Agentes especiales ;)

14 de mayo de 2013

Misión no.43 Unas buena vacaciones


El acaricio mi mejilla y acomodo mi cabello detrás de mi oreja mientras sonreía enternecido y sonrojado. Yo no podía hacer mas que mirarlo sorprendida.

Tom: te amo y lo único que deseo es que seas feliz ya sea a mi lado o no. Pero quiero tenerte conmigo todo lo que sea posible, hasta que nuestras almas se desgasten de tanto amor y me tengas que echar de tu lado porque ya te estrece o porque ya no me quieras…

A él sus ojos le brillaban cristalinos, yo de tan solo imaginarme una vida sin estar a su lado, estaba aterrada. Lo abrace fuertemente aun y si tuviera que pararme de puntitas para alcanzarlo aun mas.

Tu: no digas eso, te amo, te amo Tom. Haremos todas las cosas que quieras, haremos 
infinitas veces el amor de todas las maneras existentes pero no me dejes, te quiero conmigo siempre. En las noches y en las mañanas al despertar. No  me dejes, te amo…no se que haría sin ti mi amor.

El prosiguió abrazándote y hundió su rostro en tu cuello, ahí te beso delicadamente mandando un escalofrió que te recorrió toda la columna y dijo…

Tom: te lo prometo princesa, siempre haré lo mejor para ti y solo para ti. Te amo…



Capitulo 43


Después de que se tomaran un momento para hablar sobre lo que los acongojaba. Se dieron un pequeño beso de piquito y tomados de la mano siguieron caminando. Podían ver como algo a lo lejos los demás caminaban, pero todo se lo tomaron con calma y solo siguieron caminando sintiendo la piel de sus manos rosar entre sí.
Al llegar cerca del río él te ayudo a subir por algunas raíces de arboles muy grandes. Llegaron luego de un momento hasta donde estaban los demás, quienes habían acomodado algunas de sus cosas y se preparaban para nadar.

Tu: wow que bonito lugar
Bill: ¿verdad que sí? – sonrió- estas sin dudas son unas buenas vacaciones
Gustav: supongo que nos las merecíamos, digo después de arriesgar nuestra vida todos los días, debían darnos algo de diversión

El se quito su playera para quedar solo en short  playero. Rita presionaba el bote del bloqueador solar, pero al ver el cuerpo de Gustav bien formado, toda la crema cayó al piso. Te diste cuenta y la miraste como estaba toda embobada y como tiraba el protector al piso sin darse cuenta y no pudiste controlar tu risa, ella te miro y después se dio cuenta de la razón. Se asusto al ver la crema en el piso y dejo de presionar el contenedor.
Reíste por largos minutos donde casi te habías colocado muy roja del rostro. Los chicos te miraban confundidos y Rita sonreía sonrojada. Aunque Tom te pregunto porque era tu risa, no dijiste nada ya que no querías avergonzar a Rita o algo por estilo.

Ya después los chicos entraron al agua pero ustedes prefirieron ver un poco el paisaje desde unas rocas muy grandes que estaban en la orilla del río.

Rita: ¿Cómo te sientes?
Tu: bien ¿Por qué preguntas?
Rita: me pareció que estabas enojada con Tom puesto que estabas algo seria con él ¿se pelearon?
Tu: oh, no. No es eso, solo que pues son situaciones de pareja que de repente se dan
Rita: pero lo arreglaron ¿verdad?
Tu: sí, no te preocupes, estamos bien
Rita: que bueno

Ella sonrió y luego miro hacia el cielo, el cual relajaba ya que eran poca las nubes que lo cubrían pero el verlas avanzar lentamente con la suave brisa veraniega era un gran placer.
Luego de un rato los chicos regresaron, venían jugando carreras entre ellos. El ganador fue Tom, en segundo Gustav y al final Bill al cual le dio un calambre en la pierna.
Nosotras solo reíamos de todas las tonterías que hacían, luego de eso Rita les ofreció jugar voleibol en el agua, corrió por la pelota y regreso ya con solo su traje de baño puesto.

Yo los miraba sentada desde la misma piedra pero con mis pies dentro del agua meneándolos lentamente. Tenia mis gafas para el sol en mi mano mientras disfrutaba de la brisa moviendo mi cabello. Unos minutos después Tom nado hacia donde estaba, cuando llego cerca de mis pies se tomo de ellos levemente para verme. Luego recargo su mentón en mis piernas con medio cuerpo en al agua.

Tom: ¿pensativa?
Tu: un poco…-sonreí- ¿te diviertes?
Tom: sí pero no tanto como cuando estoy contigo – sonrió.

Estábamos algo separados de los demás mientras solo oíamos sus gritos de emoción en el juego. En realidad no decíamos mucho simplemente estábamos tranquilos.

Tu: sabes, me gustaría volver a visitar un lugar así  no se, no solo dejarlo como un simple recuerdo
Tom: sí, seria algo realmente malo si no volviéramos, quizás en las vacaciones
Tu: del otro año supongo, porque ya casi viene el invierno, el agua se congelara
Tom: aunque…seria también algo  bueno venir con la nieve cubriendo todo el lugar
Tu: oohh sii, cabañas hogareñas y tomar chocolate frente a la chimenea

Yo sonreí ilusionada y llena de ternura al imaginarme toda una escena romántica de libro en la cabaña frente a una chimenea mientras afuera la nieve cayendo como  una lluvia blanca y pura.

