Agentes especiales ;)

28 de febrero de 2013

Misión no.29 Malos pensamientos


Tu: ¡¿buena amiga?! ¿solo eso? –sorprendida- pero si ustedes…hicieron, bueno eso. Pensé que eran algo
Gustav: -rió de nuevo- no, claro que no, era sin compromiso
Tu: oooh –entendiste- ¿Qué te llamo la atención de ella?
Gustav: ¿sinceramente?
Tu: sip – sonreíste-
Gustav: sus piernas
Tu: ¿sus piernas?
Gustav: si, esa noche en la fiesta traía una minifalda..

En ese instante Tom escupió su café contra el vidrio de la ventana. Ambos lo miraron extrañados mientras el golpeaba su pecho intentando no ahogarse.

Gustav: ¿estas bien Tom?

Él solo hizo señas con la mano indicando que sí, mientras limpiaba su boca con la otra.

Tu: con que una minifalda –pensando-
Gustav: sí ¿Por qué la curiosidad?
Tu: no, solo quería saber cosas que le atraen a los hombres
Gustav: ¿Por qué….?
Tu: curiosidad – sonreíste-
Gustav: ¿ utilizarías una?
Tu: ¿minifalda? –él asintió- quizás, pero si tuviera novio

Tom no podía aguantarlo su rostro ardía por su platica, lo único que quería era salir de ahí rápidamente y exactamente eso hizo, camino casi como robot con la mirada clavada en el suelo. Ustedes lo miraron partir algo extraño pero en realidad no entendían su actitud. Claro si hubiese conocido sus sueños de hace varias noches entenderían su incomodidad al recordar el tema.


Capitulo 29


Todo el mundo estaba al revés, podía ver a ese hombre intentando vender esa plaquita creadora de paletas de pan, eran raras y en esta posición me parecían poco apetitosas.

Bill: ¿Qué haces ahí asi? –extrañado mirándote-
Tu: quiero que la sangre se me vaya al cerebro
Bill: ¿por?
Tu: diversión –mirando la tele-

El camino negando hacia la cocina. Tenias tus pies sobre el respaldo del sillón mientras que tu cabeza colgaba un poco hacia el piso.
Sí, ahora sí se me había zafado un tornillo pero a nadie le preocuparía.
De pronto bajo Tom y te vio ahí de cabeza, se le hizo algo extraño y pregunto

Tom: ¿Qué haces?
Tu: espero que la sangre se me vaya al cerebro
Tom: ¿por?
Tu: estoy aburrida –lo miraste.
Tom: bien, diviértete.

Camino hacia la cocina consternado por, tu ahora sí demasiada extraña actitud. Casi parecías una niña de esas de películas de terror.
Entro a la cocina y tomo una botella de agua del refri.

Tom: ¿Qué onda con molestias?
Bill: esta enferma –serio-
Tom: ¡¿de que?! –asustado-

Bill se giro con una cara sombría y llena de seriedad

Bill: es una extraña enfermedad que ataca a las mujeres cuando están solas y no salen seguido. Es como una depresión pero no están tristes, simplemente hacen tonterías o nada, después reirán por cualquier tontería y de un momento a otro comenzaran a quejarse de todo.
Tom: que horrible…-asustado-
Bill: exacto. (Tu nombre) no esta lejos de caer en lo ultimo de los síntomas, ya a comenzando a bailar sola…

Ellos dos se asomaron hacia la sala y tú estabas bailando “rehab” como toda una borracha.

Bill: ¿vez?
Tom: ¿y ahora? ¿Cómo se cura?
Bill: algunas se recuperan con compras. Ya sea ropa, accesorios, video-jugueos, etc. O simplemente comida –tranquilo-
Tom: aah…¿y tu como sabes tanto?
Bill: -se encogió de hombros- soy observador. Y no comprar ropa me causa tremenda deprecion  asi que las entiendo solo un poco.

Tom: vaya. Pobrecita morirá loca – mirándote-
Bill: ¿Cómo que morirá? –Mirada asesina-
Tom: ¿Qué? ¿ Creías que haría algo? –extrañado-
Bill: no CREIA, lo vas a hacer
Tom: ¿yo? No-oh ni loco
Bill: es tu culpa que este así, ahora se un hombre súbete los pantalones y afrontala

Con una patada en el trasero por parte de Bill, Tom salió disparado de la cocina. Lo miraste confundida y el solo miro enojado hacia la cocina.

Tom: {rayos! No quería estar cerca de (tu nombre) siempre que la veo todos esos sueños raros regresan a mí, pero mi hermanito ya me tiene con la soga en el cuello y debo hacerlo}
Camino con la mano en los bolsillos hasta donde estabas y te miro.

