Agentes especiales ;)

27 de junio de 2013

¡¡Nueva fic!! ;D


Hallo! Bueno hoy día, noche, tarde. Les traigo a ustedes mis queridas
lectoras, esta nueva fic en la que he estado trabajado un tiempo,
espero sea de su agrado y espero que se diviertan leyéndola C:
Por su atención muchas gracias, Ciao!

Nos vemos luego de que le den click a la imagen, las llevara al nuevo blog :D




25 de junio de 2013

Misión no. 46 Dudas, dudas, dudas...

Tom te miro directamente al rostro levantándose levemente de tu cuerpo. Enarco una ceja no convencido, no aguantaste mas y solo sonreíste culpable

Tu: ok, señor policía siempre se cuando me mienten. Fui al centro de la ciudad y sí pase a comprarme un expreso en una cafetería de allá

Tom sonrió complacido y tu solo lo miraste con recelo

Tom: asi me gusta –te beso- eres una buena niña pero una muy mentirosa
Tu: si te decía la verdad te ibas a poner como un ogro –pucheros-
Tom: y dale con eso mujer, solo me preocupo por ti, pero por esta vez lo pasare por alto solo porque me encantas y porque estas bien, de nuevo conmigo
Tu: ¿te encanto? –sonreíste- ¿me adoras?
Tom: sí –sonrió-
Tu: ¿te enloquezco? ¿te fascino?
Tom: ya vamos con esa vanidad
Tu: ¡oh vamos Tom, responde!

Reíste divertida dándole una débil palmada en el hombro

Tom: ok, ok, sí me enloqueces me fascina y te deseo ¿contenta?

Asentiste muy feliz y sonrientedespués ambos solo rieron y se recostaron en la cama juntos, solo para acompañarse mutuamente y sentir ese calor especial que les daba el querer estar amándose.



Capitulo 46



Tu: supongo que eso es todo
Tom: ¿segura?
Tu: sí, bueno en realidad solo mi ropa es la que me preocupaba ademas tampoco tengo muchaaaas cosas –expresión de algo grande-
Tom: bueno ¿Qué te parece? ¿o quieres cambiar algo?

Caminaste aun mas dentro de la habitación viendo todo, las cortinas el color, las sabanas, etc.

Tu: me gusta así, me recuerda a ti –sonreíste-
Tom: sí pero el chiste es que también te sientas tu aquí
Tu: claro que lo haré pero poco a poco, ademas yo prefiero recordarte asi no me sentiré sola cuando tengas mucho trabajo
Tom: no es justo, y cuando tu no estés ¿Qué haré yo para recordarte?
Tu: mm…pues ve una foto mía en tu celular y que manuela haga el resto –broma-

No aguantaste mas y te pusiste a reír intentando contenerte, Tom se había quedado perplejo al oírte decir eso. Que decir, mas que perplejo su cara paso de ser color normal a pálida y después de ahí a roja tomate. Tanta fue su cara de sorpresa que tu no aguantaste mas las carcajadas, reíste y reíste hasta saciarte de tu broma. Casi no podías respirar, te sentaste en la cama intentando contenerte y lo miraste como él también reía divertido de esa ocurrencia tuya.

Tom: ok nena, creo que apenas estoy comenzando a conocerte
Tu: era una bromista, solo algo para profundizar mas esta relación –reíste- no me digas que nunca lo hiciste? –Interesada-
Tom: -se sonrojo- pues si, las noches solitarias eran duras pero ahora te tengo a ti, no la necesito mas, tu me das todo lo que necesito

Estaba sentado a tu lado, tan solo te miro con sus ojos brillantes cafés avellana llenos de diversión, amor y coqueteo. Se fue acercando un poco mas a ti y mas, hasta que llego a una distancia donde entraba demasiado en tu espacio personal, era cuando te hacia estremecer por su presencia tan varonil y fuerte.

Tu: eres un aprovechado –sentida-
Tom: ¿Qué? –rio-
Tu: apenas juego ya quieres aprovecharte de mí
Tom: eso te pasa por jugar con fuego, ahora no te quejes si te quemaste

Apenas dicho esto hiciste pucheros a lo que el mas le encanto, su idea de besarte fue aun mas decisiva. Levemente tomo tu mentón y te fue acercando a sus labios, unió esa parte de ustedes que los hacia estremecer y siempre querer seguir junta. Esa sensación de su piel la una contra la otra saboreando cada instante, segundo, mundo.

Delicadamente te fuiste recostando con el inclinado a tu lado aun besándote. Una de sus manos fue desabrochando lentamente tu blusa. Sus dedos se introducían entre la separación de esta acariciando esa línea divisoria de tus senos, la cual era curiosamente uno de tus puntos débiles. Cada vez que uno de sus dedos corría en ella mandaba señales a todo tu cuerpo como un dulce aviso de estremecerse por él. Suspiraste ilusionada en sus labios pidiendo mas de ese toque. Abriste tus ojos y lo miraste, observaba tu sujetador y como levemente retiraba aun mas de tu blusa. Te levantaste sentándote en la cama, dándole la espalda a él y te quitaste tu blusa, luego el se acerco a ti y desabrocho tu sujetador desde atrás, aun asi observaba sobre tu hombro como tus senos quedaban expuestos. Luego de quitarte aquella prenda beso delicadamente tu hombro, te recostaste de nuevo mirándolo y dejando tu cuerpo expuesto para él. 

Seducido se acerco a tu pecho, beso todo su tamaño con besos húmedos  con su lengua recorrió todo el contorno de donde comenzaba tu pezón.
Era todo una encantadora tortura que te hacia sentirte humedecer en lugares prohibidos, deseabas con todo tu ser que su boca te tocara aun mas, que devorara con pasión todo lo que el quisiera. Cuando sus labios apresaron ese pedazo de piel tan delicado, un suspiro encantador se libero de tus labios. Para mejor angulo, se coloco sobre ti y recostándose levemente siguió con su rostro cerca de tu cuerpo besando, chupando y lambiendo. Su otra mano se encargaba de jugar con el pequeño montículo, sus dedos eran, ágiles y expertos. Todo un éxtasis de sentir.

