Agentes especiales ;)

16 de julio de 2013

Capitulo 48 Una noche sin ti

Decidí no decirle nada a Tom sobre mi recuerdo, porque quería conseguir mas información e intentar juntarla, quería lograr conocer tan siquiera un fragmento de mi pasado y poder darle la sorpresa  no quería solo darle pistas cortas que lo dejaran dudoso también.

Tom: me dirás ¿verdad? Bueno no creo que quieras ahorita, pero me lo dirás cuando estés segura
Tu: sí, por supuesto que sí

Me acerque mas a él, recargando mi frente en su mentón mientras respiraba cerca de u cuello y podía sentir su respiración cerca de mi rostro. Una de sus manos me tomo de la cintura acercándome mas a él y con la otra acariciaba mi espalda. Creo que puedo decir que ambos teníamos algo en nuestras cabezas que no nos dejaba en paz, nos rondaba con pensamientos llenos de dudas y preguntas. Algo que no nos dejaba tranquilos muchas veces.



Capitulo 48


Hoy me había levantado y Tom no estaba  mi lado, quizás me levante demasiado tarde o él tuvo que irse demasiado temprano. No se, cuando el tenia mucho trabajo podía verse atareado.

Con sutileza me levante de la cama tallando mis ojos, la luz del día entraba a través de las cortinas, me sentía cansada y quería dormir aun mas, pero en realidad seria tiempo mal gastado. Me di un baño para revivir un poco de mi flojera. Al salir busque en interiores algo de ropa. Mire mi armario y comencé a armarme un look para hoy día.

Como estaba algo caluroso el día  me decidí por algo corto y fresco. Baje a comer y mientras veía el periódico  comía de mi cereal. Leí varias noticias en los encabezados, algunas buenas otras no tanto. Me canse de la vida de afuera y deje el periódico todo desordenado sobre la mesa. De pronto por el rabillo de mi ojo vi una palabra que me llamo la atención.
Tome el papel y comencé a leer.

Tu: …se busca…desapareció el 31…información…

¡Era cierto! Lo había olvidado por completo. Que va, hay muchas cosas que he olvidado. Todas las noticias de búsqueda de persona quedan grabadas en las computadoras de las bibliotecas. Ahí es donde podría buscar algo que me ayudase, quizás y sí. En realidad no tenia mucho así que cualquier cosa era buena.

Tome mi bolso y salí de la casa rápidamente. Ya en la calle pare un taxi y le dije la dirección.
La biblioteca era grande y se veía ya con historia. Pregunte por esos computadores raros que eran muy diferentes a la tecnología de ahora. Hacia un extraño ruido cada vez que cambiabas de imagen. Mire atenta a cada impresión de búsqueda de personas obviamente basada en el año en que Tom me había encontrado.

Tu: no…no…tampoco…no, este año tampoco fue. Pero he revisado los mas importantes del país…

Estuve mucho tiempo ahí, la gente iba y venia mientras que yo sentía mi trasero entumecerse pero aun así no me rendí, algo tenia que haber. A fuerza.

Tu: pero y si…-pensaste- y si estoy buscando del lugar equivocado. Es cierto que fue en los Ángeles donde ocurrió todo pero se supone que yo no soy de ahí, se supone que por eso no encontraron mas rastros míos…

Busque en Internet de que países era mas conocido el utilizar mi nombre y fue los principales que busque en los apartados de ‘desapariciones’
Raramente podía entender algunas palabras, como si yo conociese el idioma. Claro que había algunas lagunas en mi mente que me cerraban caminos, pero lo intentaba.

Tu: ¡ug! No puede ser tampoco es aquí…

Mire exasperada la pantalla de pronto me di cuenta que el lugar estaba mas obscuro y mas luces estaban encendidas. Mire mi celular y era las 8:30 de la noche

Tu: ¡maldición!

Me levante guardando todo lo que pude rápidamente ne mi mochila. Camine a paso rápido con mis tacones de plataforma. Al salir empuje la puerta y corrí por los escalones, esperando ver rápido un taxi.  Chifle y uno se paro justo enfrente de mí. A eso se le llama buena servicio. Le dije la dirección y mientras el señor arrancaba yo rogaba porque Tom aun no llegase a casa. Se suponía que el llegaba como a las 7 siempre, mas tardar a las 7: 30 y si yo no estaba ahí, no quería ni imaginar como estaría.

