Agentes especiales ;)

28 de abril de 2013

Mision no.41 Aroma a libertad


Te miro despistadamente, dando a entender lo que ustedes pensaban. Solo reíste sonrojada.

Gustav: bueno lo importante es que vamos –tranquilo- ¿no les molesta si invito a Rita?
Tu: oh claro que no, llévala será mas divertido – sonreíste-
Bill: ¡no! No se vale –pucheros- me dejaran solo
Tu: claro que no, ademas no creo que en ese campamento no hayan chicas lindas que quieran divertirse. Quizás y haces conquistas.
Tom: con esa carita que se carga lo dudo mucho
Bill: somo gemelos ¡genio! –sarcasmo- en algo somos parecidos
Tom: claro que no! Una cosa es nacer iguales y otra cosa es que la pubertad nos haya cambiado. Para mi bien yo me volví mas guapo –ego- pero digamos que tu…-lo miro de arriba hacia abajo- no tuviste tanta suerte

Bill casi se le cae la clavícula de lo sorprendido que estaba que su hermano dijera eso.

Bill: ¡(tu nombre), Tom me esta molestando!
Tu: ¡Tom! –regaño-
Tom: es la verdad, te dije que debimos bajarlo de su nubecita desde hace rato
Bill: ja-ja gracioso –ojos asesinos-

Luego de su otra nueva “pelea” de hermanos en el desayuno, Gustav fue a contarle a Rita la idea y ustedes decidían el día que se irían y que cosas debían llevar.



Capitulo 41



Era día de ir al campamento, me encontraba en mi habitación preparando mis maletas. Esperaba no olvidar nada importante puesto que era capaz de mandar a Tom de regreso solo para que recogiera lo que se me olvido.
Pero en fin, me senté sobre la maleta para poder cerrarla, ya que por error había agregado muchas cosas, aunque todas me eran necesarias.
Baje con maleta en mano y ahí estaba Tom con la suya, Gustav también terminaba de guardar algunas cosas.

Tom: ¿lista?
Tu: creo
Gustav: oh maldición mi brújula!

Y subió corriendo  su recamara, ustedes lo miraron correr y luego se miraron. Tom se agacho por tu maleta y al instante sintió el gran peso

Tom: ¡wow! ¿Qué es lo que llevas? ¿ piedras?
Tu: ja-ja no, es obvio que una mujer como yo previene cualquier cosa y no puedo llevar menos que eso.
Tom: mujer casi parece que llevas una parrilla eléctrica aquí adentro.
Tu: solo subela al auto cariño.

El rolo los ojos mientras tu sonreías divertida de verlo llevar ambas maletas.lo bueno que era fuerte, pensabas.
Ya después bajo Bill con dos maletas negras en mano y con sus gafas de sol. A pesar de todo nunca perdía ese toque de modelo, siempre tenia que vestir sus mejores ropas.

Subió sus maletas a la camioneta junto con Tom, tu esperabas afuera con ellos cuando en eso llego Rita con una maleta de carrito en mano. Ella vestía un short blanco, una blusa de tirantes rosa la cual parecía verse forzada en sostener su gran “personalidad” bueno la chica no estaba tan mal dotada y eso se notaba muy bien. miraste sus pies y como siempre calzaba sus zapatos de tacón alto. Eso era algo que ella nunca podría quitarse aunque fuese de campamento.

Rita: yuju! Hola chicos!

Agito sus mano por sobre el sombrero de paja que traía  se veía algo graciosa con aquellas gafas grandes color blancas mientra sonreía.
Ustedes la saludaron.

Rita: oh que bueno que llego a tiempo, creí que seria la ultima – sonrió-
Tu: no te preocupes – sonreíste- todavía tenemos algo de tiempo

Ella le dio su maleta a Tom quien le hizo el favor de subirla a la cajuela. Luego Gustav bajo y guardo las suyas.

Tu: ¿guardaste las provisiones y demás?
Tom: sí..
Tu: agua embotellada, repelente de mosquitos, comida enlatada, lámparas..?
Tom: sí…-tranquilo- ¿quieres relajarte?
Tu: bien, bien. solo que me preocupa mucho el que podamos perdernos
Tom: claro que no sucederá, por favor. Vas con 3 policías bien capacitados para estos casos.
Tu: pero luego si Bill se pierde, Gustav es comido por un oso y tu caes desmayado ¿Qué haríamos nosotras?

Todos se quedaron en silencio y te miraron sorprendidos de tu buena imaginación.

Bill: y por curiosidad ¿Por qué pasaría todo eso?
Tom: creo que deberías de ver menos Tv
Rita: seria horrible.. –preocupada-
Gustav: ¿Por qué a mi me come el oso? –extrañado-

Ya luego todos subieron, en primer lugar iban Tom y tu de piloto y co-piloto. Luego Bill en medio y Gustav atrás platicando con Rita.

Era emocionante ver como íbamos dejando la ciudad atrás llegando al mundo rural, lleno de áreas verdes, arboles grandes y bosques profundos. Hasta el mismo are era diferente. En todo el camino fuimos tranquilos, algunas veces hablaba con Bill otras con Tom, Rita reía con Gustav pero no escuchábamos que era lo que decían, en otras Bill no paraba de preguntar “¿ya llegamos?, ¿falta mucho para llegar? ¿Cuánto falta? ¿no nos perdimos?” y así repitió la misa preguntas hasta que Tom se estresó y le dijo que se callara, luego empezaron a pelear como siempre.

Ya cuando todos nos habíamos quedado callado pudimos apreciar la gran entrada al campamento la cual estaba tallada en madera y tenia un raro nombre indio. Condujimos por un gran camino de tierra que llevaba mas adentro del bosque, después pudimos ver varios autos y gente que bajaba de ellos. Tom estaciono y por fin pudimos estirar nuestras piernas.

Tu: por fin!
Rita: oh que divertido ya quiero ver mas –emocionada-

Bajamos las maletas y todos comenzamos a caminar hacia una gran casa que se veía era la oficina principal del lugar. Al llegar los chicos fueron a ver los números de cabañas que utilizaríamos. Mientras esperábamos, Rita y yo, veíamos que tal el lugar.