Tom: trae tu bolsa y tu correa. Te sacare a pasear
Tu: -tus ojos se iluminaron- siii!!! –de pronto reaccionaste- ¡oye! –Mirada asesina-
Tom: vamos si no quieres terminar mas enferma

Tomaste tu bolsa y caminaste hacia él

Tu: ¿enferma? –confundida- ¿de que?...

Ya después jugaba con el viento que entraba de la ventana, hoy dia hacia calor así que todo estaba bien. Llevaba conmigo un short y una blusa de tirantes negra con otra encima que era blanca pero con recortes de una calavera en la espalda. Mi cabello jugaba en mi cara mientras sentía ese pequeño cosquilleo y sonreía de vez en cuando.
Tom aparco frente a una tienda de video-juegos.

Tu: ¿y esto? –extrañada-
Tom: -se encogió de hombros- hay que distraernos un poco

Después de que entráramos me sentí completamente extraña a este mundo, había muchas maquinas por todos lados. Muchos sonidos y lucesitas que prendían y apagaban. Caminamos entre el local y buscamos alguna que nos llamara la atención.

Como no recordaba mucho sobre estas cosas Tom me tenia que explicar la mayoría de las veces. Él se veía bastante tranquilo y experimentado en este campo, pero todo diferente para mí. Luego de unas horas estaba en completa adrenalina con él debido a que estábamos compitiendo en todo lo que podíamos. Había un video-juego con armas y zombies, a cada rato entraba en pánico cuando salían de repente en la pantalla mientras que él disparaba como un profesional. Porque eso es lo que era, tramposo.

Tu: no se vale –berrinche-

Después de que “game over” apareciera en tu pantalla al haber sido asesinada

Tom: pensé que no existía tanta torpeza de alguien en los video-juegos pero mira que te has llevado el titulo  -riendo-
Tu: hey! –Entrecerraste tus ojos- estoy comenzando en este mundo, soy como una mariposa recién salida del capullo –moviste tus manos como si fueran alitas-
Tom: ¡una muy torpe! Presiento que pronto seras comida por algún depredador
Tu: ¡uish! –le enseñaste la lengua- vayamos a otro, quiero ver en lo que soy buena
Tom: bien vayamos pero si descubres que no sirves para esto, no quiero que entres en depresión

Rolaste los ojos mientras caminabas buscando algún otro video-juego. Se habían encontrado con la mesa de hockey de aire, tomaste una paleta para golpear el disco y Tom tomo la otra. Cuando el juego comenzó batallaste un poco pero luego de ver que no requería la gran ciencia, pusiste todo tu empeño y furia. Luego de unos minutos el disco volaba de un lado a otro tanto que algunas veces habia salido disparado de la mesa y había golpeado a algunos chicos que pasaban por ahí. Pero a ustedes no les interesaba ya que cada uno estaba concentrado en ganarle al otro. Tom se veía muy pero muy concentrado, relamía sus labios cada vez que se sentía bajo presión y eso tu lo notaste. Te sentiste muy orgullosa de haber podido ponerlo en una situación asi.

Tu: estoy exhausta…

Respiraste subiendo al auto. Con tu mano abanicaste para darte algo de aire, ese lugar había sido devastador para ambos. Ya que había encontrado algo en común donde podían divertirse sin pelear, bueno eso era hasta que corrieron por todos los juegos que pudieran encontrar para ganarse el uno al otro. Toda la gente los había visto con cara de extrañados al ver como gritaban y reían de cómo se vencían y ganaban.

Tom: igual –respiro- ¿quieres algo para recobrar energías?
Tu: mm…se me antoja un yogur –sonreiste- de coco
Tom: bien vayamos a comprarte uno

Encendió de nuevo el auto y después se detuvieron frente a una tienda comercial para comprar lo que querían. Tu tomaste un yogur bebible de coco y Tom se sirvió una bebida de hielo triturado con sabor a limón (no se como se llamen en cada país :B) pero el punto  es que era muy fría y él todavía había tomado unos hielos aparte para ponerle y que no de derritiera pronto. Pagaron y ya al salir subieron de nuevo al auto.

De pronto se encontraron en una avenida de 4 carriles muy grande y con algo de trafico.

Tu: que horror ¡uf! Y estrés
Tom: lo se, esto es el infierno mismo
Tu: ¿Por qué esta tan lleno?
Tom: quizás algún accidente

Los carros se movían muy lentamente, en una de esas cuando Tom iba a avanzar un auto le cerro el paso de repente al quererse meter en su carril. Tu ibas tomando tu yogur y el frenon hizo que se te zafara de los labios y escurriera por tu boca. Cuando reaccionaste a tomar el bote escuchaste un grito de Tom.