Bajo por tu barriga, vientre hasta el botón del pantalón y lo desabrocho. Se deshizo de tus pantalones y tu ropa interior. Miro aquel pequeño triangulo y con uno de sus dos paso entre aquellos pliegues, apretaste tus talones a las sabanas cuando lo sentiste tocarte. Él suspiro conteniéndose de algo quizás demasiado pecaminoso. Te miro y se acerco a tu mejilla. Tu, quien respirabas muy apenas acercaste tu mejilla a la suya en busca de ese grandioso rose. Tus ojos se abrieron de par en par al escucharlo decir…

Tom: oh nena…si no fuera que estoy demasiado ansioso, juro que besaría y comería ese coñito tan dulce que tienes ahí…

Un gemido sorpresivo salió de tus labios al escuchar su voz tan ronca y llena de éxtasis y de tan solo imaginar que era su boca la que estaba ahí en lugar de su mano.

Tom: es tan rosa y suave…me invita a volverte loca…pero es mas la necesidad de sentirme dentro de ti ahora que lo guardare para después

Tan solo tuviste la suficiente valentía para asentir a ojos cerrados.
Se sentaron en la cama de nuevo para quitarle ahora a él toda su vestimenta. Cuando estuvo desnudo miraste a su miembro endurecido, lo tocaste delicadamente en busca de ayudarlo pero solo lograste empeorar la situación. Cuando el gruño en seco fue que te diste cuenta de cuan grave estaba. Te ayudo a sentarte sobre él. Te dijo que tomaras su miembro y lo guiaras hasta tu centro. Ambos miraron la candente escena como delicadamente lo tomabas y lo guiabas entre tus piernas. Luego de eso presionaste tu cuerpo sobre el suyo, en cada medida recorrida ambos gemían por lo bajo. Te abrazaste a su cuerpo cuando estuvo dentro de ti por completo. Tu voz temblaba cada vez que él estaba en tu interior, era tu voz mas dulce la que el oía siempre en esas situaciones, tan inocente y pervertida a la vez. Luego de un momento de quietud el comenzó a empujarse contra ti quien comenzaste a hacer lo mismo. Ambos apretaban sus parpados cuando se sentían de nuevo, aquel calor y aquella humedad que los recorría, que los hacia sentir tan bien. Luego de unos movimientos de empuje entre ustedes. El se dejo caer de espaldas sin separarse mucho de ti, colocaste tus manos en su pecho y delicadamente comenzaste a moverte sobre él. Aquel contoneo de caderas contra caderas, se tomó de ellas y ahí fue cuando lo cabalgaste aun mas rápido, los empujes eran delicados pero placenteros. Te rogó por mas y mas rápido, seguiste sus peticiones a como podías  pero era demasiada felicidad la que te embriagaba, ambos disfrutaban y luchaban contra aquellas bestias que los hacían arder por dentro en cada ocasión así  Empujes y mas empujes, roses en lugares privados, aquel cosquilleo entre las piernas, todo un mundo de placer.

Gemían fuerte, tus manos se tomaban con fuerza de su cuerpo, gritabas cada esfuerzo y deseo, el gemía y te decía que siguieras que no pararas, que lo estabas haciendo bien. 

Te alegraba tanto escucharlo que te esforzabas para complacerlo. Siguieron así cabalgándose fuerte y rápido por un largo tiempo hasta que te dejaste caer exhausta sobre su pecho sintiendo aquella dulce sensación corriendo por dentro, como sus respiraciones eran pesadas y difíciles de controlar. El tomaba tu cabeza y besaba por sobre tu cabello, tomándote cerca de su pecho. Escuchabas su corazón golpear fuerte y rápido contra su pecho, al igual que el tuyo, quien estaba feliz de sentirse así  Muchas partes de su cuerpo palpitaba pero aquella donde se unían era la mejor, sentían aquel liquido recorriéndoles como premio final. Sus cuerpos húmedos de transpirar esa pasión y calidez en cada contacto.

Tom: lo hiciste bien…-sonrió-
Tu: aprovechado…-sonreíste.
Tom: sí pero feliz

Ambos sonrieron y se abrazaron aun mas, cerraste tus ojos al sentirte tan cómoda sobre su cuerpo, él siguió acariciando tu cabeza mientras parpadeaba mirando el techo.

Un tiempo después, estábamos recostados ahora sí de manera correcta en la cama con las colchas cubriéndonos, yo descansaba cerca de su pecho mientras el me abrazaba siempre tan protector y dominante sobre tenerme con él. Quizás a veces era algo extraño que cuidara mucho de mi como si temiera perderme, algunos los considerarían empalagoso pero para alguien como yo, quien no tenia a nadie mas que le demostrara ese cariño era algo encantador y atractivo.

Tom: sabes..
Tu: ¿mm?
Tom: deberíamos ir con un ginecólogo
Tu: ¿Qué?

Te levantaste sobre su pecho sorprendida

Tom: sí, no es que tengas algo malo. No claro que no, pero por la calentura hemos olvidado protegernos algunas veces, luego podríamos tener sorpresitas

Te miro y tu a él directamente a los ojos, luego miraste tu vientre y volviste a recostarte a su lado, el te abrazo de nuevo buscando protegerte. Te quedaste pensando por largos minutos sin sacar una duda de tu cabeza.

Tu: Tom…seria algo tan malo ¿tener un bebé conmigo?
Tom: ¡¿Qué?!

Ahora él fue el sorprendido por tus palabras, lo miraste y te pareció, bueno no pareció en realidad si estaba algo serio y se veía enojado o con molestia en su rostro.

Tom: ¿Qué estas diciendo? –serio-
Tu: no se… es que a veces pienso que te disgusta la idea de tener un bebe conmigo…solo lo pensé…
Tom: pues a veces puedes pensar tonterías –serio-

En verdad se había molesto, nunca quise insinuar nada pero la duda estaba y no me gustaba quedarme con ella. Simplemente lo dije no pensando que le afectaría tanto.