Tu: me va a matar…

Estaba super mega nerviosa, los chicos ya debían haber llegado a casa. Estarían como locos buscándome. Mire el celular de nuevo y me di cuenta que apenas estaba recuperando señal.
Era cierto, las computadoras de expedientes viejos se encontraban debajo, en el sótano donde la señal era algo mala. Hoy no era mi día de eso estaba segura.

Al llegar pague al taxista, camine por la acera y vi que las luces estaban encendidas dentro de la casa.

Tu: muerta, bien muerta…

Camine a sabiendas de los sermones que me esperaban. Saque las llaves, las introduje y gire la perilla. Entre y detrás mio cerré la puerta de nuevo, todo estaba en silencio pero en la sala escuche algunas voces. Parecía ser Bill..

Bill: si te llamaremos después…

Se escuchaba serio y triste, mientras avanzaba escuche la de Gustav.

Gustav: ¿Qué te dijo?
Bill: no estuvo con ella tampoco…
Gustav: rayos ¿Dónde estará?
Bill: no se pero Tom esta que quiere golpear a alguien…

Cuando lo escuche decir eso fue que pase saliva.

Tu: chicos…-tímida-

Dije con voz débil asomándome en la habitación, al instante ellos me miraron sorprendidos

Bill: ¡(tu nombre)! Mujer!

El corrió hacia mi y me dio tremendo abrazo
Bill: oh estas bien, ¿no te paso nada? ¿alguien te llevo a la fuerza?
Tu: no, no…nada de eso. Estoy bien salí por un asunto
Gustav: ¿Qué tipo de asunto?
Tu: estaba investigando sobre mi pasado
Gustav: ¿te das cuenta que preocupación nos has dado?
Tu: sí, sí. Lo siento, es que me concentre demasiado en la biblioteca y como era el sótano no vi que el día se me paso tan rápido…
Gustav: lo importante es que estas bien y de regreso

El también me dio un abrazo pero algo mas relajado.

Tu: gracias chicos, lamento el susto
Bill: pues nosotros estamos tranquilos a comparación de otro…
Tu: Tom…¿Dónde esta? –preocupada.
Gustav: subió a su habitación porque aquí estaba que los demonios lo atormentaban.Rompió un florero y camino por todo el lugar intentando tranquilizarse

Tu: ¿en verdad? ¿tan así?
Bill: sí, (tu nombre) tu bien sabes como puede ser su temperamento muchas veces

Tu: lo se, aun puedo escuchar sus gritos de enojo de cuando nos conocimos…
Bill: sí, intentamos tranquilizarlo diciéndole que nosotros te buscaríamos mientras el respiraba y contaba hasta diez..

Tu: lo imagino…
Gustav: después de que llegamos él te llamo esperando verte en casa, pero luego de ver que no aparecías sus nervios subieron hasta lo mas alto. Te busco en su habitación luego en la tuya, el jardín, por todos lados. Rápidamente el miedo lo invadió…
Bill:… grito, maldijo y salió a buscarte a la calle pero regreso sin respuestas. Le preguntamos a Rita si te había visto pero ella nos dijo que no…

Tu: sí, es que a nadie le dije que iría a la biblioteca yo esperaba regresar temprano
Bill: ¿Por qué no contestaste tu teléfono? Tom intento llamarte y nosotros también pero no contestabas, pensamos que alguien te lo había quitado para que no dijeras nada

Tu: no…es que no llegaba señal en el sótano de la biblioteca y no me di cuenta si no hasta que salí del lugar
Bill: pues tendrás que explicarle todo eso a mi hermano. Que a nosotros no nos quiere ni oír
Tu: sí lo se
Gustav: suerte

Apenas ibas a comenzar  a caminar hacia las escaleras cuando Bill te hablo de nuevo

Bill: (tu nombre) yo se que mi hermano es muy rudo a veces con las palabras pero entiéndelo, se volvió loco desde el momento en que no supo nada de ti, es solo su preocupación y amor por ti lo que lo ciega, intenta no tomarlo a mal
Tu: lo se Bill, se que debió haberse sentido culpable, entiendo..

