Agentes especiales ;)

30 de agosto de 2013

Misión no.52 Un estúpido error

Luego de un rato en la comisaria, Tom por fin había logrado calmarse y trabajar a como de costumbre. Regresaba con algo de café en un vaso y unos archivos nuevos. Apenas se había sentado, su celular comenzó  sonar. Miro la pantalla y era tu, se sintió feliz de que lo llamaras, pero todo podría cambiar en unos segundos…

Tom: hol…
Tu: ¡TOM! –desesperada.

Fue entonces que él sintió que su corazón se estremecía al oírte desesperada  cansada 
y muy pero muy asustada al otro lado de la línea.

Tom: cariño…¿Qué…que pasa?
Tu: Tom…-respiraste- hay varios hombres en una camioneta negra siguiéndome…-susurraste-
Tom: ¡¿Qué?!

Él se levanto de su lugar sorprendido, Bill y Gustav lo miraron confundidos.

Tu: ayúdame…yo…yo tengo miedo…
Tom: ¿Dónde estas?
Tu: en la biblioteca…
Tom: espérame ahí, voy para allá…
Tu: apúrate por favor…ellos…ellos vienen
Tom: (tu nombre) no cuelgue..yo…

Y de pronto el sonido del termino de la llamada fue lo único que se escucho. Tom se sintió completamente vacío  quería oír tu voz, a su mente se le vinieron las imágenes de ti en la mana como habías sonreído tranquila y feliz…como todo había sido tan bueno y ahora…ahora no sabia siquiera si estabas bien.


Capitulo 52


Mientras me ocultaba detrás de unos botes metálicos de basura en un callejón recordé como hoy en la mañana todo había sido tan…normal.

Luego de que Tom se fuera conseguí un platito donde coloque algo de leche para Buñuelo, al instante caminó con su barriga rechoncha a comer mas. Sonreí al ver su ternura. Subí a mi habitación y me di un baño, cuando salí busque algo de ropa. Una falda de tablones negra, una blusa de chifon blanca fajada tenia un hermoso bordado en los hombros que corría hacia abajo, medias largas y unos botines estilo europeos con plataforma. Deje mi cabello al natural y mi maquillaje también.

Baje en busca de algo para desayunar, salude a Buñuelo quien estaba recostado en una camita especial para perros. Tome una botella de agua y la guarde en mi bolsa. Luego tome a buñuelo y lo metí en mi bolsa de lado, llevaba una sabanita porque iba dormido, deje levemente abierta la bolsa para que pudiera asomarse y respirar. Salimos rumbo a la calle y busque un taxi que me llevase a la biblioteca.

Habías salido tan distraída y ocupada en tus asuntos que no habías notado la camioneta negra estacionada frente a tu casa. En ella había tres hombres observando cada movimiento que hacías.

-el objetivo se mueve. Estamos por seguirla.

Cuando habías llegado a la biblioteca entraste como si nada. Fuiste a las computadoras de nuevo. Duraste unos cuantos minutos observando, luego de eso miraste a tu alrededor para estar segura que no se te haría tarde. Habías aprendido la lección de la última vez.
Viste un hombre un tanto extraño viendo unos libros, pero pues existía cada persona en este mundo que no quisiste hacerle caso.

Después de que te aburrieras  en el computador caminaste hacia el área de libros de ciencia ficción. Miraste algunos y después tomaste uno para poder ojearlo. Alguien paso por el pasillo donde estabas. Te pareció conocida la persona, caminaste hacia donde había ido y era el mismo hombre de antes que tenía un libro pero se veía que no le prestaba atención, puesto que miraba hacia el pasillo donde estabas.
Pensaste que era extraño y decidiste comprobar si tus sospechas eran reales o solo estabas exagerando.