Tu: lo siento…-arrepentida-

El volvió a recostarse y yo seguí a su lado, no podía negar que tenia algo de inseguridad ahora por estar a su lado pero por suerte el siguió acariciando mi hombro. Paso un tiempo en el que no dijimos nada pero luego el se acomodo para mirarme cara a cara.

Tom: nunca pienses que seria desagradable tener un bebé contigo, si supieras que ese es uno de mis mas grandes deseos, verte barrigona con un bebe mio, tuyo, nuestro dentro de ti. Pero soy realista y pienso en ti primero, no quiero hacerte mal, se que nuestra situación no es la mas segura para un bebé, no sabría que hacer si algo les pasa a ambos, si alguien de pronto un día viene y te lleva junto a nuestro bebe, seria peor mi sufrir, de tan solo pensar no tenerte me duele mucho. Ademas tú, eres tan inocente, tan pura…

Tomo tu rostro con una de sus manos y con su dedo pulgar roso tu mejilla.

Tom: seria una gran bastardo si me aprovecho de ti, aun estas confundida con tu pasado, si yo te embarazo y luego recuerdas todo, encontramos a tu familia pero resulta que tienes vida dentro de ti. No sabemos como son tus padres, no quiero separarte de tu familia, no quiero que estés triste porque nuestro bebé no conozca a su abuelos o tíos  prefiero esperar un poco mas..
Tu: ¿y si nunca recuerdo?
Tom: bueno entonces tendremos un bebé que nos haga escribir un futuro que siempre tengas presente –sonrió-
Tu: me lo prometes
Tom: te lo juro

Sonreíste enternecida por su sinceridad en cada palabra, ambos se acercaron y se dieron un gran abrazo, hundiste tu rostro en su cuello. Pequeñas lagrimas recorriendo  tu rostro llenas de tantos sentimientos a la vez de soledad pero de felicidad, amor y alegría por todo lo que en un futuro vendría .

Tom: te amo princesa, no lo olvides, siempre buscare lo mejor para ti
Tu: lo se, yo también te amo y siempre haré lo mejor para ti

Ambos duraron así por largos minutos hasta que se acomodaron para dormir. El detrás de ti abrazándote  Como estabas cansada por la pequeña mudanza de tu habitación a la suya para vivir aun mas como pareja, quedaste profundamente dormida. Tom acomodo tu cabello detrás de tu oreja y beso tu hombro mientras varios pensamientos y sueños le rondaban la cabeza. Suspiro y miro tu cuerpo desnudo y como la colcha cubría solo de tu cares hacia abajo.


Sonrió pensativo y recorrió con su mano tu cintura por tu barriga hasta tu vientre, donde su mano completa cubría tu cálido cuerpo. Acaricio tu vientre y recordó tus palabras de querer un bebé, obviamente el también lo deseaba pero no quería que porque a su hijo le faltaran sus abuelos tu estuvieras triste o que extrañaras el tener una mamá que te ayudase a conocer todo lo necesario para cuidar al bebé. No, tampoco que su hijo naciera fuera del matrimonio, quizás era algo tonto pensar eso, pero para el era algo valioso que tu estuvieras cómoda con todo y nadie dijera nada malo de ti, asi que prefería callar aquel sueño solo algo mas de tiempo hasta que todo estuviese mas claro para ambos. Por el momento cuidaría de ti y te amaría hasta mas no poder.




Amm...am...  hola guapas! :3

Gracias por su apoyo!! enserio :)
am...pues hoy no tengo mucho que decir, creo e.e
pero bueno, espero que estén bien y que les vaya bien en su dia
cuídense mucho, las quiero. Bye! <3

19 de junio de 2013

Mision no. 45 Viejos enemigos

Fue la gota que rebasó el vaso, todo estaba mal aquí. Eso no podía ser, te decías y repetías  algo te había hecho mal. Quizás solo te habías confundido o el calor te había hecho ver visiones. Sí eso debía ser, solo eso. Pero por si las dudas a paso largo caminaste rápidamente hacia la camioneta donde te sentirías mejor, solo por el momento querías salir de ahí, no querías seguir buscando explicaciones de esto, era solo mejor olvidarlo. Te repetías.

En el camino pronto te relajaste de la experiencia vivida anteriormente porque a pesar de todo a ti vinieron los pensamientos sobre ¿Qué seguía ahora? Con tu vida, con Tom, con todo. Te preocupada algunas veces lo que el destino te deparaba ¿Qué tal si un día simplemente despertabas y toda tu vida pasada regresaba a ti? ¿Qué harías  O cuando todo esto de los bartonie se acabara y tuvieran que regresar a los Angeles ¿Qué pasaría?

Miraste a Tom quien iba concentrado conduciendo  todos los demás se habían quedado dormidos y por eso iban tan tranquilos, admiraste por largos minutos a Tom quien de un momento a otro te miro y solo sonrió  le regresaste la misma sonrisa para después dedicarte a mirar el camino como todos los arboles pasaban rápidamente hasta que fuesen desapareciendo y se fuesen convirtiendo en casas y cada vez mas casas y luego edificios y ver el bullicio de la ciudad de nuevo contigo. ¿Qué pasaría?


Capitulo 45


Había pasado una semana desde que regresamos a la ciudad, los chicos habían vuelto a trabajar y yo…bueno, yo como siempre cada día encontraba algo mas que hacer o aprender. A veces esperaba que por ases del destino algún recuerdo regresara, aunque admito que me asustaba la idea del dolor que podía llegar a sentir si eso sucedía  Pero mi curiosidad estaba al limite y quería saber mas de mí vida, mis gusto, mis estudios, ¿Qué era lo que esperaba del futuro anteriormente? ¿Qué planes tenia?  ¿Qué había hecho con mi vida? Necesitaba saberlo de alguna manera.