Rita: Oh mein gott –sorprendida bajando sus gafas-
Tu: ¿Qué? –tranquila.
Rita: ¿ya viste ese bombón de allá?

Te giraste tranquila mirando hacia donde ella. Había un chico lindo así alto y de cabello negro corto el cual acomodaba algunas canoas, pero solo andaba en un short azul y todo su demás cuerpo bien formado se veía.

Tu: es lindo
Rita: ¿Cómo que lindo? Esta para comerse así directamente

Sonreíste divertida

Rita: oh cierto, lo siento. Lo olvide, tus ojos solo son para Tom
Tu: bueno…él no me impide que no vea tan siquiera a otros chicos, pero prefiero mantenerme en la línea.
Rita: muy bien dicho

Luego de eso los chicos llegaron. Obviamente tu y Tom compartirían cabaña por ser “casados” y los demás cada uno tenia la suya. Como en esta temporada no había mucha gente pues tenían cabañas de sobra.
Caminaron mirando todos los lugares del campamento  Ya después llegaron a donde estaban sus cabañas. Estas estaban separadas entre sí, dando privacidad. Había muchos arboles que le daban ese toque a campo. Caminaste con Tom hasta que encontraron la suya que era la ultima, estaba cercana al lago y eso te encanto. Detrás de ella se encontraba el bosque y eso como que aterraba un poco, pero él estaría contigo así que pues…

Tom abrió la puerta de madera, al entrar el olor a pino se sintió en el ambiente. Camine arrastrando un poco mi maleta y lo primero que vi fue una cama del lado derecho de la cabaña. Enfrente de ella había una venta que tenia vista al lago. Caminando derecho por el pasillo estaba la puerta al baño, el cual tenia una pequeña ventana en lo alto que daba hacia el bosque. (miedo)

Dejamos nuestras cosas en la cama y mire todo bien.

Tom: ¿Qué te parece?
Tu: me gusta – sonreíste- es tranquilo y acogedor. Ademas tenemos una grandiosa vista hacia el lago.

Te recargaste en la ventana viendo el sol mientras se quería ocultar detrás de las montañas pero antes de eso daba un gran brillo sobre el agua.
Esta tranquila viendo el gran paisaje cuando Tom se acerco a abrazarme por la cintura, colocando su rostro cerca de mi cabello.

Tom: ademas esta privacidad nos servirá mucho.

Reí, enterada de las ideas que a le rondaban por la cabeza. Me llevo con él hasta la cama donde nos dejamos caer. Me acomode a horcajadas sobre su cuerpo y lo bese en los labios. Él me tomaba de las caderas mientras sonreía.

Tu: podremos hacer lo que queramos
Tom: con todo el ruido que queramos

Rió pícaro y yo reí sonrojada.

Tu: pensaran que están matando a alguien o que es un ataque de un oso – reíste.
Tom: puede ser algo cierto – acomode un mechón de cabello detrás de tu oreja- tu me estarás matando de una manera deliciosa

Rápidamente tus mejillas se pusieron roja como un tomate, pero aun asi sonreíste divertida.

Tu: mm…¿ así que eres masoquista?
Tom: algo –tranquilo-
Tu: bueno señor masoquista sexoso antes de tenerme tendrás que alimentarme
Tom: ¿Cómo así?
Tu: sip, soy una esposa muy exigente y pido mi comida diaria para tener energías cuando lo este “matando”

El se acerco a darte un beso casto y bello, teniéndote aun acostada sobre él.

Tom: lo que mi amada esposa desee

Ambos rieron, después salieron de la cabaña para encontrase con los chicos quienes hablaban para ponerse de acuerdo en que cosas harían.
Primero buscaron una mesa donde colocar la comida que habían traído  En este lugar podían comer cosas que ustedes mismos había traído o ir al comedor que estaba en una de las cabañas principales.

Comenzamos a comer puesto que habíamos venido en ayunas con tal de no hacer mucho tiempo ya que el camino si estaba largo hasta acá. Luego de que termináramos reposamos un poco mientras hablábamos, los chicos bebían algo de cerveza mientras que nosotras solo unas pepsis. Había algunas personas a los alrededores, niños, jóvenes y adultos. Quienes se divertían en familia.

Mire a unos niños jugar con un frisbee con su perro. Repentinamente a mi mente vino Flash, el perro de Alessandro. Suspire pensando en donde podría estar en estos momentos. Era obvio que Italia pero ¿Cómo estaría?, a pesar de todo fue una gran experiencia el haberlo conocido y no lo olvidaría fácilmente. Como el gran amigo que fue, claro.
Los chicos decidieron ir a nadar, en realidad no debían pero no habían bebido mucho así que..bueno ellos sabían. Los vimos lanzarse desde una cuerda que estaba atada a un árbol. Daban vueltas en el aire mientras reían y luego caían salpicando agua. Se divertían mucho. Nosotras estuvimos hablando algunas cosas y mirando el lugar, luego recogimos un poco y fuimos con ellos. Rita se lanzo de la cuerda dando una vuelta en el aire con sus pies pegados a su cuerpo. Realmente nos sorprendió, luego llego mi turno y me di cuenta que las alturas no eran lo mio.

Bill: vamos (tu nombre) no seas gallina!
Rita: wuju amiga! Salta!
Gustav: solo cuidado de no pegar en las rocas
Tu: ¡¿hay rocas?! –asustada-
Tom: no los escuches cariño, salta
Tu: uf bueno…

Respire profundo varias veces antes de tomar la cuerda y agarrar vuelo. Cuando volaba tomada de la cuerda pensé que había sido la peor idea de mi segunda vida, pero cuando abrí los ojos y di media vuelta para caer primero con los pies. Sentí la diversión de la acción. Cerré los ojos al sentirme bajo el agua, luego nade hacia arriba de nuevo y escuche las voces de los demás dándome ánimos por haberlo hecho. Quite el agua de mi rostro y mire como Tom se acercaba. Mientras él me tomaba de la cintura en el agua, delicadamente subí la parte superior de mi bikini que con el agua se había bajado un poco, gracias  a no mi tan “pequeño” busto.