Sonreí con poco animo y esperanza. Camine cada escalón preparándome mentalmente para cuando abriera la puerta donde estaba encerrado Tom..
Gire la perilla con pericia, abrí lentamente y la puerta hizo un pequeño ruido. Mire dentro de la habitación y busque a Tom, estaba sentado de mi lado de la cama mirando algo. 

Una de sus manos tomaba su cabeza ya que se encontraba recargado en sus rodillas como cansado o simplemente sin ganas de mantenerse derecho.

Tu: Tom…-susurraste-

A pesar de que mi voz fue escasa y con algo de inseguridad. El levanto su rostro y se giro sobre su lugar hacia donde estaba.

Tom: (tu nombre)…

Lo mire y se veía realmente mal, su mirada era algo así como vacía y seca, su frente arrugada por la preocupación. Parecía que estaba viendo a un fantasma pero yo era real, no estaba siendo una alucinación suya.

Tom: (tu nombre)…

Volvió a decir sin reacción alguna de realidad. De pronto se levanto de su lugar y camino rápidamente hacia donde estabas, no te dio ni tiempo para reaccionar cuando sus brazos te tomaron fuertemente en un gran abrazo.

Tom: (tu…tu nombre)

De pronto sentí mi hombro húmedo…él…él estaba llorando. Realmente me sentí mal y culpable, sus brazos temblaban. Que decir, todo su cuerpo lo hacia. Tal parecía que ni sus piernas estaba con él en ese momento. Pase mis manos por su espalda intentando consolarlo

Tu: sí…soy yo…estoy aquí, de nuevo… contigo…

Pero no podía detener su miedo, su tristeza y lo entendía. Si algo así le pasara a él también me sentiría horriblemente mal. No pude hacer mas que quedarme ahí para él, dejarlo conocer que no era un espejismo ni ninguna broma de su cabeza, ni nada por el estilo. Pasaron largos minutos donde no dijimos nada, toque su cabello entrelazando mis dedos en el, era tan suave. Mi mejilla estaba cerca de su cuello, como él era mas alto   tenia que agacharse para abrazarme pero aun así yo quería sostenerlo hoy a él, quería ayudarle porque sabia que había sido mi culpa el que estuviese así.

De pronto se separo de mí, sentí que perdía algo mientras lo miraba alejarse y limpiar sus mejillas húmedas. Me miro después de un rato algo serio.

Tom: ¿Dónde estabas?

Su voz tan seca y seria me dijo que ya se había dado cuenta que estaba ahí y que ahora seguía mi regaño.

Tu: ah…
Tom: ¡no! Ni quiero oírte
Tu: pues…-confundida-
Tom: ¿sabes lo que hiciste?
Tu: yo…
Tom: ¡no, ni eso sabes! Eres una desconsiderada

¿Ah? No entendía nada, estábamos en el mismo canal?

Tu: ¿yo?
Tom: no mi abuela. –sarcasmo- Obviamente tu! ¿Qué carajos te pasa por la cabeza? ¿eres idiota o que?

Ahí fue cuando tuve que yo también armare

Tu: ok, tranquilízate ¿quieres? No soy ninguna retrasada Tom, entiendo muy bien lo que pasa! Pero es ano es razón para que actúes así conmigo..
Tom: ¿Qué no actué así contigo?

El tallo sus mentón desesperado, intento mirar hacia otro lado pero su furia no desaprecio.

Tom: sabes como me sentí al darme cuenta que no estabas. ¡Maldición (tu nombre)! Te creía secuestrada, te creía torturada. Me sentí tan débil
Tu: ya se, entiendo como debiste haberte sentido
Tom: ¡no! ¡tu no entiendes! Si lo entendieras no harías estas estupideces!

Me grito bastante molesto. Solo pude dignarme  a mirarlo sorprendida, este tipo de peleas hace mucho que habían quedado atrás, no nos habíamos peleado así de fuerte desde que nuestra relación empezó, desde que nuestros sentimientos habían salido a flote. Pero ahora él, era alguien tan diferente, me asustaba un poco, no lo podía negar pero obviamente no me dejaría.