Tu: bien aquí sentada no conseguiré nada

Corrí a tomar una chaqueta negra y a colocarme unos zapatos mas adecuados para salir. Ya en la calle detuve un taxi y le pedí que me llevara al centro de la ciudad, donde comencé a caminar entre las calles buscando cosas o lugares que me dieran alguna idea de un recuerdo. Pase por un mercado de antigüedades donde vendían grandiosas cosas que ya tenían un pasado. No era un lugar demasiado lleno, estaba situado en un parque central rodeado de edificios grandes pero era tranquilo. Cruzando la calle podían verse los autos esperando su turno para seguir su camino, cafeterías y muchas personas yendo y viniendo con sus compras.

Después de terminar de ver las antigüedades cruce la calle en busca de una cafetería cercana, mire a través de una vitrina y el lugar se veía realmente tranquilo y de buen servicio. Entre y busque el mostrador para pedir algo. Ya cuando estaba ahí pedí mi orden y pague, espere mi turno en una mesa mientras preparaban todo.
Estaba algo tranquilo el lugar, pero yo solo me dedique a mirar el pequeño arreglo sobre la mesa, era muy bonito y me parecía conocido.

En esa cafetería casualmente se encontraban dos hombres con aspectos un tanto extraños, se veían bastantes serios y hablaban en un idioma muy diferente al alemán.
En fin, ellos hablaban sobre algunos asuntos muy importantes, tal parecía debían terminar unos cuantos trabajos pendientes con sus jefes.

Tipo 1: el jefe ha estado ocultándose en diferentes lugares, desde que la policía de los angeles lo encontró, no han dejado de pisarle los talones
Tipo 2: ¿han informado a otros países de su estadía?
Tipo 1: tal parece que no, al parecer lo están tomando como algo privado
Tpo 2: mejor, así es mas fácil que se mueva
Tipo 1: sí pero esta molesto debido a que en el enfrentamiento anterior perdió una pieza clave de su plan
Tipo 2: ¿la chica que raptamos?
Tipo 1: exacto, al parecer la mocosa si le era de ayuda en todo
Tipo  2: ¿la están buscando?
Tipo 1: sí, esta es la fotografía de ella

Aquel hombre metió la mano en su bolsillo, saco un pedazo de papel el cual contenía una imagen de una mujer, en la cual se podía ver su perfil claramente

Tipo 2: ya veo, sí, la chiquilla se resistió un poco aquel odia en que la raptamos
Tipo 1: al parecer Boris y Alessio quisieron acabar con el problema en cuanto fue la redada, pero por un contacto se supo que un policía alcanzo a rescatarla y se recupero en el hospital, luego mandaron a un asesino a sueldo para que acabara con ella, pero también fallo
Tipo 2: vaya si que tiene suerte
Tipo 1: el gobierno le dio protección por miedo a represalias, corre el rumor que perdió la memoria pero aun no estamos seguros. Aun así el jefe la quiere de vuelta para seguir con la extorsión
Tipo: 2: ¿y si no podemos raptarla de nuevo?
Tipo 1: tienen permiso para acabar con la plaga

Aquel hombre tan solo miro algo serio al otro quien no tenia ningún remordimiento en su rostro mientras miraba la foto de aquella chica que en ese momento no supo que había sido captada por una cámara fotográfica.

De pronto se escucho el golpe de un vaso cayendo al piso.

Tu: oh lo siento tanto, no te vi –preocupada-
Mesera: no, no, esta bien. Fue un accidente

Como varias personas en el local, ambos hombres giraron a ver lo que sucedía  de pronto el hombre que sostenía la foto la miro de nuevo y luego te miro a ti.

Tipo 2: es ella…
Tipo 1: ¿seguro?
Tipo 2: sí, mira

Le mostró la foto

 Tu: en serio una disculpa, no te vi bien lo lamento
Mesera: no se preocupe señorita yo tampoco mire bien
Tu: bueno –preocupada-

Después de disculparte por última vez saliste del local a seguir en tu búsqueda de recuerdos, si es que podías encontrarlo.

Tipo 2: rápido hay que seguirla

Ellos pagaron su cuenta tomaron sus chaquetas y subieron a su camioneta. Cuando te encontraron tu ya ibas cruzando la calle tranquilamente. Condujeron lento tomándote algunas fotos, de pronto tu celular sonó.

Tu: Hola  Tom –feliz-
Tom: ¿Dónde estas? –serio-
Tu: aahh {si le digo que salí hasta el centro seguro se enojara} parque…
Tom: ¿segura?
Tu: ahh sí ... ¿tu donde estas?
Tom: llegue a casa temprano, esperaba verte
Tu: sí, ahorita llego
Tom: ¿ya estas en camino?
Tu: algo asi
Tom: ok, te espero
Tu: bien

Colgaste y rápidamente paraste un taxi, subiste en el y le diste la dirección del lugar. Como la camioneta iba en el sentido contrario al tuyo, les fue difícil retornar. Te siguieron por una distancia algo larga pero luego en una encrucijada de mucho trafico, te perdieron de vista ya que había muchos taxis y desde el auto era confuso saber cual era cual.

Luego de casi una hora bajaste del taxi en la esquina de la calle y corriste luego caminaste hasta la casa. Al llegar abriste la puerta pero todo estaba silencioso.

Tu: Tom, ya vine

Dejaste tu mochila a un lado

Tu: ¿Tom?

Lo buscaste en la cocina pero nada. Después subiste al segundo piso y entraste a su habitación.

Tu: Tom…

Todo estaba en silencio y arreglado a como habías dejado. De pronto escuchaste una voz y te dio por dar un respingo del susto, te giraste y era él. Quien venia saliendo del baño.

Tu: uf…eres tu..
Tom: sí ¿Quién mas?
Tu: no nadie. Solo me asustaste
Tom: mm…¿Dónde dices que estabas?
Tu: en el parque..
Tom: tardaste mucho ¿no?
Tu: sí, es que me distraje un poco
Tom: ya veo ¿segura? –serio-
Tu: sí Tom. Por dios ¿Qué tienes ahora? Estas actuando como una mamá regañona

Diste media vuelta y te sentaste en la cama mirándolo secarse el cabello.