Nos dimos un beso disfrutando en el agua, mientras los demás solo nos molestaban luego de eso comenzaron a lanzarnos agua por calenturientos y fue así que comenzó una guerra de nosotros contra ellos.
Luego de que ya empezara a anochecer fuimos a nuestras cabañas para cada quien tomar un baño. Cuando salí secando mi cabello (ya con ropa seca puesta) mire a Tom quien ya también se había bañado, justo antes que yo y ahora acomodaba nuestra ropa en su lugar

Tu: ¿acomodaste mi ropa? –extrañada.
Tom: sí –tranquilo
Tu: ¿toooda? –asustada.
Tom: sí – rió- por cierto –te miro- ese conjunto pequeño morado es lindo

Realmente me había quedado en shock ¿ había…había visto toda mi ropa interior? Estaba petrificada en mi lugar sin quitarle la mira, mientras que él se veía lo mas natural de haber entrado aun mas en mi intimidad. Respire profundo e intente pensar que era normal, porque así lo era, pero no me acostumbraba.

Salimos luego de un rato y ahí estaban Gustav y Rita mirando una fogata. Me senté junto con Tom.

Tu: oigan ¿y Bill?
Rita: por allá en otra fogata

Ambos lo buscamos y después lo vimos junto a varios chicas quienes se veía venían a divertirse todas juntas. El sonreía al ser el único hombre ente ella, mientras parecía les contaba alguna historia ya que ellas reían.

Tom: afortunado…-susurro-

Le diste un codazo en las costillas

Tom: auch!
Tu: sigue de chistosito –molesta.

Tom comenzó a reír de mi enojo pero luego me abrazo, obviamente yo no le din un abrazo de regreso puesto que seguía “molesta” luego mire el fuego de la fogata mientras el besaba mi mejilla y parte de mi cuello. Podía oír la voces de Rita y Gustav mientras hablaban peor en realidad no estaba pendiente de lo que decían.
Comimos algunos  malvaviscos y sándwiches de malvavisco con galletas y chocolate. Nos pasamos platicando un largo rato, ya después el sueño comenzó a ganarme. Decidí ir a dormir, Tom me acompaño y al entrar a la cabaña él apago la luz. Este día había sido agotador así que solo nos recostamos, él abrazado de mi cintura en forma de cucharita.

Podía escuchar el sonido del viento chocando con las ramas de los arboles y como afuera todo era obscuridad, la luz de la luna entraba algo leve por al ventana, pero preferí volverme a dormir antes de oír o ver algo inexplicable.




Hi..mm..bueno se que fue tardado el que subiera capi pero pues suelen pasar sucesos  o estados que no permiten seguir por momentos. Pero ya que paso, estoy de regreso con la fic C: espero les guste el capi y pues viene mucho mas ;D

Tinis Kaulitz: de nada y pues sus nombres son: 30 seconds to mars-Hurricane y la otra es de Taylor Swift ft B.o.b-Both of us

Nuri: jajaj linda sí estoy enterada de que la pagina no abre, de hecho yo le puse esa "seguridad" :/ porque no quiero que me copien historias, digo casi me mate para poder realizarlas y luego alguien viene y las copia como si nada, no me parece justo. Ademas pues como ya nadie las lee pues me siento mas segura asi con ellas :) 

Se cuidan mucho, gracias por leer la fic. Ojala que les vaya bien en todo, tengan un bonito mes ;)

14 de abril de 2013

Misión no.40 Mi vida sin ti no seria igual


El rió abrazándome y besándome, estábamos húmedos de todas las maneras pero eso no importaba porque el me había hecho suya de nuevo y eso, eso es lo que mas amaba.
Salimos envueltos en nuestras toallas luego de nuestro largo baño. Camine hacia su cama donde tenia mi ropa acomodada, él tenia una toalla en su cabeza puesto que estaba secando su cabello y otra que le cubría la cintura. Divertida desabroche la mía dejándola caer al piso, sabia que el me vería y eso me pondría, mm…calientita.

En efecto Tom al verte dejar caer tu toalla se sorprendió, puesto que nunca dejabas que te mirara, si es que no era para cuando tenían relaciones  pero esta vez lo hacías por diversión. Miro tu trasero digno de premio, como tomabas la crema y la esparcías por todo tu cuerpo, en tus muslos internos, sobre tus pechos, cuello. Saboreo sus labios recordando la sensación de sus manos en tu cuerpo. Miro como subías tus pequeñas bragas hasta acomodarlas, como acomodabas tus pechos en la copa del brasier y como al finalizar utilizabas una camisa holgada suya, que en realidad no era tan grande pero era suya y te sentías muy cómoda  Él levanto una ceja mirándote como terminabas

Tom: eso es nuevo
Tu: ¿Qué?
Tom: mi playera
Tu: -te encogiste de hombros- no tenia pijamas –mentira- ademas es cómoda ¿te molestas? –pucheros.

El se acerco a ti sonriéndote.

Tom: para nada, úsala cuando quieras



Capitulo 40


Le sonreí encantada de su actitud tan tranquila conmigo. Subí gateando a la cama mientras él buscaba su ropa para dormir en los cajones. Termine de colocarme mi crema en las manos, acomode las almohadas y levante las colchas. Él apago la luz y camino hacia la cama, se sentó en la orilla de esta restregando su rostro y después se recostó bostezando.

Obviamente como era de costumbre, me acerque a él para abrazarlo, al sentirme se giro de costado pasando su manos por mi cintura y besando mi frente.

Tu: buenas noches
Tom: buenas noches –somnoliento-
Tu: sueña con los angelitos –tierna-

Él abrió sus ojos mirando como acomodabas tus manos en tu pecho para acurrucarte mas con él.

Tom: ya estoy durmiendo con uno –susurro-

Lo miraste por unos segundos procesando la información. Después sonreíste enternecida, el también sonrió y después te abrazo completamente cubriéndote con sus poderosos y masculinos brazos.