Tom: juntos, solo los dos. Te abrazaría cubriéndonos con un cobertor tibio y dormiríamos juntos todo el tiempo, siempre yo protegiéndote.
Tu: oh vaya me han cambiado a mi rudo señor kaulitz por el romántico ¿Cómo así y ni me dijeron nada?

Sonreí enternecida por su rostro sonrojado mientras me miraba.

Tom: bueno cariño somos todo un paquete – rió con ego.
Tu: mmm… y por curiosidad ¿Cuántos son?

Tome algo de agua acunándola en mi mano y se la deje caer en su espalda para que el sol no lo quemara, mientras hablábamos.

Tom: mm…esta el Tom rudo, serio, guapetón,  cómico,  dormilón,  comelon, aventurero, romántico,  cariñoso, apapachable y sobre todo el sexoso –guiño- pero mi bella dama son muchos mas que usted descubrirá.
Tu: esa idea me gusta mucho .-sonrisa tierna.
Tom: pero sobre todos ¿sabes cual es el mas importante?
Tu. Ah, ¿Cuál?
Tom: el que te ama mucho y siempre quiere demostrártelo

Él se levanto en sus brazos hasta tu altura, tomaste sus mejillas y seducidos enamorados se dieron un tierno beso el cual les haca sentir y flotar aquellos sentimientos de tenerse el uno al otro en ese instante, momento, vida.

Luego de eso estuvimos platicando de otras cosas, bromas y de mas. Tom me aventaba agua porque quería que me metiera al rio con él, pero yo no estaba dispuesta a entrar al agua aun. Amenazo con obligarme, intente huir pero me tomo de las piernas, dejándome acostada de estomago contra la piedra mientras mis manos intentaban tomarse de algo antes de que el me jalara dentro del agua. Grite e intente patalear para zafarme de su agarre pero no lo logre, al final termine siendo llevada por él debajo del agua con todo vestido, sandalias y lentes en mano. Nade hacia la superficie para tomar algo de aire y gritar.

Tu: ¡TOM! ¡mi vestido! –mirada asesina.

El nado un poco alejándose mientras sonreía.

Tom: me hiciste hacerlo a la mala .-rio.
Tu: ¡uggh! Me debes sandalias  y ropa nueva
Tom: lo que quieras –te aventó un beso.

Salí del agua empapada con todo el peso de mi vestido al doble, los chicos no paraban de reír  Camine hacia donde las bolsas y me quite mi vestido para colgarlo en una rama de árbol. Debajo de este traía mi traje de baño así que no había nada malo. Regrese al agua y esta vez si entre por mi propia decisión.
Comenzamos retos de voleibol en el agua entre todos y sinceramente fue muy divertido. Siempre había mas de una razón por la cual reír  luego de eso salimos y comimos un poco. Como ya era algo tarde decidimos regresar, ninguno quería encontrarse con animales salvajes o algo por el estilo.

Ya en las cabañas, entre a darme un baño y lavar mi cabello, no quería que se maltratara. Al salir era el turno de Tom, mientras él se bañaba yo aproveche para cambiarme y colocarme algo mas abrigador. Me había recostado un momento puesto que estaba algo cansada mientras jugaba con mi celular. Tom salió del baño y busco ropa para cambiarse, ya cuando estuvo listo salimos de la cabaña hacia la fogata porque asariamos malvaviscos mientras contábamos historias de terror.

En todo el momento estuve entretenida en ver como se cosían mis malvaviscos. Tom me tenia sentada entre sus piernas como una niña pequeña mientras sus brazos me rodeaban y mi nuca estaba recargada en su hombro. Yo le daba de comer malvaviscos en la boca mientras tanto. Ya después las historias de terror comenzaron y realmente los chicos que acabábamos de conocer sí que contaban buenas historias. Tanto que realmente olvide que comía algo, puesto que mi cuerpo se había quedado en automático y para cuando menos me di cuenta ya no tenia malvaviscos.

Sus historias eran realmente aterradoras, yo me pegaba aun mas a Tom quien sonreía divertido de mi inocencia. Rita abrazo a Gustav fuertemente cuando alguien dio un salto fantasmal con una horrible mascara de la nada. Todas las mujeres y Bill gritamos con fuerza  aterradas, los demás chicos incluidos Gustav y Tom sabían de la bromita, solo rieron divertidos de nuestras caras pálidas y que casi, casi estuviéramos ahogándolos con fuerza debido al miedo.
Ya luego de eso, cada quien se fue a su cabaña puesto que el sueño nos vencía a todos.

Tu: no se vale, sí me asuste mucho. Que tramposo eres no me dijiste nada –le enseñaste la lengua-
Tom: bueno realmente yo no planee nada ellos solo me dijeron que lo harían
Tu: aun así

Entraron a la cabaña, te deshiciste de tu calzado y subiste a la cama para cobijarte. La noche estaba algo fresca y realmente querías dormir. Luego de que Tom fuera al baño regreso y apago la luz. Entro a la cama y se estiro un poco. Luego de eso se quedaron dormidos.