Saliste rápidamente del pasillo y caminaste escaleras abajo donde había una sala y cafetería para las personas que querían leer tranquilamente. Cuando terminaste de bajar corriste hacia la puerta de los baños, ya desde ahí te asomaste levemente y viste que aquel hombre bajo rápidamente las escaleras y miro a todo su alrededor buscando algo o a alguien.
Pensaste que ya eran demasiadas coincidencias pero toda sospecha termino cuando viste que el llamo por un radio que tenia en la mano y luego de unos minutos bajaron otros dos hombres vestidos de negro y uno de ellos era alguien que tu conocías.

Había sido Alessio, él estaba ahí. Aun recordabas su rostro como si fuese alguien tan cercano ¿y como olvidarlo? Si el bastardo te había golpeado y disparado a sangre fría.
Cerraste la puerta rápidamente e intentaste buscar alguna ventana dentro del baño. Por suerte había una justo encima de un inodoro, la cual llevaba a la calle. Bajaste la tapa del asiento y subiste en ella para luego subir en el tanque de agua. Te paraste de puntitas y sacaste primero tu bolso, luego subiste a como pudiste con la falda. Ya afuera te levantaste de la banqueta y cerraste de nuevo la ventana. Estabas en un callejón solitario, saliste un poco de el y miraste hacia la entrada del edificio, ahí estaba una camioneta negra estacionada. Luego uno de los hombres salió del lugar pero por suerte te dio la espalda. Ibas a caminar para cruzar la calle cuando escuchaste que alguien abría de un golpe la ventana del baño donde antes habías estado, fue entonces que comprendiste que debías correr con todas tus fuerzas.

No quisiste ni siquiera mirar hacia atrás, cuando lograste alejarte un tramo te pusiste de cuclillas detrás de unos botes, rápidamente buscaste en tu bolso tu celular y fue entonces que llamaste a Tom.
Y era así como había terminado aquí, sola, asustada y cansada de correr. Los hombres pasaron por la banqueta frente a mi pero no pudieron verme. Espere unos segundos y corrí hasta el parque, donde lo cruce rápidamente y después tome un taxi y le dije la dirección de la casa. Esperaba llegar ahí pronto, me sentiría a salvo.

Para ti todo estaría bien si llegaba pronto a tu hogar, mala suerte era que los Bartonie ya sabia donde vivías con los chicos y en cualquier momento irían por ti a toda costa.
Tom conducía lo mas rápido que podía, llevaba las sirenas del auto encendidas. Sentía la presión y los nervios comerlo por dentro, solo deseaba poder llegar hasta ti y asegurarse que todo estuviese bien pero ¿Cómo? ¡¿Cómo?!

Bill: ¿te dijo donde estaba?
Tom: en la mañana me dijo que iría a la biblioteca –pensó- ¡MALDITA SEA! Nunca debía haberla dejado ir, debí de mantenerme en mi decisión.
Bill: tranquilo, no es el momento de buscar culpables, lo importante ahora es que la encontremos antes que ellos…
Tom: ¿crees que la hayan encontrado?
Bill: no lo creo, (tu nombre) no es tonta, debió haberse escondido, por eso te llamo

Ellos se quedaron en silencio por unos minutos, mientras intentaban rebasar todo el tráfico que podían.

Tom: entonces…no creo que este aun en la biblioteca.
Bill: ¿Cómo dices?
Tom: ella me hablo porque estaba escondida, estoy seguro que aprovecho su primer oportunidad para tomar un taxi o un transporte para poder huir de ahí…
Bill: entonces debe estar en la casa, donde no la encontrarían
Tom: exacto

El cambio de dirección rápidamente y condujo hacia su hogar. Por las dudas le pidió a Gustav que fuese a revisar a la biblioteca.
Estacionaron rápidamente frente  a la casa. Apenas puso el freno de mano, Tom salió rápidamente del auto. Corrió hacia la entrada con su corazón en mano, cuando vio que la puerta principal se encontraba entre-abierta fue que sintió su sangre caer hasta los suelos.