Tom: ¡esta frio! ¡Esta frio! – chillo a ojos cerrados- ¡ maldición me esta congelando a mis hijos!
Tu: ¿Qué, que pasa? –confundida-
Tom: ¡quitalo! ¡Quitalo! –grito histérico-
Tu: ¿Qué? ¡¿Qué quito?! –Desesperada-
Tom: ¡LO HIELOS DE MI PANTALÓN!

El estaba que el frio le estaba congelando todo y al decir todo nos referíamos a su parte inferior. Miraste como el vaso estaba sobre sus pantalones y los hielos lo estaban mojando. El no podía moverse mucho debido al cinturón y a que los otros carros le pitaban que siguiera moviéndose. Acomodaste tu cabello detrás de tu oreja y te agachaste a quitarle los hielos,

Tom: ¡ah! ¡ APÚRATE! AH! –gritaba-
Tu: voy, voy..-tranquila-

Estabas intentando ayudarle pero algo complicado debido a tu cinturón y el movimiento del carro. El se restregaba contra el asiento mientras gritaba un poco y apretabas sus ojos y manos.

Tu: si dejaras de…

En eso el auto dio un frenon de nuevo y caíste mas abajo. Presionando donde no debías

Tom: ¡(tu nombre)!

Tom dio tremendo grito que se pudo haber tomado a mal. De pronto te levantaste con todo el cabello revuelto, estabas sosteniéndote sobre tus manos entre las piernas de Tom a como podías  mientras que el respiraba agitado, con sus manos levantadas un poco. Sonreíste puesto que habías logrado quitarle los hielos, lo malo fue que ninguno de los dos noto a la pareja de ancianos que estaba en el auto de al lado viéndolos sorprendidos.

Digamos que toda la situación se prestaba a mal puesto que Tom jadeaba y tu sonreías con algo de liquido blanco en la comisura de tus labios que caia un poquito de tu boca (yogur) , todo tu cabello estaba revuelto y habías salido de entre las piernas de Tom. Obviamente desde afuera todo eso hacia una escena triple X

Tom se dio cuenta y giro su mirada a la pareja de ancianos, ellos los veían sorprendidos y con cara de susto al verlos hacer ese tipo de escenas en lugares públicos.

Tom: aah…hola – sonrió sonrojado-

Ellos solo subieron el vidrio de la ventana del auto y siguieron andando. Tu estabas que la cara te hervía rápidamente te sentaste en tu lugar limpiando tu boca y acomodando tu cabello. Se quedaron unos minutos en silencio hasta que.

Tu: ellos pensaron que….
Tom: aja, eso.

Un minuto y medio después ustedes se miraron sonrojados y lentamente sus labios temblaron hasta dejar salir unas carcajadas llenas de diversión. Tanto que no podían parara de reír de la mente cochambrosa (sucia) que tenían algunas personas.

Tu: oh por favor jajajaja no puedo creerlo que ellos pensaran eso
Tom: jajajajaja esta gente de hoy en dia

Ambos rieron y rieron hasta que por fin pudieran saciarse de la gracia que esto les causaba. Sin duda seria una gran historia graciosa para recordar siempre.

Tiempo después

Tom: Bill ¿Cómo se conquista a una chica?

Bill se giro completamente sorprendido y extrañado de aquella pregunta que provenía de su hermano único, al que había visto haber sido atacado por mujeres deseosas de llevárselo a casa con ellas

Bill: perdón ¿Qué? –confundido-
Tom: ya oíste –serio- ¿Cómo se conquista a una chica?
Bill: dime ¿Cuándo morí?
Tom: ¿Qué? –confundido- ¿eso que tiene que ver?
Bill: es que esto es imposible Tom solo podría suceder en una realidad sub-alterna o que yo realmente este borracho. ¿estoy borracho?
Tom: ya deja eso. Sí esta bien soy yo tu hermano, quien esta preguntándote esto.

Bill aplaudió feliz y sonriente girándose para poder hablar bien con él

Bill: oh por dios, crei que este día nunca llegaría – sonrió y Tom rolo los ojos- esperaaa –deduciendo- ¿por que rayos me haces esta pregunta? Creí que dar con chicas para ti era fácil
Tom: sí bueno…-rasco su nuca- ella es diferente, no es como las chicas con las que siempre he salido, por lo general ellas ya me conocen porque son compañeras o solo quieren pasar una buena noche conmigo…y –nervioso- nadie ha sido como ella

Bill: -sospechando- mmm..te tengo en mis manos hermanito –sonrio malévolo-
Tom: sí lo se esto es como venderle mi alma a un demonio
Bill: quizás – encogió sus hombro tranquilo- pero en sí ¿Qué quieres saber?