Unos horas después escuchaste un ruido. Te despertaste algo confundida y asustada por saber que era lo que había sido, pero viste como todo estaba a oscuras y la luz de la luna dibujaba las figuras que se encontraban afuera. Podías escuchar como algo rasgando la puerta de entrada, tomaste la sabana asustada cubriéndote un poco. Luego algo golpeo el vidrio de la ventana y rápidamente te cubriste toda. Tenias miedo puesto que las palabras de terror de hacia unas horas se repetían en tu mente como eco, mas aun porque trataban sobre este lugar y un asesino serial.
Sigilosamente te deslizaste hacia Tom quien te daba la espalda profundamente dormido.

Tu: Tom…-susurraste- psst! Tom…

Lo moví un poco mientras miraba haca la ventana vigilando un poco.

Tu: Tom! –susurraste mas fuerte.
Tom: ¿mmm?
Tu: escucho ruidos raros afuera –voz baja.
Tom.: es el viento…-somnoliento-
Tu: no, es algo que rasga las puertas –miedo.
Tom: ya duérmete…-adormilado.

Me quede unos segundos sin molestarlo mientras seguía oyendo cosas raras que cada vez me daban mas miedo. Cuando un ruido de una rama rompiéndose se escucho fue cuando me pegue a la espalda de Tom casi como sanguijuela, me aferre a él escondiendo mi rostro en su espalda, abrazándolo por la cintura y cubriéndome toda con la sabana
Luego de unos minutos de esperar mi muerte segura luego de que alguien entrara por la puerta, por fin me quede dormida con toda mi paranoia.

A la mañana siguiente me encontraba con mis ojos cansados y con un poco de ojeras debajo de ellos debido a mi desvelada de anoche por el miedo. Me encontraba sentada arrullándome en mis propias piernas mientras mis ojos se cerraban y abrían lentamente. Los demás preparaban algo de desayunar por mientras.

Bill: oh vaya (tu nombre) si que te ves mal, debiste haberte maquillado
Tu: -ojitos pequeños- gracias –sarcasmo- no sabes cuanto has levantado mi animo
Bill: no era broma, solo soy sincero – bebió de su termo-
Tu: {me vengare} …

Preferí guardar silencio y esconderme entre mis piernas para dormir un poco.

Rita: pues ¿Qué le paso? ¿Por qué esta asi?
Tom: anoche después de la fogata estuvo de paranoica pensando que había algo afuera de las cabañas
Rita: oh vaya, yo también me asuste mucho por las historias de terror pero estaba tan cansada que caí dormida como un tronco y no supe de mi – sonrió-
Bill: ¿osea que pudieron violarte y tu ni en cuenta? –sorprendido-
Rita: soy de sueño pesado –sonrojada sobando su nuca-
Bill: Bueno Gustav al menos no te reconocerá si lo llegas a hacer

Gustav, quien bebía algo de café, solo se coloco algo sonrojado prefiriendo ignorar el comentario ya que todos estábamos presentes. Pero se veía que si le había afectado la bromita.

Rita: bueno amiga toma algo de café para que despiertes y no estés así
Tu: ..ok…

Luego de desayunar y que yo bebiera tres tazas de café. Hubiese tomado mas pero Tom me detuvo. Pasamos el resto del día disfrutando al máximo sus estadías  Camine con Rita por el lago admirando el paisaje y conociendo gente. Luego fuimos a pescar con Gustav quien realmente era paciente a que los peces picaran. Ahí deje a Rita a solas con él ya que pensé que lo necesitarían. Los gemelos practicaban esquí acuático así que preferí no molestarlos, seguí caminando por el lugar viendo diferentes personas practicando juegos. Como me dio algo de sed fui a una maquina de sodas. Luego de tener mi soda en mano camine hacia mi cabaña y me senté en el barandal de madera que estaba en el pequeño pórtico de enfrente  Subí una de mis piernas y la otra la deje colgar, acomode mi vestido de manera que no se viera mas de los debido y me dedique a sentir la suave brisa del lugar. Cerré mis ojos debido al cansancio pero sin embargo no me dormí ya que no quería caer y terminar con enorme chipote en mi cabeza.

En todo el rato que estuve ahí me percate de la presencia de mucha gente, señoras con sus hijo y algunos jóvenes. Muchos chicos me miraron, me sentía linda cada vez que alguno me miraba embobado pero sin embargo no aparentaba prestar atención ya que mis ojos solo estaban concentrados en Tom y en todo lo que estábamos viviendo en este tiempo juntos. Hablando de él, luego de unos minutos después llego conmigo, me miro  sonriendo divertido, venia en sandalias, short playero y una camisa blanca, su cabello se veía húmedo y eso solo alteraba su sensualidad  Camino hasta mi lado tranquilo y con ese aire de ego.

Tom: hola linda ¿Por qué tan sola?
Tu: mmm, disfruto de la naturaleza
Tom: ¿no te gustaría disfrutarla conmigo? – sonrió-
Tu: ja! ¿Qué te hace tan especial bombón?
Tom: muchas cosas
Tu: ¿Cómo cual?
Tom: soy guapeton – reíste- ademas un apuesto policía –te guiño el ojo-
Tu: mm…no lo se, necesitas algo mas para atraparme – sonreíste-
Tom:¿Qué te parece esto?

Te enseño el anillo de matrimonio que portaba al igual que tu el tuyo.