Tom: no…

Entro corriendo a la casa gritando tu nombre. Subió hasta la habitación, busco debajo de la cama, en el armario, el baño. Salió y busco en las demás habitaciones, mientras 
gritaba buscándote. Bajo al primer piso y vio a Bill saliendo de la cocina.

Bill: ¿algo?
Tom: no

Escucharon el llanto de Buñuelo y corrieron en busca de donde provenía. Lo encontraron en un cuarto o pequeña bodega que se encontraba debajo de las escaleras, estaba intentando salir de tu bolso que se encontraba tirado. Tom tomó a buñuelo en sus brazos y fue entonces que entendió. Te habían secuestrado…

…..


Tom: ¡quiero encontrarla! ¡la quiero de nuevo conmigo! Y no me importa a quien deba de matar para conseguirlo ¡¿me entendiste?!

Tom estaba que la rabia lo mataba, necesitaba con tremenda desesperacion golpear a alguien, necesitaba la cabeza de Bartonie en bandeja de plata.
Estaban en la oficina del jefe de policías y David estaba en altavoz en el teléfono, había tomado un avión rumbo a Alemania luego que le dijeran las noticias de lo que había pasado.

David: Tom, tranquilízate, así no lograras encontrarla
Tom: ¡una mierda David! La ultima vez que estuvo junto a ellos la dejaron en coma ¿Qué crees que puedan hacerle ahora?! ¡Maldita sea!

Él golpeo algunos archivos que tenía cerca, todos lo miraron algo serios, sabían bien que él no iba a estar tranquilo, no hasta saber de ti. Mientras que Tom intentaba calmar su enojo, Bill rastreaba la señal que daba el rastreador que tenias en tu anillo de compromiso. Como medida de seguridad lo había incrustado ahí unos días antes de viajar.

Tom: ¿has encontrado algo?

Bill tecleaba rápidamente en su computadora, se veía concentrado pero no decía nada.

Bill: no, aun no…estoy cuadrando el radio de búsqueda…

Tom rezongó molesto alejándose de su hermano, porque sabia que aun necesitaba golpear algo para intentar de alguna manera “tranquilizarse”

Bill: ¡lo tengo!
Tom corrió un poco aliviado de saber donde comenzar a matara gente.
Tom: ¿entonces?
Bill: están en una bodega abandonada, antes era una fábrica de piezas de autos…cerca del distrito 5
Tom: bien vayamos

Estaba a punto de salir de la habitación cuando…

David: Tom detente ahora mismo

El se giro molesto y serio.

Tom: no puedo perder tiempo David, ¡entiende!
David: claro que entiendo muchacho, recuerda que ella también era mi responsabilidad, solo no quiero que la rabia te ciegue, piensa muy bien lo que harás  Necesitas un plan de refuerzo.
Tom: no puedo llevar a toda la manada de policías, nos daríamos a notar y podrían tomarla de rehén…
David: lo se, pero debemos planear bien lo que haremos no podemos poner la vida de los cuatro en peligro…

Todos se miraron serios y algo inseguros. Fue entonces que decidieron tomar algo de tiempo para pensar cada acción que harían.

-Mientras en una bodega abandonada-

Habían colocado una tipo funda en tu cabeza para que no pudieras ver nada. Estabas comenzando a despertar luego de haber sido dormida. Intentaste mover tus extremidades pero te diste cuenta que te habían atado a una silla, tus manos detrás de tu espalda y tus pies juntos. Movias tu cabeza intentando escuchar algo ya que solo podías ver oscuridad.
Se sentía frío el ambiente, intentabas reconocer en que tipo de lugar te habían dejado. De pronto el ruido de una puerta de metal abriéndose se escucho, te quedaste quieta esperando.

-vaya, veo que has despertado
Tu: ¿quien…quien es? –nerviosa-
-¿Cómo? En tan poco tiempo olvidaste mi voz –rió-

De pronto un escalofrió de miedo te recorrió el cuerpo al sentir una de sus manos tomando lo que cubría tu cabeza, cerraste tus ojos encogiéndote del miedo, pero después lentamente los abriste, una luz proveniente de una lampara de techo te lastimo un poco, pero cuando lograste acoplarte pudiste ver al hombre que estaba frente a ti.

