.

Tom: hola
Tu: hola ¿dormí mucho?
Tom: unos minutos, no es nada.

Lo mire aun tendida sobre uno de sus brazos, no decíamos nada, tan solo nos mirábamos. Con una de mis manos recorrí su mejilla, lo acaricie con delicadeza, él tomó mi mano y la acaricio aun mas con su rostro para después besarla con delicadeza. Ambos sonreímos, era un momento realmente meloso.

Tu: no puedo creer que aun tenga este vestido puesto.
Tom: yo creo que te ves linda
Tu: ¿linda? Estaba por casarme con alguien mas con este atuendo y te parece lindo?
Tom: pero no te casaste, así que ahora sí me lo parece

Hice un gesto de “como tu quieras” para después sentarme a la par de él. Ambos mirábamos como el sol se estaba ocultando, pronto anochecería. Recosté mi cabeza en su hombro y él coloco la suya sobre la mía. Lo empuje de manera sutil con mi hombro para que después él hiciera lo mismo. Era un juego tan simple pero tan divertido entre los dos. Luego de molestarnos un rato, me abrazo con fuerza besando mi mejilla. Luego beso mis labios, los beso de manera repetida en besos simples pero lindos.

La noche había caído sobre nosotros, pero realmente el barco había soltado anclas así que seguíamos en el mismo lugar, desde lo lejos podíamos ver las luces de tierra.
Entramos puesto que la noche estaba fresca y nosotros hambrientos. Por dentro era bastante espacioso, la nave contaba con cocina, un comedor y una parte de sala, mas en el fondo estaba la habitación principal, era bastante cómoda y espaciosa.

Ahí estaban mis maletas, me sorprendí de ver mis cosas, me gire y mire a Tom acusándolo 
con la mirada.

Tom: tu hermana fue la de la idea –reaccionando a tu mirada.
Tu: ¿osea que todos estaban conspirando? –sorprendida.
Tom: digamos que recibí ayudita de aquí y de allá

El se encogió de hombros y yo no pude evitar sonreír, camine y lo bese en la mejilla, él me miro algo sonrojado mientras yo solo  podía seguir sonriendo. Lentamente lo empuje fuera de la habitación a lo que él hizo pucheros, pero debía cambiarme de ropa y ponerme algo cómodo. Estos kilos y kilos de tela me estaban cansando rápido.

Me deshice de mi vestido y me coloque un vestido de dormir bastante fresco, debajo llevaba mis bragas sin brasier, pero realmente quería estar cómoda y mi pijama cubría bien. Solté mi cabello, lo cepille y luego hice una trenza con el.
Cuando termine salí de la habitación y busque a Tom, se encontraba en la cocina haciéndonos algo de cenar.

Tu: wow ¿Qué prepara nuestros majestuoso chef?

Él sonreía mientras seguía cocinando.

Tom: lo que mi reina me pida
Tu: mm… ¿lo que sea?

Me acerque a él abrazándolo por la cintura mientras recargaba mi mejilla en su espalda. De un momento a otro él se había girado y me tomaba entre sus brazos, nos miramos por largos segundos. Hasta que me sentí demasiado avergonzada que mire hacia otro lado riendo.

Tu: ¡deja de observarme! Me pones...
Tom: ¿te pongo? –Alzo una ceja-
Tu: me pones nerviosa –sonrojada mirando hacia otro lado.
Tom: me gusta que te pongas así

Ambos sonreímos de nuevo, realmente no sabia que responder. Me hizo mirarle con 
delicadeza tocando mi mejilla, realmente quería besar esos dulces y carnosos labios, lo deseaba tanto que no poda ocultarlo. Una sonrisa burlona se formo en él para que después nos acercáramos lentamente a besarnos. El principio fue lento y delicado pero después sus fuertes brazos apresaron mi cuerpo levantando levemente mi vestido. Su respiración era casi ronca y profunda, me excitaba de miles de maneras escucharlo asi de profundo en cada beso. 

Cruce mis brazos en su cuello, al mismo tiempo que me levantaba para que cruzara mis piernas en su cuerpo, me sentó sobre una mesa cercana y nos separamos levemente para respirar, aunque fuesen segundos porque él ya estaba de regreso en mi boca. Esta vez en busca de explorar más en mi interior con su lengua. Abrí mis labios y la batalla comenzó. Desesperada quite su camisa de mi camino y la lance lejos. Toque su espalda, tan formada y dura, había estado ejercitándose y eso me encantaba, sentirlo tan varonil mientras mis manos lo recorrían.