Un dia con Tom

Estos meses habían sido todo un cambio en mi vida. Desde que (tu nombre) había aparecido por primera vez en ella, yo no había parado de tener problemas y cada vez mas responsabilidades. Admito que en un principio me molestaba el simple hecho de tener  que verla. Es decir puesto que era una completa extraña
Sin embargo el verla sola, extrañada del mundo e indefensa, todas mis barreras se derrumbaron. Al final me resigne puesto que nunca me gusto que las personas tuvieran que luchar solas. Yo conocía la soledad, no a gran escala puesto que siempre había tenido a mi hermano y a mi madre, quienes eran las mejores personas de mi vida. Pero la conocía al saber que al llegar a casa nadie esperaría por mí, es decir mi familia tenia su vida y yo tenia que seguir en la búsqueda de la mía. Estaba cumpliendo mi gran sueño de ser policía y hacer lo que tanto me divertía, pero por alguna rara razón eso no me llenaba por completo. Siempre había soñado con conocer a una hermosa mujer con la cual tener hijos y envejecer. Sí el sueño de todo hombre tradicional. Pero no era de confiar en muchas, puesto que había tenido varios errores con muchas, el darles todo de ti no siempre es lo mejor.

Luego de eso las citas de una noche callaron por un momento el dolor de la soledad, pero después todo empeoro al darme cuenta que me estaba rodeando de las mujeres equivocadas. Sin embargo cuando ella apareció fue algo completamente diferente. Ella era diferente. Nunca nadie me había hecho enojar tanto como ella lo hacia ni me había sacado de mis casillas en tan poco tiempo, por lo general era mas paciente. Pero aun asi lograba sacarme una gran sonrisa con sus ocurrencias y extrañas maneras de pensar, me hizo darle mi confianza mas rápido que cualquiera, era como conocerla sin hacerlo.

La miraba y veía a una persona feliz y tranquila quien siempre esta alerta, pero nunca lo demuestra. En la cual puedes confiar y nunca dirá nada de ti a otros pero que si la llegas a molestar demasiado o a meterte con alguien que quiere, saltara sobre ti hasta arañarte y sacarte los ojos. Era gracioso pensarlo.

Los días eran mejores cada vez que estábamos juntos, ella completaba mi lado faltante y me hacia sentir que yo completaba el suyo. Quería protegerla amarla y hacerla la mujer mas feliz, nunca dejaría que nadie la hiriera como tantas veces lo habían hecho antes, ni una gota de sangre mas de ella mientras yo viviera

El escuadrón de policías alemán era algo diferente al estadounidense, aquí se preocupaban realmente por sus trabajadores. Días antes nos habían explicado muchas cosas que no sabíamos sobre los beneficios de arriesgar tu vida en el trabajo, ademas de prestaciones y esas cosas.
Ellos tenían clubs exclusivos para trabajadores, campos, albercas y ese tipo de cosas. Había un campamento  a las afueras de la ciudad donde se podía ir con las familias a pasar un buen momento relajándose y divirtiéndose.
En cuanto mi hermano escucho eso no paro de molestar por días en querer ir a acampar. De niños nuestra madre nos había unido a los niños exploradores. Luego a mitad de curso nos expulsaron por “pervertir” a las señoritas. En realidad solo llevábamos a algunas detrás de las cabañas a besarnos con ellas, pero luego de que el jefe del grupo nos descubriera…bueno, no le pareció.
En fin, luego de haberlo ignorado por un tiempo, Bill no dejo de insistir. Después de lo que le paso a (tu nombre) respecto a su dolor de cabeza extraño, decidí que le haría bien estar algún tiempo al aire libre y acepte con Bill el que fuéramos de campamento.Ya luego se lo diría a (tu nombre)

Viernes, por fin. La estación había estado muy ocupada estos días ¿Qué pasaba con los ladrones? Ahora parecía que estaban mas apurados por robar y molestar. Aun mas de lo normal.
Estacione frente a la casa y luego de que el motor se detuviera mire algunos papeles que llevaba conmigo, los guarde en el cajón del auto y con las llaves en mano salí colocándole la alarma. Mataría a cualquiera que se atreviera a robarlo.

Era de noche y tarde, hoy nos habíamos quedado mas tiempo del debido, Gustav y Bill estaban exhaustos, estacionaron detrás de mi auto, bajaron y los mire como zombies. Podía notar en sus rostros que lo único que querían era dormir todo lo que pudieran. Y en realidad los entendía.
Entramos a la casa y todo estaba en silencio, (tu nombre) había dejado encendida una lámpara de la sala para que no se viera tan solo. Ellos subieron a sus recamaras a dormir mientras que yo tomaba algo de agua. Active la alarma y apague todas las luces. Subí las escaleras a media oscuridad, puesto que me ayudaba con la luz de mi celular con rumbo a mi habitación.

Al entrar pensé que me encontraría con mi cama sola, puesto que (tu nombre) quizás querría dormir en su habitación. Pero al verla dormida profundamente en mi cama no pude evitar una sonrisa divertida en mi rostro. Se veía tan tierna con sus labios entreabiertos  aferrada a una de mis almohadas abrazándola para no sentirse sola. Tenia una camiseta blanca de tirantes puesta, la colcha cubría de sus caderas hasta abajo y se veía realmente tranquila.

Camine con cuidado de no hacer ruido, y me dispuse a cambiarme de ropa. Deje mi placa y mi arma en el cajón de la mesita de noche a un lado de la cama.
Camine al baño y encendí la luz, me quite mi ropa y me coloque mis pantalones de dormir. Enjuague mi rostro y después salí descalzo. Me senté en la orilla de la cama pensando un poco de pronto mire donde estaba el espejo y algunas de mis pertenencias. Como celular, laptop, guantes, etc. Todo este lugar se veía muy masculino, mis pesas en el piso acomodadas, colonias y demás. Pero había algo donde el tocador, ahí había tres puntos rosas que no había visto antes. Camine y mire los objetos, era una bolsa rosa donde (tu nombre) guardaba algo de maquillaje, un cepillo de cabello, un perfume color rosa y varias ligas de cabello. Sonreí fascinado de ver como estaba integrándose poco a poco en mi mundo.
No me molestaba en realidad ya llevaba pensando de un tiempo acá  que debía comentarle el que escogiéramos una habitación para ambos, pues no todas las noches dormíamos en la misma, no me gustaba que ella tuviera que salir a buscar ropa a su habitación y que luego regresara porque dormiría en mi recamara. Pero eso después lo hablaríamos.