Tu: Alessio…-susurraste sorprendida-
Alessio: -sonrío- bienvenida de vuelta ¿me extrañaste?

Él tan cínico reía de tu expresión estoica, no podías detener el tremendo odio que te estaba llenando en esos momentos, querías golpearlo y regresarle todas y cada una de las que te habia hecho, pero por el momento las ataduras no te lo permitían.

Tu: ¡¿Qué quieren?! ¡¿no les basta ya lo que han hecho?! –gritaste molesta.
Alessio: ¡tranquilízate! Que no estas en condiciones de ponerte rabiosa –serio.
Tu: espero que te pudras en la cárcel!
Alessio: ¿y quien me va a encerrar? ¿tu? Por favor no me hagas reír  no eres mas que una chiquilla mimada que no puede defenderse

Estabas muy molesta, respirabas con rabia, intentabas deshacer los nudos pero solo lograbas lastimar mas tu piel.

Alessio: o quizás…¿tu noviecito?
Tu: {Tom…}

Lo miraste sorprendida pero al instante te volviste de nuevo seria.

Alessio: vaya que ese policía se aprovecho de su trabajito, mira que tirarse a la victima –rio- y yo que me creía malo

El rió divertido pero yo no le encontré gracia, tan solo lo mire con recelo sin mucha diversión.

Alessio: esperemos que no sea tan tonto como para venir por ti

Te sorprendiste de sus palabras, más por la seguridad con las que las decía.

Alessio: encontrara la muerte segura si es tan estúpido a poner un pie aquí. La última vez nos tomaron por sorpresa pero créeme cuando te digo que esta vez estamos preparados para todo

Lo mire irse de la habitación, al instante comencé a moverme con todas mis fuerzas, no quería seguir ahí, quería escapar para ir a casa con Tom con los chicos, con buñuelo y que todo volviese a ser de nuevo otro dia mas en familia. Tenia miedo por Tom, estaba completamente segura que el me encontraría y que vendría, me alegraba la idea no podía negarlo pero no tanto si su vida corría peligro, no quería que nada malo le pasara…nada,

….

Bill: ¿estas listo?
Tom: sí
Bill: ¿sabes a lo que te estas arriesgando?
Tom: por supuesto, pero tampoco voy a quedarme aquí sin hacer nada mientras ella corre peligro. La amo. –lo miro serio.
Bill: lo se, hermano. Por eso decidí ir contigo
Tom: ¿que? No, tú debes quedarte aquí.
Bill: claro que no, es tiempo de que ayude, ademas ella es parte de la familia y tampoco quiero quedarme aquí sin saber de ustedes.
Tom: ¿y tu puesto?
Bill: alguien mas lo ocupara, Gustav estará con los refuerzos por si damos la señal.
Tom: bien.

Ellos terminaron de colocarse sus chalecos anti-balas y de cargar sus armas. Después  cerraron sus mochilas y salieron de ahí rumbo al auto. Primero irían ellos dos para no dar señal de su llegada y si algo malo ocurría o si la situación se complicaba, llamarían a los refuerzos que estarían esperando unas cuadras antes.


Ambos subieron al auto con sus armas y el viaje comenzó, por fin ese día definiría muchas cosas. El juego entre la vida y la muerte comenzaba. Cualquier cosa podría suceder….

21 de agosto de 2013

Misión no. 51 No me dejes solo

Tom: bueno olvidemos ese mal rato. Ven a dormir.
Tu: claro!

Te levántate para quitarte tu sobrepuesta de la bata. Debajo de ella seguías desnuda. Gateaste al lado de Tom y el te cubrió con las colchas. Al instante sentiste que él también estaba desnudo. Sonreíste y te apegaste mas a él

Tu: buenas noches amor
Tom: duerme princesa

Beso tu frente y tu boca. Acaricio unos segundos tu cabello antes de que te quedaras profundamente dormida. A pesar de todo había sido una buena noche entre ambos. Quitando el horrible escándalo de la pelea ajena.