Sus manos recorrieron mis piernas hasta perderse bajo la tela de mi vestido, era esa necesidad de sentirnos de nuevo juntos, luego de meses de habernos extrañado.
Apagamos la estufa para caminar hacia nuestra habitación donde, me recosté en la cama con él encima mio, besando mi cuello, mordía con delicadeza mis hombros mientras yo suspiraba cerca de su oído mi necesidad. Lo mire a los ojos y la luz de la luna que entraba por una pequeña ventana nos iluminaba con delicadeza. Había extrañado tanto su perfil, su nariz tan perfecta, sus ojos brillantes  y sus labios que me incitaban a morderlos hasta hacerlos sangrar.

Tu: ¿juntos?
Tom: ¿por siempre?

Sonreíste a su pregunta con toques de inocencia.

Tu: sí, hasta que nuestro amor dure
Tom: entonces, por siempre…

Levantamos nuestros dedos meñiques y nos hicimos una gran promesa esa noche.
Luego de que lo último de nuestras ropas desapareciera, por fin nos sentíamos parte del otro. La forma en que me acariciaba y besaba cada parte de mi ser era especial y magnifica. Dije tantas veces su nombre para poder creer que esto realmente estaba pasando. Realmente estábamos juntos, haciendo el amor como tanto lo había soñado.

Cada movimiento estaba lleno de puro éxtasis, su mirada de satisfacción me hacia feliz, cada embestida suya hacia mi cuerpo, era un apretón de manos, lo quería conmigo y solo conmigo. No quería que nadie más viera esta fase de él nunca mas, solo nosotros guardaríamos estos secretos del uno y del otro.

Cuando llegamos a nuestro clímax fue el cielo, esa calidez que hacia tanto no sentía de nuevo estaba conmigo. Caímos rendidos pero felices, cubrí mi cuerpo con la sabana, de pronto sentí como me tomo entre sus brazos y se giro conmigo para que yo quedara recostada del otro lado pero con la sabana enredada entre ambos, reí divertida mientras él besaba mi mejilla.

Tom: -suspiro. Extrañe tanto estos momentos
Tu: si no me corres de tu lado de nuevo, tendremos muchos mas
Tom: nunca mas lo haré.

Él me miro serio, puesto que sabia que realmente aun estaba arrepentido de todo lo pasado, toque con delicadeza sus labios en medio de la casi obscuridad y sonreí.

Tu: te creo…y te amo

Tom sonrió complacido, beso mi mejilla y con su nariz roso esta misma con delicadeza.

Tom: yo también te amo princesa

Inhalo profundo escondiendo su rostro en mi cuello mientras me abrazaba de manera delicada pero bastante fuerte, podía sentir el palpitar de su corazón en mi hombro derecho, entendía lo que sentía, puesto que yo estaba igual. Ambos intentábamos aferrarnos al otro para poder creer que  esto era verdad que no despertaríamos mañana y nos veríamos solos cada quien en habitaciones distintas.

Había pasado la semana mas fantástica viviendo en el yate con Tom, comíamos solo alimentos del mar, volvíamos al muelle de vez en cuando para caminar un poco pero después volvíamos al gran charco y pasábamos grandiosos días relajándonos, disfrutando vivir lejos del mundo y ocupándonos en nuestra relación. Pero todo cuento debía terminar y después de esa semana debíamos volver a dar la cara al mundo y por fin poner en orden todas nuestras vidas para empezar todo de cero.

En primera yo había regresado a vivir a casa de mis padres porque ahora sí oficialmente Tom y yo no estábamos casados, mi madre se había opuesto rotundamente a dejarme ir sin haberme casado, no quise contarle mucho del tema a Tom puesto que tenia miedo de que él aun no quisiese casarse conmigo. Él vivía aun en el apartamento que había conseguido pero de vez en cuando luego de salir de mi academia pasaba a “verlo” y a contarle sobre mi día, aunque eso me llevaba muchas horas ya que por alguna razón siempre terminábamos hablando en la cama luego de habernos dado una buena “bienvenida”. Debíamos ser algo discretos porque de nuevo no queríamos que mi madre se enterara y nos armara un sermón de que debíamos abstenernos hasta el matrimonio. Otras veces era Tom quien iba a verme a mi casa, aunque mi madre no lo soportara y siempre se encerraba en su habitación cuando él estaba, a nosotros siempre nos causaba gracia, nos habíamos acostumbrado a sus escenas, mi padre por otro lado siempre era amable y por largos ratos hablaba con Tom, él nunca me decía de que hablaban puesto que eran cosas de hombres, en fin ellos sabrán.