Tu: oh vaya, ¿entonces es usted mi marido? Perdone es que perdí mi memoria y no lo recordaba

Reíste mientras te sentabas bien en el brandal para verlo frente a ti, el se acerco y coloco sus manos sobre tus piernas y de ahí  a tu cintura.

Tom: bueno eso tiene arreglo preciosa ¿Qué tal si entramos a  nuestra cabaña para  demostrarlo?

No aguantaste mas y solo diste una carcajada llena de diversión, Tom rió contigo mientras ambos se abrazaban divertidos.

Tom: ¿entonces esposa?
Tu: me temo que debo rechazar su petición esposo mio, puesto que aun es muy temprano y quiero disfrutar el día. Pero tenga por seguro que sí acepto su idea.
Tom: bueno, tenemos toda una vida para demostrarle mi amor, puedo esperar.

Me dio un tierno beso mientras me cargaba en sus brazos, cruce mis piernas en su cintura y mis brazos en su nuca mientras lo besaba de una manera en que nuestras narices chocaban  una contra la otra. En definitiva estas eran las mejores vacaciones que podía desear y no me importaba ni mi pasado ni futuro lo único que quería era disfrutar este presente con él.

Luego de eso la noche llego y yo no podía mas. Estábamos de nuevo en una fogata mientras todos contaban historias, pero la verdad era que yo estaba mas cabeceando que nada. Me acurruque cerca de Tom y cerré un poco mis ojos pero al mismo tiempo me obligaba a resistir. Luego de unos minutos Tom se levanto y yo lo mire confundida.

Tu: ¿Qué pasa?
Tom: pasa que es mejor que vayamos a dormir
Tu: pero aun es temprano
Tom: sí pero tu ya no resiste. Anda vamos
Tu: pero tu aun no tienes sueño, mejor voy sola
Tom: no mujer, ya dije que me voy contigo
Tu: ..ok – resignada.

Se despidieron de los demás y ambos caminaron hacia la cabaña.
Al entrar podía sentir la calidez del lugar, afuera ya estaba refrescando. Camine hasta donde estaba mi ropa acomoda y busque alguna pijama. Encontré una muy linda en estilo vestido pequeño. Me quite mi ropa quedando en interiores. Me despoje de mi brasier y me sentí mejor, mas libre. Sin girarme me coloque la pijama encima y ya cubierta ahora si gire de nuevo hacia donde estaba Tom quien también se había colocado su pijama.

Tu: iré a lavar mi cara

El asintió y camine descalza al baño. Mire mi rostro cansado en el espejo. Lave mi rostro, seque y apague la luz. Al salir sentí como alguien me tomaba en sus brazos. La luz estaba apagada y solo la luna ayudaba.

Tu: ooh, ¿Qué pasa?

Tom rió y camino conmigo hacia la cama

Tom: es un servicio de transporte
Tu: oh vaya, me gusta ¿Cuánto cobra?
Tom: dos besos por ida.
Tu: bueno

Te recostó delicadamente en la cama y lo miraste

Tu: aqui tiene

Tomaste delicadamente sus mejillas dándole dos pequeños besos.

Tom: espere, su cambio

Se acerco y te dio otro beso

Tu: que buen servicio – sonreíste-

El subió a la cama por sobre mi cuerpo, aproveche y le di una nalgada divertid.

Tom: hey, sin dañar el transporte, que le cobrare caro
Tu: oops! Lo siento

Luego de eso se recostó a mi lado pasando su brazo por sobre mi cintura y colocando su rostro en mi hombro. Pase mi mano por detrás de su espalda y él se recostó mas cerca de mi pecho. Acaricie su cabello mientras miraba el techo, jugué delicadamente con su cabello haciéndole piojito.

Tom: sigue así y me tendrás rendido sobre tu cuerpo

Reí delicadamente sin dejar de tocarlo

Tu: no me seria un castigo

Tom rió, luego me dio un tierno beso en uno de mis pechos, después se acurruco un poquito mas a mí

Tom: bueno puedo acostumbrarme

Después de eso dure algunos minutos mirando el techo, sintiendo el tiempo pasar. Me di cuenta cuando Tom por fin se durmió ya que su cuerpo se relajo aun mas sobre mí y su respiración se volvió mas lenta. Baje mi mano a  su espalda y tan pronto cerré mis ojos, también caí profundamente dormida.





Hi!!
Bueno queri avisarles que si ven que casi no subo capis es porque estoy en trabajos finales en la facultad y pues sí me ocupan algo de tiempo -.-' pero intentare subir no tan separados los capitulos uno de otros C: Nos vemos despues, se cuidan, ciao!

Piojito: masajear levemente la cabeza con la yema de los dedos, lo que provoca que te relajes y te de sueño >.<!!

1 de mayo de 2013

Misión no. 42 Promesas para un futuro incierto


Ambos lo buscamos y después lo vimos junto a varios chicas quienes se veía venían a divertirse todas juntas. El sonreía l ser el único hombre ente ella, mientras parecía les contaba alguna historia ya que ellas reían.

Tom: afortunado…-susurro-

Le diste un codazo en las costillas

Tom: auch!
Tu: sígue de chistosito –molesta.

Tom comenzó a reír de mi enojo pero luego me abrazo, obviamente yo no le din un abrazo de regreso puesto que seguía “molesta” luego mire el fuego de la fogata mientras el besaba mi mejilla y parte de mi cuello. Podía oír la voces de Rita y Gustav mientras hablaban peor en realidad no estaba pendiente de lo que decían.