Capitulo 51


Estaba en la cocina, me había puesto una bata y había bajado a preparar un desayuno para los chicos. Mientras terminaba de hacer hot cakes. Tom bajo listo para irse a trabajar. Se coloco detrás de mi y abrazándome beso mi cabeza.

Tom: buenos días
Tu: buenos días cariño. Ponte a desayunar antes de que se enfríen ¿ya se despertaron los chicos?
Tom: espero que no, así serán mas para mí

Lo miraste con seriedad mientras el se sentaba en la barrita para desayunar. El sonrió mientras tomaba un plato con hot cakes.

Tom: bueno, supongo que sí. Ellos también tiene  que estar a la misma hora que yo.
Tu: espero se apresuren

Él te respondió que sí, con algo de comida en la boca. Luego de que lo regañaras seguiste cocinando.

Tom: por cierto nunca me dijiste a donde ibas en el día
Tu: he estado yendo a la biblioteca
Tom: ¿a la biblioteca? ¿Por qué?
Tu: para buscar cosas sobre mi familia o pasado
Tom: ¿has encontrado pistas?

Lo miraste y él se veía bastante serio. Pero no de enojo, si no de miedo. Quizás estaba asustado de que esas noticias te alejaran de él.

Tu: hasta el momento no.

El miro de nuevo su plato.

Tom: ah, ya veras que con el tiempo encontraremos algo
Tu: espero…

Luego de eso los chicos llegaron. Seguiste cocinando mientras pensabas en la perdida de tiempo que había sido el haber ido a la biblioteca. Si al final no habías encontrado nada. Mientras los chicos hablaban, comías sin prestar mucha atención. Tan solo pensabas en la esperanza que te había dado la idea de buscar en los expedientes de periódicos y que al final los resultados hubiesen sido los mismos.

Pero en fin, seguías sospechando que había algo realmente extraño en que el destino no quisiese que encontraras tu pasado ¿Qué había ahí que no debías recordar? Bueno esperabas no haber sido una asesina serial que estaba huyendo cuando la secuestraron.
Aunque también te preguntabas ¿cuales eran las razones de los bartonie para raptarte a ti? osea, no por despreciarte a ti misma pero ¿Qué tenias de bueno que ellos quisieran tener?…

Tom: (tu nombre) ¿estas bien? ¿cariño?

Los tres te miraron como te encontrabas algo ida de la platica, por lo general no eras así  Casi siempre estabas feliz y sonreías aun mas cuando ellos estaban, pero habia algo en este día que no te hacia sentir mejor.

Tu: sí…solo…creo que iré a dormir un rato mas…
Tom: esta bien.

El te miro algo comprensivo y preocupado. Antes de irte le diste un beso pequeño y un abrazo, te despediste de los chicos y subiste hasta tu habitación. Cuando entraste te dejaste caer en las suaves sabanas de la cama. Te cubriste con ella y después de cerrar tus ojos te quedaste profundamente dormida.

Desperté luego de un rato. Mire el reloj y ya eran las 12: 30 del día  Quite las sabanas y me senté en la cama. Aun así podía darme cuenta de que el sueño no me había ayudado mucho, solo me había quitado sueño y nada mas. Quizás debió ser por la desvelada de la noche anterior. En fin, busque algo de ropa y me di un baño. Cuando termine de arreglarme, me había colocado un vestido blanco casual con estampado de lunares negros. Era gracioso pero en realidad me ayudaba mucho en estos momentos que me sentía tan simple. Baje a la sala y mire algo de televisión, busque comida, me alimente y seguí viendo televisión. Salí al patio trasero y metí mis pies en la alberca durante un largo rato. Tan solo podía escuchar mi respiración y el viento susurrando entre las hojas. Ya cuando era de noche fui a la cocina a preparar algo de cenar, estaba picando algo de carne y en eso escuche el sonido del auto de  Tom en la cochera.
Luego de unos minutos él entro con una sonrisa de oreja a oreja en su rostro.