Yo había vuelto a retomar mi carrera de diseñadora de modas, estaba buscando un local para comenzar a vender mis diseños y quien sabe despues crearme una mejor línea con exposiciones, pasarelas, etc. Por el momento iba de apoco a poco con mi esfuerzo propio, Tom había decidido al final rechazar el puesto en el F.B.I.  sé que fue una decisión difícil muchas veces me sentía culpable de eso, pero el siempre decía que ya hacia mucho que  había conocido su respuesta y que realmente no le molestaba, muchas cosas de él habían cambiado y él mismo lo sabia, yo lo veía bien de ánimos así que lo único que me quedo fue confiar en él. Pero obviamente aunque el hubiese aceptado yo lo hubiese esperado todo el tiempo que necesitase.

En su lugar Bill había tomado el puesto, Tom se veía orgulloso de su hermano menor y eso me hacia feliz. Al final Tom había decidido seguir siendo policía, pero era instructor para novatos ahora daba clases para entrenarlos y también dando clases de defensa personal a quien lo necesitase. Cuando lo veía hacer su trabajo, lo veía feliz, él hacia lo que mas quería, enseñaba a la gente a protegerse a si misma, era algo que mas me enamoraba de él, siempre se preocupaba por la seguridad de los demás antes que de sí mismo. Confiaba en que todo estaba bien, él hacia algo divertido que lo mantenía vivo, era lo que amaba y yo no me entrometería entre sus sueños, aunque él muchas veces me había dicho que su sueño mas importante era estar conmigo, me hacia sonrojarme y tranquilizarme.

Hoy día, me encontraba en el local que pronto seria mi tienda de ropa, veía como los arreglos del interior iban, realmente quería ver que cada detalle fuera como yo quería. Así que observaba el trabajo de los trabajadores y del diseñador. Había quedado con mi hermana Ana para vernos en unas horas, Tom como siempre estaba trabajando pero ya nos veríamos por la noche ya que íbamos a cenar juntos con mi familia. De pronto veo que por la puerta viene entrando mi hermana con una sonrisa en su rostro.

Tu: Hola Ana
Ana: Hola hermanita ¿Cómo va todo?
Tu: bien, de acuerdo a lo pensado en unas semanas más y todo estará listo para la apertura
Ana: me alegra escuchar eso, ya le conté a todas mis conocidas sobre tu línea de ropa y están emocionadas por visitar tu tienda –decía en tono de emoción.
Tu: Muchas gracias! –sonriendo- enserio Ana, no se que seria de mi sin ti
Ana: no pasa nada, siempre cuidare de mis hermanitas menores, para eso somos familia

Ambas sonreímos mientras nos dábamos un apretón cariñoso de manos. De pronto siento que en la bolsa de mi chaleco mi celular comenzaba a vibrar, era una llamada de Tom. Me parecía raro ya que por lo general a estas horas estaba dando clases.

Ana: ¿Quién es?
Tu: Tom…-la miraste extrañada, luego contestas- ¿Tom? ¿Qué pasa?

Pero me dio un susto en cuanto escuche la voz de un hombre desconocido.

-¿Señorita (Tu nombre)?
Tu: ..sí…¿Quién habla? –confundida.
-hablo de la escuela de policías…-hablaba con mucha seriedad- debo informarle que…

Ese hombre hablaba demasiado lento, tuve que tomar mi celular con ambas manos porque realmente me estaba comenzando a asustar, su voz era demasiado seria y baja como para hablarme de algo bueno. Por mi mente solo pasaba Tom y nada mas. Mi respiración queria descontrolarse, mi corazón palpito fuerte pero intente tranquilizarlo.

-su novio…el agente Tom…él…
Tu: ¡dígame! No se detenga por favor, solo dígalo ¿Qué le paso a Tom?
-él…necesitamos que venga, es por un asunto importante, ha ocurrido algo…-serio-
Tu: …¿Qué? –Susurraste con un hilo de voz- p-pero…¿Qué es? ¿Esta bien? ¿Cómo se encuentra? ¿Por qué él no me habló?
-solo puedo decirle eso, es mejor que usted lo vea por sí misma, realmente es importante señorita por favor apresúrese…
Tu: sí, sí, y-ya voy…

Rápidamente colgué y mire a mi hermana quien estaba aun a mi lado observándome con su rostro de confusión. Yo realmente no estaba bien, miles de cosas pasaban por mi cabeza y el miedo quería invadirme.

Ana: ¿Qué sucede (tu nombre)? ¿le paso algo a Tom?
Tu: no lo se…debo ir con él. Tengo que ir.