Tom: ¡ag! Es que eres tan…

Me tomo de los brazos, pero sin lastimarme tan solo entendía que era su desesperación e impotencia de haberse sentido de esa manera de no saber donde estaba, de no poder haber hecho nada.

Tom: ¡eres una boba! Eso eres, una desconsiderada una tonta! Espero que entiendas porque estamos aquí, ¡joder! Estamos bajo protección al testigo, no son unas malditas vacaciones! Entiende! Que entre eso por tu pequeña y hueca cabeza mujer! Te estas poniendo de pecho a esos idiotas de los bartonie ¿eso quieres?! Que venga por ti y terminen de ,matarte! ¡dime! ¿eso quieres? Porque así nos ahorramos el trabajo de estar aquí y te llevamos con ellos

En verdad que no entendías a Tom ¿Quién era él? ¿Qué tipo de Tom era este? Que por cierto no te gustaba para nada, lo mirabas confundida y demasiado impactada por su frialdad.

Tu: ¿sabes que? Mejor hablamos después, no quiero estar peleando contigo. Cuando te tranquilices me avisas

Diste media vuelta, abriste a puerta y saliste de la habitación, pero obviamente el camino detrás de ti.

Tom: (Tu nombre) ven acá! ¡no hemos terminado de hablar!
Tu: ¿hablar? ¿Quién esta hablando? Yo solo escucho como gritas y palabras estúpidas!

Tom: ¿ahora mis palabras son estúpidas? Ja! ¿Como considerarías tus acciones? que parecen de una niña de 5 años ¡eh?! Porque a mi parecer es lo mas idiota que has hecho
Tu: ¡sí Tom! ¡sí! Fueron tontas y lo admito pero no me gusta la manera en que me lo estas diciendo, en primera no soy ninguna idiota y ten eso bien presente, se muy bien porque estamos aquí pero eso no implica que deje de buscar respuestas de mi vida. Se que hice mal y que todo este se ve mal, pero si tan siquiera te callaras un momento  y me dejaras explicarte ¡entenderías!

Tom: ¡¿entender que?! Que estas destruyendo todo lo que hemos hecho! ¿eso quieres que entienda? Pudiste haber estado en peligro, ¡maldición! Te llegue a pensar muerta! Sabes muy bien cuanto te amo y aun así haces esto? ¡me lastimas!
Tu: ¡tu también lo estas haciendo! –giraste desesperada-

Fue entonces que comenzaste a romperte frente a él, te veías triste y realmente herida. 
Él te miro sorprendido viendo como lo apuntabas y movías tu brazo con furia. Ambos estaban en el pasillo, era obvio que sus gritos debían escucharse por toda la casa.

Tu: me estas lastimando con todas las palabras denigrantes que me dices, el llamarme idiota o tonta no te va a quitar el susto y entiendo que debes estar mal. Pero cambia los lugares un momento, ¿Cómo crees que te sentirías si estuvieras en mi lugar y que cuando regresaras alguien comenzara a insultarte con las peores cosas siendo que la consideras la persona quien mas amas y confías? ¿eh? ¿Querrías seguir hablando conmigo aunque te insultase?

El te miro serio por unos minutos

Tu: no ¿verdad? Eso es lo que estoy haciendo Tom, por bien a nuestra relación me estoy alejando en este momento de ti, porque se muy bien que necesitas tiempo ahora que sabes que estoy bien.

Él no me vería llorar, di media vuelta y camine hacia el primer piso de la casa. Escuche como cerro la puerta de la habitación bastante molesto pero era mejor así  debía descansar. Abajo los chicos estaban serios en la sala, pase por esa habitación pero fui donde estaba la habitación de la lavandería  Busque en los armarios de esta, alguna colcha y almohadas recién lavas. Tome una de cada una y las lleve donde los chicos. 

Ellos me miraron dejarlas en un mueble y después fui a la cocina por algo de agua.