Tu: ¿Qué sucede? ¿a quien mataste hoy?

El me miro serio, como si mi pregunta lo hubiese herido

Tom: ¿Por qué crees que matar a alguien me haría feliz?
Tu: no se, solo lo pensé y dije ¿lo haría?
Tom: en estos momentos no.

Avanzo y te dio un tierno beso, luego de eso seguiste preparando la cena mientras que los chicos traían algunas cosas consigo para la alacena.

Tu: y eso ¿Por qué andan muy serviciales?
Bill: como te vimos algo triste y decaída quisimos ayudarte un poco -sonrió.
Tu: gracias

Sonreíste y después de eso terminaste de cocinar. Los cuatro cenaron tranquilamente en familia, obviamente riendo y hablando. Ya después estabas terminando de limpiar la mesa cunado Tom te hablo. Fuiste a la sala donde estaban Bill y Gustav platicando y riendo.

Tu: ¿vieron a Tom?
Bill: ahorita viene

Esperaste unos segundos con ellos y luego de eso llego Tom con una caja blanca con un moño rojo grande encima. La caja también era algo grande y te sorprendió.

Tu: ¿y eso? ¿mas trabajo?
Tom: nop. Es un regalo para ti -sonrió
Tu: ¿para mi? ¿Qué es?

Tom te paso la caja y la sostuviste  Estaba algo pesada y al principio pensaste que era una piedra. Intentaste agitarla para oír si era ropa o algo mas. Pero ellos gritaron al mismo tiempo que no. Entonces los miraste confundida. Empezaste a abrirla y cuando quitaste la tapa de cartón te diste cuenta de lo que había dentro.

Tu: esto…esto….¿esto que es? -sorprendida.

Tomaste una bolita blanca y regordeta entre tus manos mientras chillaba asustado.

Bill: un perro ¿Qué no los recuerdas?
Tu: obvio que los recuerdo, era retorica mi pregunta.

Lo miraste por varios segundos hecho bolita en tu mano por miedo de caer. Era la cosita pequeña mas bonita que había visto en tu vida. (perdón pero me dan mucha ternura los cachorros)

Tom: ¿te gusta?

Lo miraste seria y después miraste al cachorrito en tus manos.

Tu: me…me….¡me encanta! ¡es la cosita mas linda del mundo!

Gritaste mientras abrazabas al perrito contra tu pecho casi asfixiándolo.

Tu: ¿Quién es la cosita mas linda del mundo? -hablando con el cachorro- ¡Tu lo eres! Sí, tu lo eres! ¿Quién es el bebé de mamá? ¡Sí tu! Tu lo eres! ¡awww! Te amo! Te amo! Pequeño buñuelo ¿Quién es buñuelo? Tu lo eres, sí tu!

Mientras dabas vueltas encantada con tu nuevo cachorro raza san Bernardo los chicos te miraban sorprendidos.

Tom: creo que le gusto -sonrió.
Bill: como que no es muy buena eligiendo nombres
Gustav: creo que no lo es

Estabas completamente enamorada del nuevo integrante. Era pequeñito y peludito con su barrigota que no le dejaba caminar. Pero a quien le importaba si no podía caminar, mientras cupiera en tus brazos para abrazarlo era lo mejor.

Pusiste a buñuelo en tu regazo mientras daba un pequeño bostezo para poder dormir  Era la cosa mas dulce con sus pequeños colmillitos y patitas.

Tu: por fin tengo un bebé

Sonreíste mirándolo, mientras Tom te miraba sentado a un lado tuyo.

Tom: ¿te gusto tu regalo?
Tu: me encanto cariño. Gracias

Te aceraste y le diste un beso a Tom. El te miro mientras jugabas con las patitas de buñuelo mientras el dormía pansita arriba sobre tu regazo.