Rápidamente me despedí del diseñador y deje encargada a mi asistente. Salí con rapidez pero estaba hecha un manojo de nervios así que Ana decidió que ella me llevaría, en el camino hablamos sobre lo poco que sabia pero ambas estábamos realmente confundidas y preocupadas por lo que pudo haber ocurrido. Yo solo esperaba que todo estuviese bien, ya muchas cosas habían sucedido en nuestras vidas, no podía creer que todo lo malo nos sucediera a nosotros. Tan pronto llegamos a lo lejos divisamos algunas patrullas con las luces encendidas. Todas estaban estacionadas como en un círculo y ahí estaba una línea de cinta policíaca cercando un pedazo de terreno. Había varios policías, tal parece que sucedía o había sucedido algo. Mi mano tembló al ver todo ese alboroto, solo esperaba no tener que ver algo demasiado horrible. Solo esperaba que Tom pronto apareciera, solo eso.
Bajamos y yo camine hacia el lugar, un policía me detuvo de pronto.

-¿señorita (tu nombre)?
-sí, soy yo…-nerviosa- ¿Qué sucedió? ¿Dónde esta mi novio? ¿Dónde esta Tom?

Él policía se veía demasiado serio, él miro hacia los demás quienes también me miraban, yo conocía a varios, eran compañeros de Tom. Todos me miraban con algo de tristeza o lastima, no entendía lo que decían con sus miradas. Mi hermana estaba  mi lado y yo solo quería gritar por Tom. De pronto el policía hablo de nuevo.

-venga conmigo, necesitamos que vea algo…

Él caminó, hacia donde la cinta amarilla de ‘Prohibido el paso, policía’ cercaba un pedazo de terreno. Mis manos temblaban un poco, estaba muy asustada podía sentir que mi corazón se estrujaba del miedo. Él levanto las cintas y yo pude pasar, había otros policías dentro tapando mi vista, pude ver a unos paramédicos del lugar, quienes hacían su trabajo. Había…había una camilla, respire profundamente pero el aire no llego a mis pulmones debido al miedo. Debía ser fuerte no debía llorar.

Camine con miedo hasta que llegue a ellos, me abrí paso al principio pero después todos me miraron y ellos solos me dejaron pasar. Mi corazón tembló en cuanto vi que Tom era quien estaba recostado en la camilla, lo mire y tenía sus ojos cerrados, los paramedicos se alejaron un poco para que pasara.

Tu: Tom…-con miedo en tu voz-…¿Tom? –con voz suave-

Mis labios temblaban y mis piernas no me respondían. Lentamente levante mi mano para tocar su rostro, nadie decía nada, todo era silencio en el lugar podía sentir el el aire soplar ya que estábamos en un lugar al aire libre. Toque su rostro con delicadeza y tenia sus mejillas algo frias, me asuste tanto que un pequeño suspiro salió de mis labios sin previo aviso. Todo me daba vueltas y tenia mucho miedo. Apenas iba a comenzar a llorar cuando Tom abrió con lentitud sus ojos.

Tom: …-¿(tu nombre)?...-susurro con voz débil-

Asentí despacio mientras mis labios hacían una mueca de nervios y preocupación. Mi mano estaba en su pecho mientras lo sentía respirar, me miraba como si estuviese despertando de un sueño, pero la camilla no dejaba de asustarme. ¿Por qué estaba ahí? ¿Qué había pasado? ¿Estaba herido? ¿Qué?  ¿Qué sucedía? ¿Por qué nadie decía nada?

A él lo cubría una pequeña cobija de los paramédicos sus manos estaban debajo de ella, pero a mi lo único que me importaba era que él me hablaba.

Tu: Tom…¿Qué sucede? –con voz débil- ¿Qué tienes?...

Quise llorar, mis ojos picaban, pero debía ser fuerte por él, por mi. Él me seguía mirando sin decir nada, hasta que…

Tom: Oye linda…sabes que eres lo mejor de mi vida ¿verdad? Sabes que eres lo mejor que me ha pasado y que te he hecho llorar mas veces de las que quisiera contar. Aun no…no entiendo porque me quieres, solo se que te quiero por igual y que pase lo que pase quiero estar contigo. ¿lo sabes, cierto?

Asentí mordiendo mi labio, apreté mi mano un poco a su camisa ¿Por qué decía todo esto? ¿Por qué parecía que se despedía? Yo no quería que se fuera a ningún lado solo quería que me abrazara muy fuerte, ¿Por qué se veía tan débil? ¿Por qué?

Tu: ¿te estas despidiendo…de nuevo?

Él no respondió tan solo sonrió de una manera leve y pequeña. Me miro de nuevo mientras sus ojos brillaban, el cielo azul se reflejaba en ellos.