Tom: no, no eso. Simplemente me preocupo por ti
Tu: estoy bien, no te preocupes. Nada malo me paso
Tom: recuerda porque estamos aquí
Tu: sí lo se, pero Bartonie no ha dado señales suyas, de seguro ya ni me busca
Tom: no lo creas asi, ellos pueden ser pacientes o muy silenciosos

Miraste a Tom algo fastidiada por su actitud tan sobre-protectora siempre sobre ti, lo mismo había hecho cuando Alessando y en realidad si que había sido un pesado, no querías volver a lo mismo.

Tu: bueno lo importante es que estoy aquí – te paraste y caminaste hacia él- y tu “esposo mio” no me has recibido como se debe

Sonreíste pasando tus brazos por su nuca. El sonrió y coloco una de sus manos en tu espalda y la otra en tu cintura.

Tom: ahora resulta que soy yo el que no te recibió como debía, yo vengo de trabajar “esposa mía” esperaba encontrar a mi mujer en casa preparándome algo de cenar
Tu: ¿a si? –Enarcaste una ceja-
Tom: sí o mejor aun recostada desnuda en mi cama lista para hacerme feliz
Tu: -sonreíste aun más pero algo sonrojada- pues yo esperaba llegar y encontrarme con mi hombre recostado y desnudo listo para amarme
Tom: ¡mm! Igual de pervertida esposa mía

Le guiñaste un ojo

Tom: bueno podemos arreglarlo

Sonreíste mordiendo tu labio y lentamente se fueron acercando, miraste sus labios y apretaste mas tus brazos, mientras que el acercaba mas tu cuerpo al suyo, sentirse asi de juntos era lo que él mas amaba, tu calor cobijando su cuerpo, tu suavidad tranquilizándolo y tus labios que alimentaban día a día  Tomaron un beso suave y tranquilo, con esa necesidad de sentirse rosar piel contra piel. Eran pequeños movimiento coquetos pero llenadores en ese momento. Él dejo caer la tolla que traía en sus manos para tomarte mejor, te sujeto de las piernas y te hizo cruzarlas en sus caderas para cargarte sin dejar de besarse. Te recostó en la cama con el encima de ti mientras seguían en lo suyo. Su cabello suelto cayó en tu rostro mojándote levemente. Reíste 
divertida.

Tu: esta frio –beso- me haces –beso- cosquillas
Tom: bueno –beso- arreglare el –beso- problema

Se separo un poco para levantarse pero  tu lo detuviste

Tu: no ¿Qué harás?
Tom: necesito algo para atarlo
Tu: no, no, déjalo. Me gusta cuando me toca

Tom rió divertido de tus palabras obviamente tomándolas al doble sentido, luego volvió a  acercarse y tu tocaste su cabello jugándolo un poco mientras el besaba delicadamente  tu mentón. Busco tu completa atención acercándose para besarte en los labios una vez ahí  tomaste sus mejillas y lo besaste por igual. De un momento a otro su lengua se introdujo en tu boca explorándote un poco, tocándote de esa manera que te hacia sentir especial, te hacia recordar sensaciones que el grababa en ti, era todo un deleite de dulzura y deseo. De pronto se separo de ti liberando tu boca beso tu mejilla y susurro.

Tom: sabes a café

Te sonrojaste un poco y sonreíste

Tu: bebí un poco en la mañana
Tom: no cariño a café expresso, como los que te gusta comprar
Tu: ¿cafetería nueva frente al parque? –sonreíste tímida-

Tom te miro directamente al rostro levantándose levemente de tu cuerpo. Enarco una ceja no convencido, no aguantaste mas y solo sonreíste culpable

Tu: ok, señor policía siempre se cuando me mienten. Fui al centro de la ciudad y sí pase a comprar un expreso en una cafetería de allá

Tom sonrió complacido y tu solo lo miraste con recelo

Tom: así me gusta –te beso- eres una buena niña pero una muy mentirosa
Tu: si te decía la verdad te ibas a poner como un ogro –pucheros-
Tom: y dale con eso mujer, solo me preocupo por ti, pero por esta vez lo pasare por alto solo porque me encantas y porque estas bien, de nuevo conmigo
Tu: ¿te encanto? –sonreíste- ¿me adoras?
Tom: sí –sonrió-
Tu: ¿te enloquezco? ¿te fascino?
Tom: ya vamos con esa vanidad
Tu: ¡oh vamos Tom, responde!

Reíste divertida dándole una débil palmada en el hombro

Tom: ok, ok, sí me enloqueces me fascina y te deseo ¿contenta?


Asentiste muy feliz y sonriente,  después ambos solo rieron y se recostaron en la cama juntos, solo para acompañarse mutuamente y sentir ese calor especial que les daba el querer estar amándose.


Hola?, hola? alguien ahi? xD

bueno chicas no he sido muy rapida para subir capis, 
pero hago lo que puedo, espero esten bien
Una gran bienvenida a las nuevas lectoras, 
gracias a todas por la espera.
Ojala les guste el capi
Las quiero mucho, se cuidan bastante!!
Ciao!

13 de junio de 2013

Misión no. 44 Solo sucedio

Luego de eso se recostó a mi lado pasando su brazo por sobre mi cintura y colocando su rostro en mi hombro. Pase mi mano por detrás de su espalda y él se recostó mas cerca de mi pecho. Acaricie su cabello mientras miraba el techo, jugué delicadamente con su cabello haciéndole piojito.

Tom: sigue así y me tendrás rendido sobre tu cuerpo

Reí delicadamente sin dejar de tocarlo

Tu: no me seria un castigo

Tom rió, luego me dio un tierno beso en uno de mis pechos, después se acurruco un poquito mas a mí

Tom: bueno puedo acostumbrarme

Después de eso dure algunos minutos mirando el techo, sintiendo el tiempo pasar. Me di cuenta cuando Tom por fin se durmió ya que su cuerpo se relajo aun mas sobre mí y su respiración se volvió mas lenta. Baje mi mano a  su espalda y tan pronto cerré mis ojos, también caí profundamente dormida.