Camine enternecido recordando sus cosas, tan femeninas y delicadas como ella.
La mire dormir muy tranquila y despreocupada. Apague la luz del baño levante las sabanas, quite la almohada de sus brazos y ella gruño débilmente, acomode la almohada y me recosté, ella se movió dándome la espalda aun sin despertarse.

Me acomode y sentí el calor de su cuerpo impregnado en las sabanas, pase mi mano por su cintura acercándola a mí. Inmediatamente me sentí mejor, tenerla conmigo me hacia infinitamente feliz. La escuche bostezar, se giro y algo somnolienta me miro.

Tu: hey
Tom: hola
Tu: que bueno que llegaste
Tom: no podía dejarte dormir sola

Ella sonrió tranquila

Tu: no claro que no.

Ella se acerco acariciando mi rostro, me dio un tierno beso en los labios y después me abrazo hundiendo su rostro en mi cuello. Suspire feliz y me aferre a ella. Hoy dormiría muy bien a su lado y esperaba que esa felicidad me durara por mucho mas.
Saber que ella esperaba por mí al regresar a casa me hacia sentir especial, aquel fantasma de soledad en mi departamento en los Angeles se había ido,  ahora sabia que habría alguien esperando por mi y mi cama ya no tenia que quedarme grande.

......... 

Tu: ¿un campamento?
Tom: sí
Tu: ¿tendremos que vestirnos con esos trajesitos estúpidos de niños raros? –asustada-
Tom: -rio- no
Tu: que bueno –aliviada-
Tom: no es un campamento en sí. Solo que le llaman de esa manera pues porque hay cabañas acomodadas como en un “pueblo” y va varia gente, ademas hay algunas actividades en las que pueden unirte y de noche se hacen fogatas

Estaban desayunando tranquilamente un sábado por la mañana cuando a Tom se le ocurrió comentarte sobre el campamento al cual quería ir.

Tu: oh vaya, se escucha bien  -probaste bocado-
Tom: ¿entonces te gusta la idea? ¿en verdad quieres ir?
Tu: por que no – encogiste los hombros- ademas creo que… algo de aire fresco nos hará bien…

Diste una mordida lenta a tu pedazo de fruta mientras Tom te miraba, en el instante que habías dicho “aire fresco y bien” lo dijiste en un tono coqueto, inundado de doble sentido en cada letra. Sonreíste con él, quien en sus ojos se veía el brillo de diversión.

Tom: aire fresco, mucho espacio abierto, lugares tranquilos ademas de solitarios  y privados… -sonrió atraido por tu idea y por ti-
Tu: cabañas alejadas unas de otras, cascadas y mucho espacio para gritar sin que nadie escuche.

Tom sintió como algo le estremecía el cuerpo, podía sentirse endurecer con el simple hecho de imaginarte desnuda en el agua mientras el te tomaba acomodándote contra alguna roca mientras penetraba una y otra vez, mientras gritabas cada sensación y que la caída del agua guardara su sucio secreto.

Tom: oh dulce aire fresco –susurro en tono de éxtasis y emoción-

Sonreíste sonrojada con él, mientras que con tu tenedor buscabas otro pedazo de fruta.
Unos minutos después llegaron Bill y Gustav quienes habían salido a correr un rato.

Bill: entonces ¿iremos? –emocionado-
Tom: sí, ya te dije. ¿Qué? ¿no quieres ir?
Bill: no, claro que sí – sonrió- pero como habías dicho que no –rolo los ojos- no sabia que algo podría hacerte cambiar de opinión
Tom: bueno soy humano y cambio de ideales cuando quiera
Bill: oh alguien te dio ideas para cambiar de ideales

Te miro despistado, dando a entender lo que ustedes pensaban. Solo reíste sonrojada.

Gustav: bueno lo importante es que vamos –tranquilo- ¿no les molesta si invito a Rita?
Tu: oh claro que no, llévala será mas divertido – sonreíste-
Bill: ¡no! No se vale –pucheros- me dejaran solo
Tu: claro que no, ademas no creo que en ese campamento no hayan chicas lindas que quieran divertirse. 
Quizás y haces conquistas.
Tom: con esa carita que se carga lo dudo mucho
Bill: somo gemelos ¡genio! –sarcasmo- en algo somos parecidos
Tom: claro que no! Una cosa es nacer iguales y otra cosa es que la pubertad nos haya cambiado. Para mi bien yo me volví mas guapo –ego- pero digamos que tu…-lo miro de arriba hacia abajo- no tuviste tanta suerte

Bill casi se le cae la clavícula de lo sorprendido que estaba que su hermano dijera eso.

Bill: ¡(tu nombre), Tom me esta molestando!
Tu: ¡Tom! –regaño-
Tom: es la verdad, te dije que debimos bajarlo de su nubecita desde hace rato
Bill: ja-ja gracioso –ojos asesinos-

Luego de su otra nueva “pelea” de hermanos en el desayuno, Gustav fue a contarle a Rita la idea y ustedes decidían el día que se irían y que cosas debían llevar.




Hallo!! :D 

Bueno solo para aclarar algo xD

Paty Alien: no te preocupes no me lo tome a pecho, es decir cada quien puede dar su punto de vista de las cosas. Y sí quizas  sonó algo crudo lo de la pastilla pero en realidad ya Tom habia sido muy cariñoso todo el rato con ella en todo y si le ponia mas dulzura como que sonaria muy empalagoso, ademas a pesar de todo el caracter del personaje era algo frio y serio antes de conocerla y no quiero quitarselo por completo. Y sobre el dolor de cabeza, bueno es cierto que trae sus consecuencias el tomar seguido la pastilla pero la primera vez que "tuvieron relaciones" fue por emergencia y en la segunda ya no especificique si tomo otra, y pues en realidad no tomo  ningun pastilla xD Osea no utilizaron proteccion, pero no tengo en mente ponerle hijos o bebes en estos momentos a la historia, y pues como que seria algo aburrido solo estar hablando de 1313 y 1313 para que la historia siga debo complementarle con otras cosas y asi C:
Bueno solo queria aclararlo y digo sí es valido dar la opinion en todo, muchas gracias por comentar :) 

Bueno niñas las dejo por hoy, se me cuidan mucho y espero que les siga gustando la fic, por cierto UNA GRAN BIENVENIDA A LAS NUEVAS LECTORAS! espero esta su humilde fic sea de su agrado Cx

Bye! <3


7 de abril de 2013

Misión no. 39 Dulce sabor a tí


Tu: Tom…-sonrojada-
Tom: ¿dime?
Tu: cuando me bañaba había…-nerviosa- había sangre entre mis piernas –asustada- ¿es normal?