Tom: Nunca creí que encontraría a alguien como tu, brillante, valiente, dulce, fuerte, bonita y mandona –intentaste sonreía por eso ultimo pero realmente la preocupación era mas grande- pero sobre todo especial…-paso saliva con lentitud- especial para mí. Solo para mí. A pesar de que todos se hayan opuesto a lo nuestro, a pesar de las caídas y las peleas quiero que sepas que siempre estas presente en mi mente, que todo lo que hago y he hecho es para ti. Te amo como nadie mas lo hará y me alegra que me ames también, me siento afortunado por tenerte conmigo y siempre lo recordare donde quiera que vaya…

Sus palabras me asustaban mucho ¿Por qué todo parecía tan triste aunque fuera tan bonito?

Tom: por eso…-te miro con ternura- quiero pedirte una ultima cosa…

La respiración se había detenido. Mi corazón no palpitaba, todo para mi se había detenido, mis ojos brillaban de las lagrimas que querían salir. Temblé y mi mano se apretó a su pecho aun mas. No podía decir nada, solo quería mirarlo y grabar cada facción, cada palabra, todo.

De pronto sus manos se movieron de debajo de la cobija, las mire y en ellas había un objeto, era…era una caja negra pequeña. De pronto la abrió y en ella había un hermoso anillo con un diamante en el centro que brillaba como una estrella a la luz del día.

Mi boca se abrió lentamente dejando salir el poco aire de mis pulmones, mi razón había desaparecido no entendía nada ni podía razonar. Luego escuche su voz.

Tom: ¿te casarías conmigo? –Sonrió-

Cubrí mi boca con mi mano en un acto de sorpresa, una lagrima cayó por mi mejilla mientras lo miraba sonreír, todo el ambiente cambio en el lugar en segundos. Ahora todo era mas ¿alegre?

Retrocedí dos pasos cuando lo vi levantarse de la camilla y avanzar hacia mi arrodillándose con el anillo hacia mi. Yo…yo no podía respirar, intentaba decir algo pero las palabras se me atoraban en la garganta, las lagrimas caian con rapidez por mis mejillas como si de autos en autopista se trataran. No podía quitar la mano de mi boca, estaba tan sorprendida que por un segundo olvide como hablar o que decir. Lo mire ahí esperando por mi respuesta mientras me miraba con tranquilidad, una sonrisa en sus labios y una caja con un anillo en sus manos.

Tu: …y-yo…-voz poco audible.

Avance un paso y lo mire, coloque mis manos en mi pecho, todos esperaban mi respuesta y yo no recordaba como hablar!

Tu: …sí…-sonreíste.

Apenas dije esa palabra todos aplaudieron y Tom sonrió con alegría, intente tomar el anillo pero estaba temblando mucho. Él lo tomo en sus dedos y después con delicadeza lo coloco en mi mano en mi dedo anular. Pude notar que también temblaba un poco, cuando el anillo estuvo por completo en mi dedo. Su mano no soltó la mía, lo mire y él me miro, ambos sonreímos, apenas reaccione me tire a sus brazos y lo abrace con fuerza y él a mi. Podía escuchar como todos chiflaban y gritaban felicitaciones mientras aplaudían sonriendo. Tom me abrazo con fuerza y susurro en mi oído.

Tom: oficialmente comprometidos

No pude decir mas, solo quería tenerlo conmigo por siempre, todo el miedo se había convertido en felicidad pero no podía parar de temblar. Todos gritaron beso en coro y nosotros solo nos miramos sonriendo luego nos acercamos para besarnos como nunca. Era algo vergonzoso puesto que nos veían pero realmente aquel poderío y amor en aquella simple acción me hacia estremecer hasta lo mas profundo. Sus manos me tomaban de la cintura mientras nuestros labios seguían rosándose entre sí, lentamente nos separamos sin dejar de vernos. Podía sentir el amor de Tom y él el mio, ahora sí que eramos una pareja.

Después de eso ya me explicaron que todo había sido un plan sorpresa de compromiso en el que todos estaban de acuerdo incluso mi hermana Ana quien también había fingido no saber nada. Luego de eso, caminamos hacia la parte donde estaban las mesas y todo listo para la fiesta de compromiso. Mi demás familia también estaba ahí lista para felicitarnos. La madre de Tom, Bill, Gustav, Georg, Andreas. Toda nuestra familia, amigos y conocidos nos felicitaron por nuestro compromiso. Había sido una grandiosa sorpresa que Tom había hecho para mi con ayuda de todos ellos y se los agradecía mucho. Incluso mi amiga Rita estaba ahí, ya conocía toda la verdad, solo me felicito y me deseo lo mejor, iba de pareja de Gustav y eso me alegraba mucho. Ambas reímos emocionadas como chiquillas de 15 años cuando veíamos mi anillo.