Capitulo 44


Tu: ok ¡¿A dónde vamos?! Ya llevamos un largo rato caminando, Tom
Tom: ya lo veras preciosa, es un lugar divertido
Tu: si es un lugar tan divertido ¿Por qué no vinieron los demás?
Tom: porque quiero que nos tomemos un momento solo para nosotros dos
Tu: ya veo…¿falta mucho?
Tom: no tanto, tranquila

En cuanto me había levantado, Tom me había dicho que me apurara a alistarme puesto que saldríamos a un lugar que había conocido hace poco y quería mostrármelo. Sin poner resistencia me vestí y en cuanto termine salimos juntos, nos adentramos un poco en el bosque y seguimos caminando por un tiempo, pero ya me parecía bastante y mis sandalias se estaban llenando de tierra.

Tom caminaba delante de mí cuando de pronto se detuvo, llegue hasta donde él. Pude apreciar lo que miraba. Era un hermoso paraíso escondido,eran varias cascadas no muy grandes en forma de media luna y cada una alimentaba al lago debajo de ellas, el cual era hermoso y el agua se veía tan fresca y pura que de tan solo verla ya podías sentirle humedeciendo tu piel

Tu: ¿este es? –sorprendida-
Tom: sí ¿Qué te parece?
Tu: es…maravilloso, demasiado sorprendente. Me encanta

Sonreí fascinada por la naturaleza del lugar. Un poco después comenzamos a quitarnos nuestra ropa quedando en  trajes de baño. Tom me ayudo a bajar con cuidado al agua y después él se dio un gran chapuzón. Reí divertida de sus locuras. Después comenzamos a nadar inspeccionando el lugar.

Tu: ¿Cómo lo descubriste?
Tom: cuando salía a correr comencé a alejarme un poco de las áreas muy visitadas y el ruido de las cascadas me atrajo, cuando llegue también quede fascinado por el lugar
Tu: es fantástico, gracias por compartirlo conmigo
Tom: no podía esperar a contártelo, pero quería que fuera una sorpresa
Tu: y lo fue, enserio.

Seguimos nadando y hundiéndonos bajo el agua por un rato. De lo tan limpia que estaba podíamos vernos debajo de esta perfectamente, sin el cloro de las albercas que te enrojece los ojos, no, esto era un perfecto regalo de la naturaleza.

Me zambullí por unos segundo para remojar mi cabello, al salir fui recibida por los dulces labios de Tom quienes me dieron algo de aire. Sus manos me tomaron de la cintura por debajo del agua y yo solo cruce mis brazos en su nuca para girar con él y hundirnos en el agua sin dejar de besarnos. Al salir sonreímos mordiendo nuestros labios. De nuevo lo bese profundamente. Sus manos recorrieron suavemente mi espalda, tocándome solo con la yema de sus dedos, eso me hacia derretir. Llego al nudo de mi brasier y jalando solo una tira este cedió. La tela se deslizo de mi cuerpo lentamente, pero nosotros no parábamos de besarnos. Después me aferre mas él, dejándolo sentir mis duros pezones contra su pecho. Ambos suspiramos en los labios del otro extasiado de sentirnos. Abrimos nuestros ojos y nos miramos el uno al otro. Con rostro enternecido Tom bajo a través de mi cuello hacia mis senos, donde beso lentamente, con su lengua jugaba con mis pezones. Les hacia pequeñas cosquillas mientras yo me derretía de la sensación. Beso solo la punta gimiendo para tentarme mas, me estaba comenzando a sentir con temperaturas altas por dentro.

Subió de nuevo, lo tome de sus sonrojadas mejillas y lo bese, hundiendo mi lengua en su boca hasta encontrarme con la suya y jugar un poco mas. Baje mis manos adentrándolas en el interior de su short. Hasta que encontré mi objetivo el cual estaba despertando. Apreté levemente y Tom dio una pequeña mueca de esa necesidad creciente dentro suyo. Lo acune y masajeé con mis dedos, hasta que tiempo después ambos notamos la protuberancia levantando su ropa. Luego solo nos deshicimos de ella y él quedo desnudo. Volvió a besarme, girando conmigo en el agua. Tomo de ambos lados a mi pequeña braguita y la deslizo por mis piernas dejándola flotar por ahí. Nos deslizamos en el agua, mientras cruzaba mis piernas en sus caderas. Me levanto acomodando su sexo en mi entrada y suavemente me bajo. Deje salir un susurro al sentirlo hundirse poco a poco en mi interior. Apreté sus hombros con mis dedos pero al final de que estuviéramos unidos, tan solo lo mire completamente anonada por la sensación.

Tom: me encantas…-susurro-
Tu: me enloqueces…-susurraste-

Ambos sonreímos, nuestras pupilas estaban dilatadas debido a esa adrenalina revuelta con tantas hormonas más. Pacientemente fuimos meciéndonos el uno contra el otro, gemíamos levemente a pesar de estar solos en un lugar tan alejado y tranquilo.
Nos recargamos en unas piedras grandes y lisas cercanas. Me recosté de espalda a una de ellas, casi todo mi cuerpo quedaba fuera, las únicas que estaban en el agua eran mis piernas. Abrí mis brazos y sentí el calor del sol tocar rincones de mi cuerpo que nunca había tocado. Tom subió un poco con sus brazos a los costados de mi rostro y con mas ayuda logro aventurarse aun mas en mi interior. El movimiento de sus caderas con las mías era sensacional. Sus penetraciones eran fuertes, profundas y con compás  Nuestras voces fueron en aumento, debido a que la sensaciones subían de tono. De pronto bajo su mano hasta mi entrepierna donde entraba y salía de mi interior y sin dejar de hacerlo. Con su dedo medio acaricio mi clítoris delicadamente. Mordí mis labios ahogándome en mi voz ronca, instintivamente levante mi vientre hacia él, quien me estaba enloqueciendo con aquellas sensaciones por igual. Me retorcía debajo de él al sentirme tan bien atendida, era algo incontrolable que sentía me volvía loca. Ese hombre me tenia loca. Su ronca voz jadeante y varonil chocando contra mis oídos mientras mis manos tocaban ese majestuoso cuerpo digno de los dioses. Era todo lo mejor del mundo.