Salí al jardín y me quede un largo rato viendo el cielo. Suspire y cuando sentí que ya era tarde entre de nuevo. Bill y Gustav ya habían ido a dormir y eso haría yo. Coloque la almohada en un sillón, me quite los zapatos y me recosté en el mueble. Tome la colcha y me cubrí  Hoy no dormiría ni cerca de Tom, tan solo me sentiría mal y recordaría todo lo malo que había dicho. Era mejor darnos un poco de tiempo y distancia por el momento. 

Quizás mañana ya estaría mejor, quizás…





Hola! hola!  (°u°)/ 

Antes que nada, quiero mandarle muchas felicidades a "Nuri*}alien{" C: 
porque hoy son sus primaveras, (cumpleaños)
ya estas creciendo, apenas hace unos años eras una bebita en pañales que corria como loca :'D jajjaa xD
Mi perro morado(no se que mas .__.) y yo esperamos que te la pases muy bien 
y que sigas cumpliendo muchos mas,
enserio Felicidades C: Cuidate mucho! 
Ahora que veo bien, sí eres algo pequeñita para andar leyendo 50 sombras é.é
xD

Bueno el capi no fue muy alegre que digamos 
pero ya se resolverán las cosas, en algún momento
Espero estén bien y cuídense bastante, las quiero a todas
gracias por su apoyo y mucha suerte en todo, Bye! ;D 

4 de julio de 2013

Misión no.47 Ella es mala, yo no.

Sonreíste enternecida por su sinceridad en cada palabra, ambos se acercaron y se dieron un gran abrazo, hundiste tu rostro en su cuello. Pequeñas lagrimas recorriendo  tu rostro llenas de tantos sentimientos a la vez de soledad pero de felicidad, amor y alegría por todo lo que en un futuro vendría .

Tom: te amo princesa, no lo olvides, siempre buscare lo mejor para ti
Tu: lo se, yo también te amo y siempre haré lo mejor para ti

Ambos duraron asi por largos minutos hasta que se acomodaron para dormir. El detrás de ti abrazándote  Como estabas cansada por la pequeña mudanza de tu habitación a la suya para vivir aun mas como pareja, quedaste profundamente dormida. Tom acomodo tu cabello detrás de tu oreja y beso tu hombro mientras varios pensamientos y sueños le rondaban la cabeza. Suspiro y miro tu cuerpo desnudo y como la colcha cubría solo de tu cares hacia abajo.

Sonrió pensativo y recorrió con su mano tu cintura por tu barriga hasta tu vientre, donde su mano completa cubría tu cálido cuerpo. Acaricio tu vientre y recordó tus palabras de querer un bebé, obviamente el también lo deseaba pero no quería que porque a su hijo le faltaran sus abuelos tu estuvieras triste o que extrañaras el tener una mamá que te ayudase a conocer todo lo necesario para cuidar al bebé. No, tampoco que su hijo naciera fuera del matrimonio, quizás era algo tonto pensar eso, pero para el era algo valioso que tu estuvieras cómoda con todo y nadie dijera nada malo de ti, así que prefería callar aquel sueño solo algo mas de tiempo hasta que todo estuviese mas claro para ambos. Por el momento cuidaría de ti y te amaría hasta mas no poder.



Capitulo 47


Tu: ¿enserio debías acompañarme? –lo miraste seria-
Tom: sí
Tu: pero no era necesario –nerviosa-
Tom: sí, lo es
Tu: es raro…
Tom: no me importa –leyendo el periódico-

Después de que Tom me dijese la idea de visitar al ginecólogo. Bueno…se hizo realidad, yo acepte porque pensé que yo misma buscaría uno, iria, haría lo que tuviese que hacer y listo, al llegar a casa le diría que me fue bien, que todo esta bien que aun no hay bebé pero todo resulto…diferente.

Un dia solo llego me dijo que le habían recomendado un buen doctor el cual decían realmente sabia bien de su profesión ya que era una persona con mucha experiencia. Al fin de semana tuve que vestirme y salir con él porque iríamos juntos. Estuve nerviosa todo el camino, pero él se veía ¿tranquilo? Estaba aun mas tranquilo que yo, quien sentía mi estomago retorcerse.
Al llegar al consultorio del doctor, entramos a la sala donde estaba la asistente. Tom camino todo el tiempo a mi lado ya cuando llegamos con ella.
Asistente: buenos días ¿tiene cita con el doctor o quiere apartar una?