Fue una fiesta sensacional, baile con mi padre, mi madre también estaba ahí solo que no tan feliz pero no permití que me arruinara uno de los mejores momentos de mi vida, debía acostumbrarse a la idea de que pronto me casaría con Tom. Aun no había fecha pero queríamos que fuera pronto e igual de linda que nuestro compromiso.

4 meses después

Mi boda había sido la más intima y preciosa de todas, no habíamos hecho la gran boda del siglo. Había sido algo especial y solo de familia y amigos cercanos, los cuales eran bastantes asi que al final sí nos divertimos bastante. Tom y yo nos habíamos casado 4 meses después de nuestro compromiso, mi vestido había sido hermoso, largo y con detalles preciosos, mi velo era largo y en mi cabello había florecillas blancas, Tom se había visto guapísimo en su traje negro, su cabello seguía algo largo y tenia algo de barba, la había retocado ese dia, pero para mi siempre luciría de lo mejor. En nuestra ceremonia al aire libre el padre había leído todo sin ningún problema de que alguien entrara y detuviera la boda, reíamos recordando aquel momento. Cuando ambos habíamos aceptado fue el momento de mas hermoso de mi vida, nos besamos y todos aplaudieron por nuestra felicidad. La fiesta también había sido al aire libre, ambos amábamos la libertad y lo natural. Todos nos habían felicitado pero lo que nosotros mas queríamos era poder estar juntos en nuestra luna de miel. En todo el festejo estuvimos muy acaramelados pero al final era nuestra boda y podíamos hacer lo que queríamos.

Nuestra luna de miel había sido en el lugar donde habíamos ido a acampar, cerca de las montañas, pero en unas cabañas románticas y privadas, alejados de los demás. Era temporada de frió y nuestra promesa se había cumplido habíamos regresado para pasar los mejores días de nuestras vidas. En todo momento nos amábamos, nunca entendía porque entre mas hacíamos el amor, mas queríamos volverlo a hacer. Pero sí, lo habíamos cumplido, entregarnos el uno al otro siempre.

Ahora el tiempo había pasado dos años de matrimonio nos respaldaban. Mi padre nos había regalado una casa por nuestra boda. Nos opusimos al principio pero él no cedió y ganarle era difícil ademas él no quería que nos alejáramos de la familia y por eso decidió regalárnosla, al final aceptamos agradecidos, sí que tenia el mejor papá del mundo.

Vivíamos mejor que nunca, en nuestro grandioso hogar, estaba lleno de felicidad puesto que Tom y yo intentábamos llevar lo mejor posible nuestro matrimonio, claro de repente había peleas pero estas no duraban mucho y eran por cosas pequeñas. Mi tienda de ropa era otra parte de mi felicidad, diseñaba y vendía con gran gusto. Tomaba clases de diseño en horas libres y aun asi cuidaba de mi esposo y mi hogar. Tom era un gran maestro de artes en defensa, tenia grupos de niños y personas quienes habían sufrido traumas con robos, asaltos y cosas como las que me pasaron a mi, les enseñaba a seguir adelante y defenderse por su propia cuenta. Estaba realmente orgullosa de él.

Un dia mientras Tom regresaba de su trabajo. Entro a su casa como siempre y dejo su maleta deportiva en el piso.

Tom: (tu nombre) ¡ya llegue! –aviso pero nadie respondió.

Dejo sus llaves en la mesita de entrada y camino buscándote, por lo general a esta hora tu ya estabas en casa y tenias algo de comida preparada, pero esta vez no sentía el aroma de nada en el aire, es mas solo había silencio. Camino por la casa buscándote pero no te encontró, le pareció extraño pero quizás aun estabas en la tienda, fue al refrigerador por una botella de agua. Luego miro hacia el salón del comedor y ahí sobre la mesa había dos pequeñas velas, extrañado se acerco a ver que hacían prendidas. Había pétalos regados en la mesa y en medio de ellos un sobre, parecía una carta, tenía su nombre así que la abrió. Era raro puesto que no entendía mucho de lo que decía, pudo ver el nombre de una clínica en la esquina pero seguía sin tener idea, de pronto vio tu nombre escrito ahí, luego más texto sin sentido para él y al final la palabra ‘positivo’

Tom estaba extrañado ¿positivo? ¿Qué era positivo? Luego de pensar por largos segundos fue que una idea llego a su cabeza. El tiempo se congelo para él, sus manos temblaron levemente, no sentía que el aire pasara a sus pulmones. ¿Podía ser cierto? ¿Podía ser eso que él pensaba? ¿Era enserio tan afortunado? De pronto escucho tu voz hablándole.