Un tiempo después ambos yacían desnudos bajo la luz del sol, recostados en las rocas del lugar. Ambos habían caído rendidos después de ese frenético suceso.
Me perdia en el cielo azul, mi corazón palpitaba fuerte, me decía que todo en mí estaba feliz, que todo había sido tan bueno y sensacional que mi pecho no podía contener tanta alegría. El cuerpo de Tom descansaba sobre el mio. Su cabello le cubría el rostro pero podía sentir su corazón y esa palpitación entre nuestros cuerpos unidos y desgastados.

Unos minutos después de recuperarnos, nos hundimos en el agua, cuales cocodrilos queriendo recobrar humedad en la piel. Me hundí desnuda nadando sutilmente bajo el agua, mi cabello hacia un velo pelirrojo mientras yo podía ver la luz entrar distorsionada Luego solo sentí como sus manos me levantaban tomándome de las piernas y la espalda, recostada en sus brazos. Parpadee un poco y luego mire a Tom sosteniéndome acostada en su brazos, completamente desnuda y a su merced. Sonreí tocando su mejilla mientras el me arrullaba en la superficie. Giro conmigo sobre el agua y yo solo pude sonreir, encantada de tener a un tan buen hombre a mi lado.

Tu: ¿disfrutando la vista esposo mio?
Tom: si mi penitencia fuese verte así por toda la eternidad, créeme que cometería los peores pecados con tal de ser castigado

Me sonroje enternecida por sus dulces palabras, pero disfrute la sensación de volar en sus brazos con su mirada perdida en cada pedazo de mi en mi cuerpo.

Ya era casi de noche y todos estaban teniendo una hermosa cena al aire libre acompañada de candelabros con velas dentro que alumbraban el lugar. Ademas de foquitos dorados atados a extremos de arboles dándole un toque vintage al lugar. Reían y hablaba, comían pero sobre todo vivían.
Estabas tomando algo de vino tinto que habían traído  mirabas como todos comían, conocidos y nuevos conocidos en un mismo lugar.
No podía pedir nada mejor este día había sido uno de los mas felices, no quería olvidarlo nunca, así como tampoco de todos los anteriores que he vivido al lado de Tom y los chicos. Me emocionaba por conocer los que estaban por venir y podía esperar tranquilamente a que llegaran.

Después de haber hecho el amor en el agua y que Tom me arrullara sobre esta. Bueno fue una historia que se repitió dos veces mas en ese mismo día  Al final caímos rendidos sobre una sabana que él había puesto cerca de la orilla del lago. Desnudos dejamos que nuestros cuerpos se secaran por el simple aire de la naturaleza, pero él me cubrió con su cuerpo algo posesivo y protector, pero mas que todo dulce.

Después de que nos vistiéramos regresamos relajados y tomados de la mano al campamento, ese lugar seria por toda la eternidad un santuario de nuestro amor y en todo el camino desee con toda el alma poder regresar con él algún día, de nuevo.
Mientras cenaban acompañados por todos, Tom tomo tu mano por debajo de la mesa y con su dedo pulgar acaricio suavemente tu piel. Ese simple toque te hacia recordar tantas cosas que endulzaban el alma a un punto completamente fuera de la realidad.

Bill:….. y los tortolitos desaparecieron toda la tarde
Rita: oww! Tiempo para dos –emocionada-
-bueno en este lugar hay muchos espacios donde las parejas pueden perderse con privacidad .rio-
Bill: y tu Sergio ¿lo dices por experiencia?
Sergio: no puedo negarlo, Katrina y yo somos una feliz pareja por eso ¡tiempos y tiempos de perdernos en lugares solo para estar solo!

Todos rieron de cómo él abrazaba a su novia sonrojada y sonriente. Ellos eran una pareja que acababan de conocer cuando llegaron al campamento y pues se habían hecho grandes conocidos con ustedes.

La noche había llegado aun mas profunda y todos decidimos ir a dormir después de haber recogido todo. Mientras terminaba de darme un baño con agua tibia pude escuchar como leves gotas chocaban contra la ventana. Termine de ducharme y salí envuelta en mi toalla, seque mi cuerpo y me coloque una linda pijama. Al salir sentí el aroma a tierra mojada. Tom leia un poco recostado en la cama, yo aproveche para ver por la ventana y en efecto estaba lloviendo.

Tu: oh vaya….

Suspire contra el vidrio de la ventana

Tu: ¿crees que se vaya la luz?
Tom: espero que no.

Te alejaste de la ventana cerrando la cortina debido a los rayos, caminaste hacia la cama, después de sentarte en ella comenzaste a colocarte crema en el cuerpo. La cual tenia un aroma exquisito a vainilla. Cuando terminaste te giraste sobre tu costado, completamente rendida. Parpadeaste lentamente y viste como la luz fue apagada. Sentiste como Tom se acomodo bajo las colchas y luego de unos segundos, paso su mano por sobre tu cintura acercándose a ti.

Tom: buenas noches
Tu: buenas noches cariño…

Te dio un beso delicado en el hombro y se recostó detrás de ti sin dejar de abrazarte pero dándote tu espacio.

.....

Aunque desearía que el tiempo se hubiese detenido, no fue asi. Y asi como me emocione el primer dia de llegar aquí, la tristeza me fue igual de grande. Pero no podía negar que aquí había pasado los mejores días compartiendo y riendo con los chicos, viviendo, disfrutando de la naturaleza pero sobre todo estar con Tom, él era la persona que hacia todo mejor en mi vida. Pasar noches a solas susurrándonos cosas en medio de la oscuridad, admirando las estrellas del cielo y entregándonos cuando quisiéramos, eso era vida.