Tom: tenemos cita –serio-

La chica me estaba mirando a mi pero luego miro sorprendida hacia Tom, quien se veía muy serio con respecto al tema. Sus mejillas se colocaron algo carmesin y yo la entendía fue algo que a mi también me ponía en una situación extraña

Asistente: ¿nombre?
Tu: (Tu nombre) Flieder Thompson
Asistente: oh sí aquí esta –checo en su computadora  el doctor aun esta con la cita anterior pero si gustan esperar un momento y él vendrá
Ustedes: bien

Ambos caminamos hacia la amplia sala de espera, en ella habían varios sillones de cuero negro muy elegantes, ademas la decoración del lugar parecía bastante ostentosa. Claro era un consultorio privado. Me senté junto a Tom quien tomo un periódico cercano y empezó a leerlo.

Fue entonces que todas mis preguntas de inseguridad anteriores comenzaron.
Como Tom actuaba tan serio y seguro a no irse, apreté mi bolsa cerca de mi barriga suspire y mire a mi alrededor. En el lugar se encontraban varias mujeres embarazadas pero eran solo ellas que venían con amigas o sus madres. De pronto me sentí un tanto extraña al ver que él era el único hombre en el lugar y algunas mujeres lo veían susurrando.

Mujer: oh ya viste, él vino con ella
Mujer 2: sí, sí que hombre, que afortunada es ella
Mujer: ¿verdad? Que lindo de su parte

Y demás cosas, yo en realidad me sentía algo extraña el que Tom viniera, es decir solo seria un chequeo normal ademas también necesitaba saber mas cosas sobre métodos de protección pero eso ya lo veria yo.
De pronto veo un hombre ya algo mayor de edad quien traia una bata blanca.

Doctor: (tu nombre) Flieder Thompson?
Tu: yo

Me levante de mi asiento y el se acerco a nosotros. Tom también se levanto y saludo al doctor, después yo lo salude también

Doctor: viene a su primera cita ¿verdad?
Tu: sí –nerviosa-
Doctor: tranquila todo estará bien –sonrió tranquilo- un hijo siempre es una bendición

De pronto en mi cabeza aparecieron varios signos de interrogación. Estaba bien que muchas mujeres solo fueran mas seguido al ginecólogo por sospecha de embarazo pero…bueno fue algo incomodo mas aun cuando recordé la platica que habíamos tenido Tom y yo hace unos días.

Doctor: pase por aquí

El doctor se movió a un lado apuntando amablemente con su mano. Mire a Tom y el solo sonrió tranquilo

Tom: aquí te espero

Asentí y camine con guía del doctor hasta su oficina o consultorio
Ya ahí, cero la puerta y camino del otro lado del escritorio. Comenzó a hacerme preguntas de rutina después de eso pase a otra sola donde hacían el examen físico. El doctor salió un momento y una enfermera entro, me dio una bata y me dijo que me desvistiera y me la pusiera. Ya después me dijo que me recostara en la camilla y pusiera mis piernas en alto. Fue algo raro ya que era la primera vez que alguien mas me vería  aparte de Tom pero eso es otro asunto diferente. Luego de unos minutos el doctor entro tranquilamente y la enfermera le dio unos guantes, el comenzó con el chequeo que se supone deben hacer y así fue mi primera experiencia en estas cosas de mujer grande.

Al salir me sentía algo extraña, abrazaba mi bolso y el doctor caminaba detrás de mi con la enfermera. Tom al verme se levanto y camino hacia nosotros.

Tom: ¿Cómo estas? –preocupado-
Tu: …bien…

Estaba algo seria pero no era porque me hubiese sentido mal, solo que fue algo nuevo y era como muchas mujeres en Internet dicen. A pesar de todo es algo que te puede llegar a poner algo incomoda y vergonzosa aunque sea normal, pero bueno.