Ya luego llegada la noche debían ir a dormir, como era costumbre Tom te iba molestando en las escaleras abrazándote y besándote.

Tu: Tom ya, basta, ¡para! –reíste.
Tom: ¿Por qué? Me merezco mimos también ¿no?
Tu: sí pero aquí no…

Reíste mientras entraban en la habitación. Luego de que por fin te pudieras zafar de él te cambiaste de ropa para dormir. Cuando estabas dentro de la cama esperando por Tom escucharon los llantos de un perrito.

Tu: ¡buñuelo! ¡Tom ve por él! -preocupada.
Tom: ¿Qué? Si apenas voy a entrar a la cama -remilgoso.
Tu: ¡ve por nuestro hijo! ¡ahora! -ordenaste.

Tom a regañadientes salió de la habitación y bajo las escaleras en la oscuridad para encontrarse con buñuelo llorando mientras intentaba subir un escalón.

Tom: aquí estas pequeño demonio ¿Por qué presiento que yo la pasare mal gracias a ti?

Se llevo a buñuelo en una mano mientras subía hasta la habitación de nuevo. Cuando entro, ahí estabas tu esperando en la cama. Cuando viste a buñuelo rápidamente estiraste tus brazos. El lo dejo en la cama mientras apagaba la luz. Buñuelo intentaba caminar pero cuando Tom levanto la colcha hizo que rodara cuesta abajo hacia ti.

Tu: Tom, no seas tan malo…
Tom: ¿Qué hice?
Tu: eres perverso -sonreíste- ¿verdad que si buñuelo? Papá es malo contigo.

Le diste un pequeño beso en su frente para colocarlo en medio de ambos y poder dormir.Les diste la espalda ambos para poder dormir pero luego de unos minutos…

Tom: (tu nombre) quita a ese perro de en medio, no puedo abrazarte

Se oía molesto. Te giraste sonriendo mientras ponías a buñuelo a dormir mas debajo de sus pies . Después te acercaste a Tom y lo besas en el cuello.

Tu: gracias Tom
Tom: ¿Por qué?
Tu: por buñuelo, por todo lo queme das. Me haces muy feliz.

El sonrió abrazándote aun mas a su lado.

Tom: no hay de que…

Después de eso los tres cayeron profundamente dormidos. Seria extraño compartir la cama con otro hombre pero ahora así eran las cosas.

Mientras a la siguiente mañana, en un hotel importante del la ciudad. En la suite mas costosa del edificio se encontraba un hombre vestido con traje negro cuidando la entrada de la habitación. Dentro de ella un hombre mayor de cabellos grises desayunaba.
De pronto un hombre vestido con otro traje costoso pero con una camisa estilo hawaiana entra.

-¡jefe! –grito agitado.
-¿Qué pasa? Espero tengas una buena razón para interrumpirme de esta manera
-sí jefe, las tengo mire

Él dejo un periódico el cual estaba abierto y doblado en un encabezado.

-¿Qué es esto?
-mire la noticia
-“hombre golpea a mujer en riña matrimonial” –leyó- ¿y eso que? ¿Qué tiene de importante las peleas de matrimonio?
-no jefe, mire la foto, la mujer que esta en el fondo…

Aquel hombre mayor miro mejor la foto y fue entonces que lo noto.

-es la chiquilla
-sí jefe, esta viva y aquí

Su jefe rió mientras se recargaba en el respaldo de la silla.

-bien, miren nada mas, tanto que la buscábamos y la venimos encontrando en un viaje de negocios…
-¿quiere que vayamos por ella?
-¿anotaste la dirección?
–sí jefe, los chicos ya están avisados.
-esperemos Alessio, estoy seguro que debe estará acompañada de los policías
-¿los mismo que atraparon a Boris?
-exacto, por lo pronto quiero que vigilen el lugar donde vive y si ella llega a salir síganla. 
Muy pronto todos aprenderán que de Bartonie Spelto, nadie se burla.