Tu: ¿ya entendiste de que trata?

Él se giro con lentitud a verte que sonreías recargada en el umbral de la entrada al comedor. 
No podía decir nada, coloco el papel en la mesa y luego miro tus manos. Las levantaste y en ella sostenías nada más y nada menos que una prueba de embarazo.

Tu: comprobado al doble –sonreíste aun más- ¡vamos a ser papás!

Sonreías a más no poder, Tom parecía no reaccionar y eso te causaba gracia.

Tom: ¿d-de veras? –nervioso.
Tu: claro que sí tontito, todo aquel sexo no fue por nada, ¡dah!

Reíste burlista de su shock emocional, de pronto el corrió a abrazarte y tu solo gritaste en sus brazos. Era el hombre mas feliz de la tierra, te abrazaba besaba y apretaba. Enserio que sí, su felicidad no podía ser contenida, no sabia que hacer, correr por una cuna, ropa o seguirte besando o simplemente salir corriendo a la calle para gritar la gran noticia. Por lo pronto lo tomaste con tus brazos y lo miraste.

Tu: tendremos un bebé –reiste.
Tom: nuestro propio bebé –sonrio aun mas. Gracias!

Te abrazo de nuevo, te protegió entre sus brazos y luego te dejo respirar.

Tom: oh, oh perdón ¿no les hice  daño?
Tu: no, claro que no, nos encanta que nos mimes.

Ambos sonreímos y luego lenta pero dulcemente nos besamos. Por fin nuestra familia comenzaría. Por fin nuestro amor daría más frutos. Nuestro propio bebé.

Días después les dimos la gran noticia a nuestra familia, todos estaban felices y nos felicitaron, los regalos no tardaron en llegar. Tom comenzó a querer comprar las cosas de nuestro hijo o hija de inmediato, no queria que siquiera me levantara de la cama, aunque no llevase ni el mes de embarazo. Pero realmente me hacia feliz que la noticia lo hicera a él también feliz, seria el mejor papá para nuestro bebé.

4 meses después

Me encontraba barrigona, mi bebé ya estaba creciendo y el desesperado padre queria verlo, asi que habíamos hecho una cita con el ginecólogo para un ultrasonido. Habiamos estado algo nerviosos porque seria la primera vez que veriamos a nuestro bebé, sabíamos que no estaba perfectamente formadito pero seria fantástico verlo. Ha como podía caminaba, realmente tenia muchos antojos y las noches no eran de gran sueño pero Tom siempre estaba a mi lado asi que ambos estábamos afrontando esto. Habíamos llegado a la clínica, esperamos en una salita del lugar. Esto me recordaba a la primera vez que habíamos ido con un ginecólogo, donde aun no estaba embarazada y apenas había perdido mi virginidad con Tom. Parecía que apenas había sido ayer y ahora, ahora sí que estaba embarazada pero feliz. Tom tomaba mi mano y con la otra acariciaba mi pancita, sabia que eso me tranquilizaba y al bebé. Después fue nuestro turno, hice todo lo que debía, y me colocaron el gel, estaba algo frio pero no tanto. Ambos mirábamos una pantalla negra a nuestro lado. Estábamos bastante nerviosos, el doctor sonreía al vernos tan impacientes..

Doctor: bien papás, ¿también quieren escuchar el palpitar de su corazón?
Tom: ¡sí!

Tom estaba realmente emocionado, el doctor rio de sus nervios, luego movio algunas cosas y todos nos quedamos en silencio. Luego coloco una palanquita sobre mi vientre y esperamos mientras conseguía el sonido. Después de unos segundos un pequeño sonido se escucho, eran como galopes de caballos pero en realidad cuando el doctor subio un poco el volumen nos dijo que ese era el palpitar del corazón. Ambos apretamos nuestras manos unidas, emocionados oyendo a nuestro bebé vivir.

Tom: es hermoso…

Sonreímos y luego mire al doctor quien miraba la pantalla. Luego…

Doctor: esperen…algo…

El se quedo en silencio y nosotros nos preocupamos un poco, luego el de nuevo escucho más de cerca.