Comimos algunos  malvaviscos y sándwiches de malvavisco con galletas y chocolate. Nos pasamos platicando un largo rato, ya después el sueño comenzó a ganarme. Decidí ir a dormir, Tom me acompaño y al entrar a la cabaña él apago la luz. Este día había sido agotador asi que solo nos recostamos, él abrazado de mi cintura en forma de cucharita.

Podía escuchar el sonido del viento chocando con las ramas de los arboles y como afuera todo era obscuridad, la luz de la luna entraba algo leve por al ventana, pero preferí volverme a dormir antes de oír o ver algo inexplicable.



Capitulo 42


Escuche algo de ruido de aves, abrí lentamente mis ojos y había mas luz en la habitación. De pronto vi a Tom quien estaba acomodándose una chaqueta.

Tu: ¿A dónde vas? –adormilada.
Tom: correré un rato –tranquilo- veré que lugares hay. Duérmete no te preocupes
Tu: esta bien, ten cuidado

Tome la colcha para cubrirme un poco, unos segundos después él se acerco para darme un beso en la mejilla. Luego solo escuche cuando cerró la puerta.
Mientras tu seguías durmiendo Tom calentó un poco los músculos y después de eso comenzó a trotar alrededor del campamento. Miro como era todo el lugar, el lago y los caminos que había en el bosque y hacia donde llegaban

De regreso en la cabaña. Todo estaba en silencio, sentías las suaves sabanas acariciando tu piel, pero luego de un rato que el sol comenzara a calentar mas, te dio algo de calor así que las quitaste de  tu cuerpo.

Estaba con una blusa floja blanca que ademas era muy delgada, debajo de ella no traía brasier puesto que me sentía mas cómoda sin el, ademas de unas braguitas negras y eso era todo lo que me acompañaba. Comencé a batallar para dormir, me di vuelta quedando sobre mi estomago, subí mi pierna izquierda a la altura de mi cintura y así intente volver a dormir. De pronto escuche que la puerta se volvió a abrir.

Tu: {debe ser Tom, ya volvió de correr}

Suspire intentando volver a dormir, escuche leves pasos y luego de eso el peso de alguien sobre mi. Alguien que realmente estaba caliente. Beso mi cabeza, luego de eso mi oreja, mi mejilla y pude sentir su tibio aliento. No abrí mis ojos puesto que quería seguir durmiendo, pero el sentir su mano sobre uno de mis senos masajeándolo  me desconcertó.

Abrí mis ojos e intente mirarlo un poco.

Tu: ¿me perdí de algo? –extrañada.

El rió con una voz ronca mientras masajeaba sus caderas contra mi cuerpo. Quito mi cabello un poco y beso mi cuello. Levante un poco mi rostro para darle espacio, su mano había dejado a mi ya tentado seno pero ahora se deslizaba por mi estomago entre el colchón  bajo hacia mi vientre y por sobre mi ropa interior comenzó a masajearme. Instintivamente cerré mis ojos respirando hondo y levantando mi trasero al encuentro de su pelvis.

Tu: ..To..om…-jadee.

El sonreía mientras seguía besándote el cuello, disfrutaba el ver como intentabas escapar de su agarre pero mas te enterrabas en su duro bulto. Era como que querías pero a la vez no.
Luego de que lograra levantarme en mis rodillas, aun debajo de él. Tom también se coloco sobre las suyas pero a los costados de las mías  Logre sostenerme en mis brazos, quedando en posición de 4 y el también pero sobre mí. Él era mas alto que yo, así que quedábamos bien. Siguió acariciándome sobre mis prendas intimas mientras yo seguía meciéndome  restregándome en su cuerpo como hipnotizada. Jadeando la dulce sensación de sus habilidosos dedos.

Deslizo una de sus manos mientras que con la otra se sostenía, hasta mis pechos de nuevo, como mi blusa colgaba fue fácil el entrar. Acaricio mis pechos deslizándose de uno a otro. Intente sentarme aun dándole la espalda, me ayudo a quitarme por completo mi blusa, me recargue en su duro pecho con mi nuca en su hombro mientras él besaba mi cuello y con ambas manos masajeaba mis senos. Amaba la sensación de sus grandes manos cubriéndolos. Estábamos sentados sobre nuestros talones mientras yo estaba entre sus pierna, podía sentir el calor de su cuerpo inundando el mio, gemía en cada dulce sensación de sus manos apretujando. Como sus dedos retiraban mis pezones hasta colocarlos hinchados y rojos. Beso mi cuello mientras yo lo deseaba ya conmigo, me sentía mas que húmeda y preparada para él cuando escuche su ronca voz.

Tom: ¿puedo ser rudo?...

Beso de nuevo mi cuello mordiéndolo levemente. Ahogue un gemido por la grandiosa sensación de su lengua y sus dientes dándome placer.

Tu: ..sí…

Fue lo único que pude decir. Lo sentí tomarme de los hombros e inclinarme hacia la cama. Quede con mi mejilla hacia las sabanas y mis manos a mis costados. Aun así tenia mis rodillas flexionadas.