Doctor: muy bien señora Trümper eso ha sido todo, usted sabe su tratamiento y la esperamos para su siguiente cita.
Tu: ok, muchas gracias doctor

Le tendí la mano para una despedida cordial, Tom hizo lo mismo y después de pasar con la asistente para programar mi siguiente cita, salimos.

Tom: ¿Cómo estuvo todo?
Tu: bien.

De nuevo respondo solo con una palabra, subimos al auto y me acomode el cinturón. Tom estaba algo preocupado por mi seriedad, entonces tomo mi mano acariciándola un poco.

Tom: (tu nombre) tranquila, todo esta bien ¿Qué tienes? ¿Qué dijo?

Después de sentir el calor de su mano, me gire a verlo y el estaba ahí tan tranquilo con una sonrisa reconfortante en su rostro.

Tu: estoy bien, no tengo nada malo –suspire- tampoco hay alguna posibilidad de un bebé aun

Pude ver en su mirada algo de ¿tristezaQuizás él esperaba alguna respuesta diferente, pero después se repuso y sonrió aun acariciando mas mi mano

Tom: bueno, que bueno que estés bien. Me agrada mucho –sonrió- ya habrá mas tiempo para otros planes
Tu: sí. Por cierto, hable con el doctor sobre métodos anticonceptivos
Tom: ¿y?
Tu: acepte el de inyecciones, solo tengo que venir adecuadamente a cada cita para la nueva dosis.
Tom: bueno, es tu decisión y la aceptare cariño.
Tu: sí

Sonreí tranquila con él, pero aun tenia esa tonta sensación de incomodidad aunque supongo que pasaría tarde o temprano. Esa noche Tom comenzó a trabajar en su oficina sobre unos casos que debía organizar. Como cada vez que su trabajo lo ocupada, sabia bien que se metería por completo en atenderlos, así que mejor decidí no molestarlo y tomarme un tiempo para mí. Llene la tina del baño con agua y esencias naturales ademas de espuma. Recogí mi cabello en forma una cebolla y coloque varias velas. Algo de música tranquila y relajante, me recosté en el agua con mi cabeza recargada en una toalla en la orilla. Sentí el exquisito aroma de las esencias y la tranquilidad del agua junto a la música, fue un momento completo para mí. Me dedique a colocar mi mente en blanco, esta noche seria solo yo y yo. Me sentía ir y venir en el suave movimiento de la música, tanto que creo pude conectarme con una zona dormida de mi memoria.

Podía escuchar voces, luego un ambiente desconocido se fue formando en mi interior. Estaba yo con otras chicas parecía que estábamos hablando, de pronto otra joven se acerca, ella se veía molesta pero a la vez triste, me gire hacia ella pero parecía alguien ruda y seria en esos momentos.

Chica: ¿Por qué?
Tu: -reí- ¿Qué?
Chica: ¿Por qué lo hiciste?
Tu: ja! Por favor no se de que me hablas

Me gire con desdén y ella me encaro de nuevo. Todos nos miraron.

Chica: él era mi novio (tu nombre) ¿Por qué lo hiciste?
Tu: agg! Que si eres molesta, superalo ¡¿ok?! Para que estés mas segura, a mi él no me interesa. Tu eres una tonta por pretender que ese tipo te hiciera caso, digamos que te hice un favor
Chica: pero yo lo quiero! –triste-
Tu: ¿y a mi que? Deberías aprender a no meterte en mis asuntos, quien se mete conmigo me la paga ¡¿entiendes?! Lo que tu sientas o no, me da completamente igual
Chica: -llorando- pero no es lo mismo, cobraste muy caras las cosas

Ella se veía realmente triste y arrepentida pero yo me veía tan seria y fría, la miraba con desdén y sin importancia. Fue entonces que me acerque tomándola con un dedo del mentón, sonreí y le dije.

Tu: esto es una lección  para que aprendas que conmigo nadie juega ¿ok? Y no, no estoy con tu noviecito, él me da completamente igual. Deberías saber que solo lo hice para molestarte pero ten por seguro que te engañara con otra, así es él. Que decir cada quien tiene una naturaleza horrible que puede dañar a los demás.