Doctor: vaya –sonrió- tal parece que –los miro- son dos
Tu: ¿Qué? ¿Dos que? –confundida.
Tom: ¿d-dos bebes? –sorprendido.
Doctor: asi es –el doctor puso imagen en la pantalla y después de un rato nos mostro a un bebé, quien solo chupaba su dedo, una lagrima cayo por mi mejilla al verlo y detrás de él, escondido estaba su hermano, el solo estaba dormidito con sus manitas frente a su cara. No podía detener las lágrimas de felicidad al ver a mis gemelos. Habían sido una gran sorpresa. Tom tuvo que pararse a limpiar sus lágrimas, no podíamos creerlo.

Después se acerco a mí y ambos nos miramos.

Tu: seremos papás de gemelos –sonreiste.
Tom: la historia se repite –asentiste- ahora tendre a mas a quien mimar
Tu: vaya señor papá espero que nos cuide bien
Tom: con mi vida si es posible, por ustedes todo (tu nombre), todo.

Pego su frente a la mía mientras seguíamos escuchando el palpitar de nuestros bebés. Bese su frente y ambos miramos a nuestros bebés, nuestra bendición, luego de la tormenta viene la paz y ahora nosotros eramos testigos de eso. Lo único que pedía era que mi vida siguiera así, con Tom a mi lado, con nuestros hijos, por siempre hasta el final.






Gracias por leer! :3
esperen epilogo! 

10 comentarios:

  1. Awww Eva hermoso final!!
    Pero que suste me leve cuando le llamaron a (tn) por Tom. Yo casi muero. No podia creer q algo malo le pase a Tom!!

    Se casaron y ahora geelos.. Mil graciasEva por compartir tu tiempo y imaginación con nosotras :)

    Ahora a esperar el epilogo :P

    Seguirás con tu itra fic no? TuvsYo VS YovsTu ?? Noo.. Espero que si.

    Gracias :P

    ResponderEliminar
  2. que hermoso (llora como bebe)
    gracias por esta gran historia

    ResponderEliminar
  3. :O:O no puedo creerlo Gemelooos??? hay q lindooos me imagino q Tom estará mas emocionado de q lo q esta ahora, berro q susto paso (Tn) con esa llamada de Tom jajaja fue un poco fuerte para ella pero detrás de eso era una gran sorpresa q le tenia Tom preparada :) me gusto o mejor dicho me encantooooooooo Eva q lastima q ya termino la fic.. espero el epilogo!!!!! Muchas gracias Eva x tu tiempo y x este cap tan bello :)

    ResponderEliminar
  4. Dios!! fue hermoso!! ame tu fic :3. una de las mejores que he leido, te juro que fue hermoso!! gracias por compartir tu historia con nosotros es genial y pues felicidades por terminarla Eva cuidate mucho!

    ResponderEliminar
  5. Pd: podrias pasarte por mi blog o publicarla? es muy importante, recien comenzaré subir capitulos! Gracias!
    http://tueresmiobsesiontom.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  6. No sabes las ansias que tenía cada vez que revisaba el blog por un nuevo capítulo, hasta que me encuentro con esta maravilla, es una de las mejores historias que leído -y eh leído muchas- tiene de todo, suspenso, romanticismo, drama, acción, espero poder volver a leer una de tus historias y deleitarme con tus escritos, eres muy buena, sigue así, espero con ansias el epílogo . Sabes me da un poco de nostalgia saber que ya se acaba la historia, pero como toda cosa de llegar a su fin, ésta no será la excepción. Un gustazo haber leído tu historia y gracias por tu tiempo y dedicación por y para nosotras.
    Valió la pena la ardua espera... (:

    P.D: Este comentario va más para el epílogo, pero me llegó el momento de sinceridad ahora.

    Suerte y exito en todo lo que te propongas ♡

    Besos... Mell (: ♥

    ResponderEliminar
  7. *-------------* HAY NO HABRA SEGUNDA TEMPORADAAAAA! :c ESTAAA FIC ME ENCANTOOOOOO ES TAN ASKDJASLDKJSADKLSJADKLSAJDKLSAJDKLSAD MUY BUENA EXCELENTEEE!!!! HAY YO QUERIA MAS ;-; PORFAVORSITO LO PODRIAS PENSAR :c digo no mas

    ResponderEliminar
  8. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh siempreeeeeee amareee esta novelaaaaaaa .... esta super....espero con ancias el epilogo

    ResponderEliminar
  9. wooooooooooooooooooooooooooou eso fue lo maximo me encanto mucho y mas acompañada de la musica pues fue maravilloso me emocione y hasta no pude evitar imaginarme todo waaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuuuuuu :)
    PD:espero con ancias el epilogo y con mucha intriga

    ResponderEliminar
  10. wow llevaba meses q no entrab aaqui me encanto el final muy bonito :)

    ResponderEliminar

Guns!, guns!