Tom: quédate quieta…

Obedecí y solo escuche, el sonido de su ropa cayendo al suelo. Mordí mi labio al imaginarlo desnudándose justo detrás mio. Un escalofrió recorrió mi cuerpo al sentirlo detrás de mi trasero tomando mi pequeña prenda interior bajándola delicadamente por mis piernas. Dejando todo mi cuerpo a su expectativa. Me sentí sonrojar al saber que él podía verme como quería en ese momento.

¿Qué le había sucedido? No tenia idea, pero de alguna manera me encantaba esa actitud posesiva y mandona.  Sentí su cálida respiración recorriendo mi columna, los vellos de la nuca se me erizaron al sentir su desnudes sobre mi cuerpo. Su duro miembro chocando con mi trasero, fue todo un placer.
Beso por toda mi columna, eran dulces besos húmedos y tentativos. De pronto subió de nuevo a mi oído. Inmediatamente abrí mi boca en un grito largo de placer al sentirlo hundirse en mi interior. Mis manos subieron para arrugar las sabanas en mis puños mientras mi cuerpo deseaba quererse mecer contra su pecho. Sus rodillas abrieron mas las mías para entrar mas profundo. Podía sentir su hinchado y duro miembro llenándome de una manera excepcional.

Sus duros pectorales chocaban contra mi espalda mientras el gruñía a ojos cerrados cerca de mi hombro. Cuando estuvo dentro de mi se quedo quieto unos segundos mientras nos acomodábamos mejor, su pecho contra mi espalda. Sus manos cubrieron las mías quienes se aferraban con fuerza a las sabanas.

Tom: oh nena, estas tan húmeda y caliente…-beso tu hombro- me haces sentir tan bien…

Mis mejillas estaban rojas, mi boca entreabierta y mis parpados apretados entre sí. Un pequeño hilo de voz salía de mí interior, pero sentía que lo único que quería hacer en ese momento era gemir. Cuando el comenzó a empujarse contra mi cuerpo y hundirse mas y mas para luego salir y volver a entrar, fue mi perdición. Seducida, me acomode a que mi feminidad quedara mas expuesta para él y sus caderas empujando.
Tanto era su tamaño dentro de mi que podía sentirlo en mi vientre moviéndose.
Se sostuvo en sus brazos y después yo también me levante en los míos  empujo y empujo. Eramos como dos animales en celo gimiendo, humedeciéndonos y sintiendo mil sensaciones en un apasionado momento.

Sus penetraciones se volvieron mas rápidas y ágiles, se levanto en sus rodillas tomándose de mis caderas, me jalaba pero él también empujaba contra mi cuerpo, cada vez mas rápido cada vez mas delicioso. Yo no podía hacer mas que  encorvar mi cuerpo, podía sentir la luz en mi rostro. Bueno la poca que entraba por las ventanas. Ambos jadeábamos juntos sin parar, luego los gemidos se hicieron presentes, temí porque alguien escuchara pero pronto me olvide  de eso y solo me ocupe en disfrutarlo en este momento.

Tom dejo caer su cuerpo sobre el mio mientras seguía empujándose, sus labios besaron mi espalda ansiosos por probar mi piel, sus manos bajaron a mis senos y comenzaron a masajearlos, el sudor de nuestros cuerpos se mezclaba al éxtasis  Podía sentir su piel resbalándose con la mía  El calor en la habitación aumentaba mientras que nosotros seguíamos hundidos completamente en nuestro momento pasional. Creo que el bosque hacia sentir esa sensación cada vez mas salvaje.
Tom me apretó mas profundo contra sus caderas cuando sintió que mi cuerpo comenzaba a tensarse al suyo.

Tom: oh dámelo nena

Mordía mi labio inferior demasiado excitada como para hacer algo mas. De pronto no soporte mas y di una exhalación con un grito en ella, apreté contra él al sentirme venir. Mi respiración era profunda y el corazón me latía a mil por hora. Caí de rostro hacia la cama mientras el seguía empujándose dentro mio, unos segundos después lo sentí venirse aun en mi interior. Gemí extasiada de sentirlo recorrerme por dentro, inundándome con su semilla en todo mi interior.

Levanto su rostro al dejar salir su éxtasis  Sus manos aferradas a mis caderas y él aun de pie en sus rodillas. Intentamos recuperar las respiraciones por largos minutos. Todo mi cuerpo temblaba en respuesta a él. Me sentía débil pero feliz. El se separo un poco y sentía nuestra humedad recorrerme entre las piernas y en caída por ellas. La falta de él en mi interior, inconscientemente me hizo empujarme de nuevo a su cuerpo robandole un gemido inesperado. Rió divertido por mis suaves movimientos.

Tom: ¿te gusto?

Su voz era ronca  y profunda, yo no podía decir ni pió. Pero asentí tímida aun recostada en las sabanas con mi trasero en su búsqueda.

Después de eso nos separamos y me gire esperándolo. Se recostó sobre mi cuerpo algo rendido. Abrí mis piernas para que él quedara entre ellas. Acaricie su espalda mientras lo veía recuperar su respiración. Luego de unos minutos de silencio me miro. Yo aun tenia mis mejillas rojas.

En la habitación podía sentirse el calor encerrado y el olor a sexo. Nuestro poros expulsaban nuestro éxtasis, pequeñas gotas de sudor cosquilleaban en muchos lugares.

Tom: doble ejercicio – sonrió.