Sonreí mientras daba media vuelta y caminaba con el grupo de chicas con las que estaba, mientras que atrás dejaba a aquella chica quien seguía llorando. En realidad no podía creer esto ¿esa era yo? O estaba ocupando el lugar de alguien mas? Porque yo no me atrevería hacerle eso a nadie, ni siquiera besaría aun chico que no fuera Tom.

Luego todo la escena cambia y estoy en un lugar parece una casa, pero yo solo miro el techo que en realidad es bonito. Escucho la voz de alguien, una mujer.

Ella: en realidad fuiste muy cruel..
Tu: ella empezó
Ella: pero aun así no estuvo bien
Tu: si algo he aprendido es a nunca dejar asuntos sin atender, al final será por su bien ya me agradecera
Ella: esa vanidad con orgullo te llevara por malos caminos
Tu: ay cállate por favor, yo solo me defiendo. Ojo por ojo, diente por diente

Pude escuchar el suspirar de la persona pero yo no hice nada mas que mirar el techo con tranquilidad.

Fue entonces que abrí mis ojos regresando de aquel recuerdo. Me senté en la tina aun bajo el agua mirando mis dedos salir levemente de esta

Tu: ¿Qué fue eso? ¿Quiénes eran?

Estaba realmente confundida con todo. Ojala pudiese escuchar el nombre completo de las personas en ellos, así sabría por donde empezar pero nada de eso sucedía  Intente relajarme de nuevo para conseguir mas pistas pero esta  vez no sucedió nada, luego de varios intentos fallidos. Mejor decidí terminar mi momento de relajación. Salí del agua busque mi bata de baño. Seque mi cuerpo y me coloque mi pijama. Deje mi cabello suelto y salí. Mire la habitación pero Tom aun no llegaba

Tu: debe estar muy ocupado

Como tenia algo de sueño, mejor solo levante las colchas y me recosté de mi lado. Apague la luz pero después solo me quede pensando en lo que había visto y escuchado, era como piezas de rompecabezas sin forma alguna de unirse aun.

Tanto me hundí en mis pensamiento que después solo sentí como Tom se estaba metiendo dentro de la cama. Como estaba oscuro y yo de costado no le había prestado atención. Sentí una de sus manos correr a través de mi cintura y la cercanía de su cuerpo al mio. Me gire con cuidado y con una de mis manos busque su rostro, toque su mejilla y luego el parpado de su ojo, deslice mi dedo por su perfecta nariz hasta sus labios que cuando mi mano estuvo cerca, él la tomo con la suya y me dio un dulce beso  cerca de mi muñeca. Sonreí y él también, lo note por su tono de voz.

Tom: pensé que ya estabas dormida
Tu: no puedo dormir
Tom: te hacia falta, lo se -broma
Tu: -sonreíste- no, no es eso…es que estaba pensando en algo que me tiene un tanto impaciente
Tom: ¿Qué es?
Tu: una tontería no te preocupes…pero para mí es algo que debo pensar bien

Decidí no decirle nada a Tom sobre mi recuerdo, porque quería conseguir mas información e intentar acomodarla, quería lograr conocer tan siquiera un fragmento de mi pasado y poder darle la sorpresa, no quería solo darle pistas cortas que lo dejaran 
dudoso también.

Tom: me dirás ¿verdad? Bueno no creo que quieras ahorita, pero me lo dirás cuando estés segura
Tu: sí, por supuesto que sí


Me acerque mas a él, recargando mi frente en su mentón mientras respiraba cerca de u cuello y podía sentir su respiración cerca de mi rostro. Una de sus manos me tomo de la cintura acercándome mas a él y con la otra acariciaba mi espalda. Creo que puedo decir que ambos teníamos algo en nuestras cabezas que no nos dejaba en paz, nos rondaba con pensamientos llenos de dudas y preguntas. Algo que no nos dejaba tranquilos muchas veces.



Hallo, bueno leí el comentario donde no se podía ver la otra fic D: fue raro 
porque lo probé y si funciono, pero en fin comoquiera aquí les dejo el link 
por si aun no han entrado a mi nueva fic, espero les guste, sera divertida C:

Guns!, guns!