Esto estaba mal, apenas estabas logrando conseguirte una vida tranquila  de familia y ellos vuelven a ti. Pero ¿Por qué? ¿Por qué Bartonie estaba tan encaprichado contigo  ¿Qué era de ti? ¿Qué habías hecho para enfurecerlo? Bueno nada de eso importaba ahora, lo que realmente era necesario era que lograras mantenerte a salvo, puesto que las ultimas dos veces que ellos estuvieron involucrados en tu vida terminaste en un hospital cerca de la línea de muerte.

Era de mañana y yo me encontraba en la puerta despidiendo a Tom. Llevaba en mis brazos a buñuelo que aun se encontraba dormido.

Tu: entonces ¿puedo ir?
Tom: pues sí pero prométeme que no tardaras mucho
Tu: te lo prometo
Tom: llámame cuando estés allá y cuando hayas regresado

Rolaste los ojos divertida

Tu: ok, lo haré
Tom: ¿lo prometes?
Tu: te lo prometo –sonreíste.

Él te miro por unos segundos cuan confiada estabas en todo, decidió confiar en ti y en que sabias cuidarte. Comoquiera no podía llevarte la contraria, al final siempre decidías tu.

Tom: te amo
Tu: yo también te amo

Sonreíste acariciando su mejilla mientras él te miraba. Beso tu mano y luego te beso a ti en un beso realmente amoroso. Por alguna razón se sentía intranquilo, sentía que había algo en el ambiente o en el día que le molestaba. Pero con todo su corazón y alma rogaba porque todo estuviese bien.

Se despidió por ultima vez de ti y luego subió a su auto, te miro en batas en la entrada, respiro tranquilizándose y arranco. En el camino intento relajarse pensando que todo estaría bien, nada ganaba siendo tan negativo.

Luego de un rato en la comisaria, Tom por fin había logrado calmarse y trabajar a como de costumbre. Regresaba con algo de café en un vaso y unos archivos nuevos. Apenas se había sentado, su celular comenzó a  sonar. Miro la pantalla y eras tu, se sintió feliz de que lo llamaras, pero todo podría cambiar en unos segundos…

Tom: hol…
Tu: ¡TOM! – gritaste desesperada.

Fue entonces que él sintió que su corazón se estremecía al oírte desesperada  cansada y muy pero muy asustada al otro lado de la línea.

Tom: cariño…¿Qué…que pasa?
Tu: Tom…-respiraste- hay varios hombres en una camioneta negra siguiéndome…-susurraste-
Tom: ¡¿Qué?!

Él se levanto de su lugar sorprendido, Bill y Gustav lo miraron confundidos.

Tu: ayúdame…yo…yo tengo miedo…
Tom: ¿Dónde estas?
Tu: en la biblioteca…
Tom: espérame ahí, voy para allá…
Tu: apúrate por favor…ellos…ellos vienen
Tom: (tu nombre) no cuelgues..yo…

Y de pronto el sonido del termino de la llamada fue lo único que se escucho. Tom se sintió completamente vació, quería oír tu voz, a su mente se le vinieron las imágenes de ti en la mañana. Como habías sonreído tranquila y feliz…como todo había sido tan bueno y ahora…ahora no sabia siquiera si estabas bien o volvería a verte de nuevo....






¡¡Buñuelo!!! :D


Hey, hey! ¿como han estado?
De antemano agradezco su espera chicas
soy consiente de que he tardado en subir capis
pero como dije en un capi anterior
entre de nuevo a la uni y pues ahí desde el primer 
día encargan tareas, he estado algo desconectada
del mundo y mis energías no son las mejores
pero espero que no se molesten...mucho :S
en fin espero les gustara el capi, Buñuelo debió haber aparecido
hace mucho pero mi memoria de teflon lo habia olvidado é.é
Yo lo amo, es super lindo xD
Bueno, nos vemos, se cuidan mucho, bye!



Guns!, guns!