Sonreí algo tímida  pero la pequeña obscuridad me ayudaba. Se volvió a colocar sobre sus brazos encima de mí. Le mantuve la mirada hasta que él me cubrió de nuevo con todo su candente cuerpo, sus labios húmedos y delicioso besaron los míos  Pase mis uñas por su cabello en busca de mas de él y su sabor. Empezamos con besos profundos y apasionados. Donde nuestras lenguas luchaban entre ellas y nos robábamos el aliento.

Cruce mis piernas alrededor de sus caderas y empuje las mías en busca de su miembro. Podía sentirlo despertar de nuevo mientras que cínica me frotaba contra él.
Rió en medio de nuestros besos, se acomodo exactamente en mi centro y de nuevo me penetro. Gemí apretándome mas a él. Caímos a la cama y mis piernas se enlazaron a las suyas. Mientras se mecía gimiendo en cada penetración cerca de mi oído. Deslice una de mis manos a su trasero. Luego baje ambas manos, apreté esas duras y trabajadas nalgas traviesa.

Tu: ammm!…Tom..-susurre mordiendo levemente mi labio.

así proseguimos a seguirnos amándonos por otro largo rato. Meciendo nuestros cuerpos el uno contra el otro y sintiéndolo hundirse muy profundo en mi interior.

..….

Rita: oigan y ¿(tu nombre)?
Bill: con Tom –tranquilo.
Rita: sí ¿pero donde están?
Gustav: en su cabaña
Bill: haciendo…-pensó- cosas
Rita: ¿a estas horas?
Bill: linda, para el amor no hay tiempo ni espacios – rió.
Rita: pero alguien podría escuchar ¿no? Hay niños
Bill: estuvimos manteniendo a la gente alejada de su cabaña diciendo que había insecticida por termitas – rió.
Rita: ja-ja que mentiroso, ademas no creo que sean tan escandalosos. Son personas serias
Gustav: quizás
Bill: será porque no convives con ellos, (tu nombre) tiene una risita que puede oírse a 4 cuadras de distancia
Rita: ¡ja! Lo dice el señor, tengo mujeres riendo conmigo en mi cabaña toda la noche
Bill: -serio- no me recuerdes eso
Rita: ¿por? ¿no pudiste con todas?

Ella y Gustav dieron pequeñas risitas burlonas, pero Bill se había abrazado a sus rodillas

Bill: jugamos toda la noche cartas, para ver quien terminaba desnudo primero…
Rita: ¿Quién gano? –tranquila y curiosa.
Bill: ellas – tímido se escondió entre sus piernas.
Rita: ¿eso es malo? Eran 3 mujeres para ti solo
Bill: no quiero recordarlo –con miedo- aun me siento violado

Ella vio como Bill se mecía en sus talones y prefirió no seguir traumatizándolo así que ayudo a Gustav a acomodar todo para la comida.

Unos minutos después salió Tom de la cabaña muy tranquilo mirando todo, acomodaba su playera blanca, achicando sus ojos por la molestia que causaba el sol en ellos.

Tom: hola a todos
Rita: hallo –tranquila.
Gustav: buenas tardes

Tom miro como Bill dibujaba con su dedito en el piso aun susurrando cosas y mesiendose.

Tom: ¿Qué le hicieron?
Rita: creo…-miro a Bill- que lo violaron

Tom arqueo ambas cejas sorprendido pero no dio mas importancia, prefirió dejarlo solo 
pensando.

Rita: y ¿(tu nombre)?
Tom: ahorita sale, esta terminando de bañarse
Rita: sí, se levantaron muy tarde hoy –mirada picara.
Tom: eeh…estábamos terminando de acomodar el equipaje –rio sonrojado-

Ella solo sonrió sabiendas de cual era la verdad. Pero tranquila al saber de que eran felices, ellos siguieron preparando todo para comer.

Cubrí mi cuerpo con un vestido verde era holgado y fresco, con varias retazos de tela que jugaban coquetos, pero era lo que necesitaba. Deje mi cabello suelto para que cubriera mi cuello y hombros que estaban algo rojos por la fricción de sus labios. Salí en con  unas sandalias  de broche en tobillo, al instante sentí la frescura de la brisa. Cubrí un poco mi rostro por el sol y camine a donde estaban los chicos. Vi a Bill alejado de todos, tal parecía que algo le afectaba.

Rita: ¡amiga! ¡holaa!

Ella como siempre me saludaba muy feliz de verme de nuevo. Me alegraba tanto su actitud tan llena de energía, Gustav acomodaba algunas loncheras y solo me sonrió tranquilo. Pero cuando mire a Tom me sentí estremecer  el sonrió pero yo quite mi mirada hacia otro lado.

Tom se sintió algo rechazado por ti, estabas actuando algo alejada de él. Ni siquiera lo habías mirado, ni un solo beso en todo el rato que comieron. Así se la pasaron, había algo de silencio entre ustedes, Tom te buscaba la mirada pero tu preferías evitarlo. Hasta habías molestado a Bill un rato para que por fin riera, pero con él nada.

Rita: vayamos al rió!
Bill y Gustav: ¡vamos!