Él se puso algo pálido y sus marrones ojos me miraron brillantes pero serios. Acaricio mi pierna y me miro.
Tom: sí princesa, es normal.

Tu: ¿Qué significa?
Tom: significa, que eras virgen hasta ayer.

Lo mire totalmente sorprendida. Entonces en mi vida pasada no había estado con nadie, siempre tuve miedo de que él no fuera el primer hombre en mi vida privada, pero ahora que lo sabia y estaba completamente segura, me encantaba la idea.
Sonreí feliz a lo que él me miro confundido.

Tu: ¡oh me alegro tanto!

Lo abrace fuertemente, el estaba confundido pero aun así me abrazo. Fui por algo de ropa a mi recamara y después regrese cepillando mi cabello. Cuando bajamos a la cocina el me dio una pastilla y dijo que debía tomarla. Lo mire confundida puesto que no estaba enferma y no sabia para que servia. Él me explico que era para parejas que no había utilizado protección en el acto y que me ayudaría a que no quedara embarazada tan pronto, obviamente sabia que un bebé en estos momentos no era la idea mas inteligente así que le hice caso y me la tome.


Capitulo 39


Estaba sola en casa, había terminado de acomodar algunas cosas en mi recamara. Luego de haber visto algunas cosas en Internet decidí comenzar a preparar la cena. Hoy haría algo de lasagna, debía tener ingrediente frescos asi le daría mejor sabor a todo.
Puse algo de música para distraerme un poco, tarareaba algunas canciones pero de pronto el locutor de radio hablo sobre un gran éxito que no se olvidaba.

En realidad no tenia idea de quien era el cantante ni menos sobre la canción, pero en cuanto esta empezó. Mi cabeza comenzó a tener unos leves toques de dolor, al principio pensé que pasarían pero después de que el coro comenzara, los pequeños toques se convirtieron en dolorosas punzadas que lastimaban mucho.