Tom: (tu nombre) ¿ya empacaste todo?
Tu: mmm…creo que sí. Iré a dar un ultimo vistazo por si las dudas
Tom: -tomando una maleta- no olvides las llaves de la cabaña, debemos entregarlas en el recepción antes de irnos.
Tu: ok

Caminaste hacia la cabaña mirando todos los lugares para ver si no habían olvidado algo, cuando terminaste de revisar, saliste girando las llaves en tu dedo índice tranquilamente. Caminaste hacia la recepción y buscaste con la mirada, viste a los chicos que estaban entretenidos intentando sacar una lata de soda de la maquina así que decidiste entregarlas tu. Te acercaste al mostrador y tocaste la campana, pero nadie aparecía.

Tu: hola, hola! ¿Alguien?

Esperaste unos segundos pero nadie aparecía  te diste vuelta recargándote en la barra para esperar pero de pronto escuchaste una voz que te dio un susto, te giraste algo asustada pero sin demostrarlo y miraste a la persona. Era una mujer que ya se veía de gran edad, tenia arrugas en su rostro y su cabello era blanco completamente recogido en una cebolla, pero su sonrisa y sus ojos azules como el mar te mostraban su amabilidad.

Señora: buenos días ¿Qué se le ofrece?
Tu: buenos días, vengo a dejar las llaves de la cabaña 23
Señora: oh por supuesto, firme aquí y ponga el numero

Te dio un gran libro donde se registraban las personas y sus idas. Escribiste todos los datos que se pedían, en el pusiste como representante solo el nombre de Tom puesto que este campamento era por parte de la policía alemana y le diste las llaves.

Tu: aquí tiene
Señora: muchas gracias espero que su estadía haya sido de gran agrado
Tu: sí muy lindo lugar, me encanto. Espero que podamos volver –sonreíste-
Señora: seguro que sí lo harán –sonrió.

Ella se veía muy segura de sus palabras tu solo te sentiste feliz de creerlo.

Tu: adiós

Te despediste de ella y mientras te ibas alejando un poco para avisarles a los chicos que ya habías entregado las llaves escuchaste.

Señora: adiós (tu nombre)

Esa vos susurrada te dio tremendo escalofrió  casi te quedabas paralizada pero lentamente decidiste voltear para preguntarle a la señora como sabia tu nombre si solo habías escrito el de Tom. Pero en cuanto lo hiciste no viste a nadie detrás del mostrador. 

Miles de preguntas cruzaron tu mente llena de dudas. No podías creerlo si había estado ahí una mujer y no pudo haber corrido en tan poco tiempo con tan gran edad ¿verdad?

Tu: {que raro…} –sentiste unas manos en tus hombros repentinamente y gritaste- ¡AAH!
Bill: wo ¿Qué te pasa? ¿estas bien? yo solo quería saludarte
Tu: sí…Bill estoy bien –respiraste nerviosa-
Bill: no lo pareces, estas muy pálida y tus manos tiemblan

Miraste tus manos y te diste cuenta que lo que decía era verdad.

Tom: nena ¿Qué te pasa? –preocupado-

De pronto todos te miraron, el sonido del ventilador de techo era todo lo que se podía oír  mientras que tu mirabas buscando algo. De pronto alguien apareció de detrás del local.

Chico: uf! –los vio- oh lo siento estaba acomodando una cajas en la bodega ¿vienen a entregar llaves?

Todos lo miraron.

Tom: de hecho sí (tu nombre) ¿las llaves?
Tu: ya las entregue
Chico: -extrañado- ¿ya entrego? ¿a quien?
Tu: a la señora
Chico: -aun mas extrañado- ¿Qué señora?
Tu: la que estaba ahí… -apuntaste pero nadie vio a nadie-

El chico a cargo fue hacia el libro, el cual estaba aun acomodado sobre la barra y reviso.

Chico: ¿cabaña 23?
Tom: sí
Chico: pues parece que todo esta en orden, espero hayan disfrutado su estadía, vuelvan pronto.

Aquel chico sonrió tranquilo y empezó a acomodar las cosas. Todos se quedaron en silencio y tu solo mirabas confundida e ida todo. De pronto cuando te ibas a girar para salir del lugar con los demás viste una foto. Estaba en blanco y negro pero al verla bien te diste cuenta de quien era, su cabello su sonrisa esa mirada comprensiva.

Tu: disculpa
Chico: ¿si?
Tu: ¿Quién es ella?

El chico miro la foto

Chico: era mi abuela, ella fundo este lugar con mi abuelo pero murió hace muchos años ya.

Fue la gota que rebasó el vaso, todo estaba mal aquí. Eso no podía ser, te decías y repetías  algo te había hecho mal. Quizás solo te habías confundido o el calor te había hecho ver visiones. Sí eso debía ser, solo eso. Pero por si las dudas a paso largo caminaste rápidamente hacia la camioneta donde te sentirías mejor, solo por el momento querías salir de ahí, no querías seguir buscando explicaciones de esto, era solo mejor olvidarlo. Te repetías.

En el camino pronto te relajaste de la experiencia vivida anteriormente porque a pesar de todo a ti vinieron los pensamientos sobre ¿Qué seguía ahora? Con tu vida, con Tom, con todo. Te preocupada algunas veces lo que el destino te deparaba ¿Qué tal si un día simplemente despertabas y toda tu vida pasada regresaba a ti? ¿Qué harías  O cuando todo esto de los bartonie se acabara y tuvieran que regresar a los Ángeles ¿Qué pasaría?

Miraste a Tom quien iba concentrado conduciendo  todos los demás se habían quedado dormidos y por eso iban tan tranquilos, admiraste por largos minutos a Tom quien de un momento a otro te miro y solo sonrió  le regresaste la misma sonrisa para después dedicarte a mirar el camino como todos los arboles pasaban rápidamente hasta que fuesen desapareciendo y se fuesen convirtiendo en casas y cada vez mas casas y luego edificios y ver el bullicio de la ciudad de nuevo contigo. ¿Qué pasaría?




Espero les guste, tengan un buen dia, noche, tarde :)



Guns!, guns!