Todos tomaron sus cosas para nadar y con unas mochilas con sus toallas y demás caminaron hacia el rio. Llevaste tu gran bolso y caminaste tranquila mirando todo. En todo el rato Tom camino detrás de ti confundido por tu actitud. De pronto se dio cuenta de algo. Lo estabas mirando pero solo por el rabillo de tu ojo. Cuando el te sonrió tus mejillas se colocaron rojas y te giraste por completo.

Tom: {te tengo} – rió.

Cuando estuvieron cerca de su destino el avanzo rápido y te tomo de un brazo, acomodándote frente a frente. Te habías asustado pero al verlo serio mirándote, con esos ojos cafés almendrados, tan radiante y sexy como siempre, sentiste tu corazón detenerse.
Bajaste tu mirada algo tímida y miraste sus manos masajeando delicadamente las tuyas.

Tom: me dirás que te pasa?
Tu: eh?
Tom: has estado evitándome desde que salimos de la cabaña
Tu: no..yo..-nerviosa.
Tom: no tengas miedo, dímelo – sonrió.
Tu: no te evito…es solo que...—miraste distraída hacia un lado-
Tom: ¿solo que? Oh vamos (tu nombre) hace un tiempo atrás no podía callarte por mas que te dijera que lo hicieras, eras toda una Cacatúa y ahora no puedes decirme algo sencillo – sonrió.
Tu: ¡oye! –ojos entrecerrados. No soy una cacatúa, no porque tu me hicieras enojar todo el tiempo, con tu actitud engreída por ser el policía macho que no necesitaba que nadie le hablara y que siempre estaba de un humor de los mil demonios, como si todo en el mundo le molestara o como si tuviese un periodo pre-menstrual que lo hiciera hacerse todo un bipo…

El coloco su dedo en tus labios mientras sonreía mas que divertido al verte toda molesta y a la defensiva como siempre solías serlo.

Tom: ¿ves? Cacatúa

Acerco su rostro al tuyo rosando nariz con nariz feliz, mientras que tu no podía quitar ese cara de sorprendida y sonrojada. Después de eso te relajaste y lo miraste.

Tu: solo me sentía algo tímida contigo…-susurraste.
Tom: ¿ tímida? –confundido.
Tu: sí…-mordiste tu labio- después de lo que hicimos en la cabaña, yo…yo me sentía algo tímida  apenada o no se, simplemente el verte me hacia recordar todo lo que hicimos allá dentro y me sentía.. tímida. Yo nunca había hecho algo así de…apasionado con alguien y…

Bajaste tu mirada sonrojada

Tu: y me alegra mucho haberlo hecho –lo miraste- me siento la mujer mas feliz del mundo, enserio pero no puedo evitar este sentimiento de timidez a tu lado. Es todo

Sonreíste mas tranquila mientras el te miraba algo sorprendido por tus palabras, el pensaba que estabas molesta o enojada por algo que había hecho mal. En realidad se estaba preocupando mucho pero al oírte decir eso, su alma volvió a su cuerpo.

Tom: oh pequeña molestias

Te tomo en sus brazos hundiéndote en su pecho, entre sus duros músculos  Te sorprendiste pero luego de sentir el aroma de su perfume tan exquisito y el aroma de él, tan masculino. Hicieron que tus piernas temblaran, pero al sentirte entre sus brazos y la tela de su camisa rosando tu rostro, eso era el cielo. Beso tu cabeza mientras sonreía.

Tom: pensé que me odiabas
Tu: oh no, no, nada de eso –lo miraste inocentemente.
Tom: -sonrió- ¿sabes? Haremos muchas mas cosas como esas, así que no debes ponerte así  Te amo, como nunca he amado a nadie y me encanta saber que eres tu con quien comparto ahora mi vida. No tienes porque avergonzarte es algo normal que todas las parejas hacen y mas si es con un sentimiento verdadero, puro y que ambos deseaban. Yo también me siento nervioso al verte –se sonrojo- pero es porque no puedo creer que seas tu quien haya estado conmigo, eres tan hermosa, bella e inteligente que me siento tan poca cosa

El acaricio mi mejilla y acomodo mi cabello detrás de mi oreja mientras sonreía enternecido y sonrojado. Yo no podía hacer mas que mirarlo sorprendida.

Tom: te amo y lo único que deseo es que seas feliz ya sea a mi lado o no. Pero quiero tenerte conmigo todo lo que sea posible, hasta que nuestras almas se desgasten de tanto amor y me tengas que echar de tu lado porque ya te estresé o porque ya no me quieras…

A él sus ojos le brillaban cristalinos, yo de tan solo imaginarme una vida sin estar a su lado, estaba aterrada. Lo abrace fuertemente aun y si tuviera que pararme de puntitas para alcanzarlo aun mas.

Tu: no digas eso, te amo, te amo Tom. Haremos todas las cosas que quieras, haremos infinitas veces el amor de todas las maneras existentes pero no me dejes, te quiero conmigo siempre. En las noches y en las mañanas al despertar. No  me dejes, te amo…no se que haría sin ti mi amor.

El prosiguió abrazándote y hundió su rostro en tu cuello, ahí te beso delicadamente mandando un escalofrió que te recorrió toda la columna y dijo…

Tom: te lo prometo princesa, siempre haré lo mejor para ti y solo para ti. Te amo…




Juuu...que lindos C:Espero les guste,
 muchas gracias por su apoyo. 
Las quiero n.n bye!

Guns!, guns!