Deje caer el cuchillo y la verdura que estaba picando, me puse en cuclillas en el piso cubriendo mis oídos, era como si la música taladrara mis oídos con voces de personas riendo y hablando a mi alrededor.

~~~~~
-riendo- vamos déjame cantarla!
-¡no! Es horrible
-(tu nombre) ¿tu que dices?
Tu: no me interesa Kassandra
Kassadra: buuu que aburrida eres, Alexia canta
Alexia: ¡sí!

Podía escuchar sus voces siguiendo a la perfección la música, pero sus voces taladraban mis oídos juntos con sus palabras repitiéndose, como si fuese el sonido de un película que se traba y se repite muchas veces. Pero dentro de mi cabeza a un volumen fuerte con dolorosas punzadas en mi cerebro.
Las lagrimas comenzaron a brotar de tus ojos, no soportabas el dolor, era algo demaciado insoportable. Como entrar en pánico, con mareos sintiendo como dabas vueltas el mundo,  voces a tu alrededor.

Cuando caíste en tus rodillas a los lejos pudiste escuchar una voz llamándote. No quisiste tomarla en cuenta puesto que pensabas que era otra mas en tu cerebro, pero después sentiste unas manos tomando tus hombros. Abriste tus ojos y levantaste la mirada, te encontraste con la mirada confusa y preocupada de Tom, quien estaba aterrado de verte llorar en el suelo sin razón alguna con el cuchillo a un lado tuyo.

Tom: (tu nombre) –repitió- ¿Qué sucede?

A como pude le susurre sobre la música, el corrió y apago el sonido. Luego regreso de nuevo conmigo quien de nuevo me había cubierto mi cabeza en cuclillas sobre mi cuerpo.

Tom: ¿Qué pasa? ¿Qué tienes?
Tu: mi cabeza…duele, me duele mucho –sollozaste-

Sentí como sus brazos me levantaron cuidadosamente del piso, me abrace a su cuerpo esperando que el dolor parara. De pronto sentí como me acomodaba en una cama, la suavidad de las sabanas me dieron un poco de paz. Pero aun podía sentir pulsaciones en mi cabeza.
Tom se recostó a mi lado acobijándome a su cuerpo, hundí mi rostro en su cuello mientras el acariciaba mi cabeza y susurraba que todo iba a estar bien.

Solloce con él por unos minutos mas y cuando los dolores pararon me sentí mejor. Me separe un poco de él y lo mire.

Tom: ¿mejor?

Asentiste asustada

Tom: ¿Qué paso? ¿Por qué estabas en el piso llorando?
Tu: fue confuso…-pensando- estaba cocinando, luego una canción comenzó. Empece a sentir pequeños toques en la cabeza que luego se convirtieron como punzadas pero eran muy dolorosas, era como si estuvieran jugando con mi cerebro. Taladrando y lastimando. Dolía mucho, tanto que no podía pensar nada mas en tirarme en el piso y cubrir mis oídos...

Él te miraba atento y preocupado, mientras su mano seguía acariciando suavemente tu mejilla en un reconfort para ti. puesto que aun tenias tus ojos húmedos y suspirabas asustada.

Tu: ¿tu que piensas que fue?
Tom: quizás tenga que ver con tu amnesia, a lo mejor tu cerebro quiera comenzar a recordar, a sacar a la luz esos recuerdos guardados
Tu: ahora que lo dices, escuche voces…voces de mujeres que hablaban y ellas cantaban la canción de la radio pero yo no tengo ni idea de quien esa esa música. Ellas se decían Kassandra y Alexia
Tom: ¿los nombres no te dicen algo?

Pensaste unos segundos intentando recordar o algo que te hicieran pensar esos nombre

Tu: no…no tengo idea, para mi son solo nombre vacíos

Él suspiro sonriendo y acaricio mi mejilla con toda su mano, mirándome inocentemente recostada con los ojos cristalizados.

Tom: bueno, no te fuerces ahorita, los dolores podrían regresa y será mejor que descanses un poco la cabeza. Ya trabajaste mucho en los recuerdos por este día.
Tu: sí…

De nuevo suspire cansada, jugué con su camisa un poco mientras pensaba muchas cosas confusas sobre lo que acababa de pasar. Todo era tan raro, en momentos me aterraba el recordar mi pasado, era todo un misterio ¿y si quizás no me gustaba lo que yo era? Y otras veces simplemente olvidaba que tenia una vida pasada, miraba a Tom, a Bill y a Gus y sentía que ellos en verdad eran mi familia.

Luego de unos minutos Tom me dio un beso en la frente y me dijo que durmiera un rato, ellos se encargarían de la cena. Acepte puesto que no tenia muchas ganas de hacer algo. Cuando cerro la puerta me acomode en la cama y me dispuse a dormir un poco.

Mi respiración se volvió algo profunda, lentamente parpadee y la luz de las lámparas de la calle entraba levemente por la ventana,. La recamara de Tom a veces podía ser muy obscura y silenciosa, mas que la mía.
Me senté en la cama tallando mis ojos, mire el reloj y marcaba las 10:30, sí había dormido unas cuantas horas.
Me arrastre por el colchón hasta bajar de el, salí rumbo a mi habitación, tome algo de ropa y mi toalla del cuerpo, junto con otras cosas mas que ocuparía. Volví a la habitación de Tom y cerré la puerta, entre a su baño y cuidadosamente me deshice de toda mi ropa.

Entre a donde la regadera y corrí las puertas de vidrio. Gire las perillas para acomodar el agua a una buena temperatura y con los ojos cerrados, hundí mi rostro el cascada del agua. Sentí como las pequeñas gotas me iban relajando todo el cuerpo, tan delicadas y grandiosas. Me coloque algo de shampoo y con el jabón liquido iba a comenzar a tallar mi cuerpo. De pronto escuche el ruido de las puertas corredizas  me gire cubriendo mis pechos con mis brazos cruzados.

Mire  a Tom en la entrada de la regadera mirándome con picardia  lo mire sorprendida bajando mi mirada por su cuerpo, solo traía una toalla cubriéndolo. Pero tan pronto me di cuenta de ese pedazo de tela, él la quito de su cuerpo.

Tom: ¿puedo entrar?

Sonreí extrañada pero feliz.

Tu: claro

A su paso cerro de nuevo las puertas de cristal, estábamos ambos desnudos en un espacio no tan grande. Realmente hacia que mi corazón palpitara mas rápido de lo normal. No me atrevía a bajar mi mirada en su cuerpo y en realidad no tenia idea de lo que haría. Asi que tome de nuevo el jabón liquido pero el me lo quito de las manos.

Tom: déjame hacerlo ¿quieres?

Asentí muda del nerviosismo con mis mejillas sonrojadas. Él coloco algo de jabón en sus manos, mire sus largos dedos, sus manos tan masculinas que sabían muy bien como tocar mi cuerpo. De pura vista podía sentir como todo me pedía que él me tocara con sus manos resbalando por cada centímetro de mi cuerpo.
Me dijo que me girara, le hice caso y comenzó a tallar mis hombros, mi cuello, dandoles un leve masaje. Yo solo me digne a cerrar mis ojos y relajarme. Bajo por mi espalda a mi cintura con paso suave y tentador. Enjabono mis caderas hasta bajar a mis piernas, tallo mis tobillos y volvió a subir tocando todo mi cuerpo de sus costados, siguiendo mis curvas. Metió sus manos entre mis brazos y mis costillas hasta que llegaran al otro lado. Mis pechos, comenzó a masajearlos suavemente, mientras recargaba mi espalda en su pecho y sentía su respiración chocando con mi mejilla, entre-abrí mis ojos y lo mire observándome. Concentrado en mis pechos mientras los enjabonaba, yo solo me deje llevar por la hermosa sensación de sus dedos pellizcando mis pezones. Coloco mas jabón en la palma de su manos y bajo a través de mi estomago a mi vientre, entre mis piernas donde acuno con su mano y tallo. Instantáneamente me derretí sobre su cuerpo, con sus suaves toques, delicados y cuidadosos. Gemí débil entre cada caricia, él sonrió divertido, empujo mas en mi feminidad con su mano, pegando mi trasero contra su miembro. Mordí mis labios tentada por la sensación

Tom: asi esta mejor –sonrio-

Luego de que terminara de enjabonarme, era mi turno tome algo de jabón y comencé a tallar su cuerpo, acaricie su espalda tocando entre cada línea de sus músculos  bese su pecho, sus hermoso pectorales y después enjabone, tocando, masajeando con mis manos con cuidado de no lastimarlo con mis uñas. Él me miraba concentrada y de vez en cuando sonreíamos divertidos. Gire, hasta quedar detrás de él, lo abrace por la cintura y lo deje sentir mis pechos restregándose en su espalda mientras mis manos bajaban a su miembro acunándolo. Gruño al sentirme tomándolo con amabas manos y tallando desde su base, baje con sus testículos y también los enjabone. Podía sentirlo como cada vez iba despertando mas y mas. Susurro mi nombre y miro mis traviesas manos seducido por la sensación. Me gire quedando frente a frente, el me tomo de las mejillas besándome profundamente, cada vez mas fuerte cuando sentía mis manos estirando con cuidado su miembro, mis manos iban y venían por toda su longitud, masturbandolo. Él solo podía gemir en mis labios y gruñir cada vez que sentía que lo presionaba entre mis manos. Toque su punta girando con mi dedo en ella, sus brazos me acorralaron al mosaico, sus dedos quisieron rasgarlo lleno de furia y deseo ardiente en él.

Abrió la llave a una presión fuerte, di un leve grito por la sorpresa del agua. Acomode mi cabello que no me dejaba ver, ya cuando nos encontrábamos libres del jabón y demás, limpie un poco mi rostro y lo mire.

Tom: nena te follare muy duro ahora..-voz ronca-

¡Ups! Fue lo único que pude pensar antes de sentirlo acorralándome contra la pared, me levanto abriendo mis piernas, apenas pude sentirlo acomodándose cuando de pronto ya estaba dentro de mí. Solté un gemido instantáneo al sentirlo deslizándose en mi interior, ¡joder! Era tan duro y amplio que lo sentía muy bien, apreté mis dedos en sus hombros fuertemente echando mi cabeza hacia atrás contra la pared. Sus manos tomaban mi trasero apretándolo mientras el empujaba cada vez mas. Mordí mi labio inferior conteniéndome a su sensación, deslizo sus manos por mis piernas, quise mantenerlas apretadas a sus caderas pero el las abrió. Luego comenzó la diversión, era una sacudida de emociones cada ves que lo sentía salir y entrar de nuevo, era rápido y brusco en cada embestida. Pero de alguna manera me gustaba. Era tan varonil, mis dedos de los pies se encogían con cada sensación que ese hombre me hacia sentir, jadeaba fuertemente a ojos cerrados apretando sus labios. Yo no podía hacer mas que seguir gimiendo y una que otra ves gritar.

Tu: ¡oh mierda! ¡Tom!

La sangre corría rápido por mis venas, él separaba mis piernas cada vez mas y mas, hundiéndose mas profundo. En esta situación sentía que iba a estallar llena del placer que me daba. Abrí mis ojos muy apenas mirándolo, su boca estaba abierta mientras gruñía varonilmente con su rostro hacia el techo, mientras que sus caderas se mecían en un fuerte y rápido compás contra las mías. Me atreví a mirar hacia nuestra unión y oh…joder. Era tan porno que me calenté aun mas en ese mismo  instante. Tome su nuca y lo acerque a que me besara, hundí mi lengua en su boca explorándolo y hundiéndome en el, quería devorarlo hacerle sentir lo fabulosa que me sentía mientras me penetraba. Era todo un elixir. El no se opuso y me siguió aquel apasionado beso, mi lengua roso sus dientes, mordí su labio inferior, baje por su quijada a el pequeño picor de su barba y segui hasta su oído donde susurre su nombre en un gemido.

Tu: cariño follame duro, mas por favor, ¡mas!

Quise calentarlo aun mas dedicándole palabras indecorosas, no me importaba parecer una mujer sucia siempre y cuando fuera con él. Luego de varias embestidas cruce mis piernas en sus caderas, el subió sus manos a mi cintura y siguió empujando.

Encorve mi espalda en un gran grito por parte de ambos, no nos molestamos en bajar nuestro volumen, era tanto el éxtasis que nos llenaba que no supimos bien de nosotros. Podía sentir mi mundo dar vueltas, en unas deliciosas vueltas. Todo mi interior palpitaba, mi corazón latía como queriendo salir mi pecho, el hundió su rostro en mi cuello mientras que yo lo abrazaba pegándome aun mas a él. Jadeaba cerca suyo sintiendo ese calor escurriéndonos entre las piernas. Mm..delicioso, luego de unos segundos me miro.
Respiraba entrecortado, sus mejillas estaban rojizas y sus ojos estaban brillantes  Sonrió y le regrese el mismo favor, bese sus labios, su mejilla y de nuevo sus labios.

Tu: desapareció – sonreí sonrojada-
Tom: ¿Qué? –confundido-
Tu: el dolor de cabeza

El rio abrazándome y besándome, estábamos húmedos de todas las maneras pero eso no importaba porque el me había hecho suya de nuevo y eso, eso es lo que mas amaba.

Salimos envueltos en nuestras toallas luego de nuestro largo baño. Camine hacia su cama donde tenia mi ropa acomodada, él tenia una toalla en su cabeza puesto que estaba secando su cabello y otra que le cubría la cintura. Divertida desabroche la mía dejándola caer al piso, sabia que el me vería y eso me pondría, mm…calientita.

En efecto Tom al verte dejar caer tu toalla se sorprendió, puesto que nunca dejabas que te mirara, si es que no era para cuando tenían relaciones  pero esta vez lo hacías por diversión. Miro tu trasero digno de premio, como tomabas la crema y la esparcías por todo tu cuerpo, en tus muslos internos, sobre tus pechos, cuello. Saboreo sus labios recordando la sensación de sus manos en tu cuerpo. Miro como subías tus pequeñas bragas hasta acomodarlas, como acomodabas tus pechos en la copa del brasier y como al finalizar utilizabas una camisa holgada suya, que en realidad no era tan grande pero era suya y te sentías muy cómoda  Él levanto una ceja mirándote como terminabas

Tom: eso es nuevo
Tu: ¿Qué?
Tom: mi playera
Tu: -te encogiste de hombros- no tenia pijamas –mentira- ademas es cómoda ¿te molesta? –pucheros.

El se acerco a ti sonriéndote.

Tom: para nada, úsala cuando quieras -beso-



Uuuuh! >.<!! pues asi hasta yo me baño 3 veces todos los dias jajaja xD

Bueno chicas :D espero les haya gustado el cuento dulce e inocente de hoy 
y que haya sido de su gran agrado. Si alguien esta en contra de los capítulos hot pues saltenlos porque puede haber mas y mas especificos. Pero si ustedes quieren tambien les puedo bajar de tono (que no creo que quieran) xD En fin, cada cabeza es un mundo y cada quien tiene su opinión.

Nuri: jajajajaj me imagine diciendo el nombre de angelesescritoresdelocasideasyconperrosmutantespurpura en tus sueños jajaja que trabalenguas xD En fin ¡Yo tambien lei 50 sombras! waaa!!! el mejor libro sin duda >.< ame cada pagina de esos libros, bueno todavia las sigo amando y pues da igual lo que diga la gente, yo siempre digo que lo lei y no por mormosidad  u otra cosa, sino porque amo la lectura y no es, ni sera el ultimo libro que lea, la sociedad "recatada" puede joderse yo me comprare los libros que quiera y leere lo que yo quiera :) Y sí ni tu ni yo podríamos estar en un convento, nos correrian a la primera jajaja xD ¿como te llamas en face? :o porque hay veces que si duro contectada o estoy ahi publicando el monton de tonterias :D bueno a ver si hablamos despuesin n.n

En fin, chicas se cuidan mucho, coman frutas con chilito y limon porque le dan mejor sabor amm...rian bastante y nunca dejen de defender sus ideales o lo que piensan. Las quiero mucho y nos vemos despues!
¡Ciao! ¡Ciao!





Guns!, guns!