Tom: todo, osea como ser con ella, ¿Qué debo darle? ¿Debo ser tierno o frió  No se, es complicado debo pedirle una cita yo que se
Bill: pues a mi gran experiencia –según- solo debes ser tu y pues si ella es diferente y no solo quiere estar contigo por una noche pues deberías ganarte su confianza, seducirla ser alguien atrevido pero tener esos momentos de ternura que a ellas mucho les gusta pero al mismo tiempo ser algo alejado –penso- es decir darle también su tiempo y epsacio para ella ¿entiendes?
Tom: algo –tranquilo-
Bill: en todo caso, solo actua como tus sentimientos demanden. No le hagas mucho caso a esa necesidad de arrancarle la  ropa, trata de controlarte
Tom: bueno

Luego de un tiempo me había enterado de quien provenía la carta que Tom había recibido. Para mi gran alivio no era de ella, si no de David quien les comunicaba a los chicos que por mientras que estuvieran aquí estarían trabajando también con la policía alemana para ayudar en algunas ocasiones y ellos no se oxidaran encerrados.

Tal parecía que eso había alegrado mucho a los chicos puesto que ellos se veían listos para la acción, me ponían algo triste saber que ahora estaría mas sola pero en fin al menos se distraerían algo y yo no estaría tan vigilada.

Los chicos habían empezado a trabajar de nuevo y mientras yo me distraía en internet viendo ropa y comprándola. Veía desfiles en otros lugares del mundo y en realidad me estaba creando ideas de cómo debía ser todo este mundo lleno de extravagancias y elegancia  Realmente me parecía divertido, me había creado una pagina de consejos que había aprendido sobre combinación o dando simple opinión sobre nuevas tendencias. Era un hobby bastante bueno para distraerme. Hacia algunos diseños  e ideaba buenas prendas, me estaba volviendo una chica trabajadora.
Sentía que hacer esto me llenaba por dentro era un sentimiento bastante extraño como si estuviese acostumbrada a todo esto, era raro… quizás podría ser que en mi “vida olvidada” fuera realmente algo ya mas real y experimentado.

Había encontrado otra manera de distraerme de mis estúpidos sentimientos hacia Tom, me era muy difícil olvidarlo cuando el seguía viviendo bajo mi mismo techo durmiendo en la recamara continua a la mia, respirando el mismo aire que yo. Pero de alguna manera ya era mas fácil de soportar su presencia nuestro ambiente ya no era tan tenso y habíamos aprendido a compartirlo asi como llevarnos bien. Por el bien todos, sucedió.

14 de febrero de 2013

Mision no. 28 Juegos de la vida


Caíste de espaldas sobre la cama con el encima de ti aun besándote con tremenda pasión  Una de sus manos bajo a través de tu vestido sintiéndote si despegarse. Tu seguías con tus manos sosteniéndolo por su pecho un poco.

El sabor de tu boca era a margaritas pero también a dulzura el sabor que había sentido en la rueda de la fortuna la primera vez que te beso. Y eso le encantaba que fueras tan atrevida pero al mismo tiempo tierna eran como facetas que fascinaban al descubrir.

Gemiste en sus labios cuando mordió tu labio inferior, ambos respiraban con dificultad. Beso tu mejilla y bajo a través de tu quijada hasta tu cuello. Lo abrazaste a ojos cerrados a través de su 
espalda sintiendo sus músculos debajo de la camisa.

Tu: te quiero Tom…

Fueron suaves y dulces palabras. El se acerco a tu rostro mirándote, tus mejillas estaban con color carmesin mientras que tus ojos brillaban felices con la luz de la habitación. Fue entonces que el se dio cuenta de algo

Tom: también te quiero (tu nombre)

Sonreíste y se dieron un tierno beso.
A la mañana siguiente…


Capitulo 28


Tu: auch! Mi cabeza…me duele mucho…

Te levantaste de tu cama y la luz del sol afuera lastimaba tus ojos.

Tu: ¿Cómo llegue aquí?

Miraste tu buro y eran las 11:30 de la mañana, había un vaso de jugo de naranja y una pastilla. La tomaste y bebiste todo el jugo. Luego te cubriste con la colcha y esperaste.

Tu: {¿Cómo llegue aquí? Y… ¿Qué rayos paso anoche?...}

Te preguntabas debajo de la colcha, luego de que la pastilla hiciera algo de efecto, te levantaste.

Tu: aun tengo mi ropa puesta…osea que no hice nada, espero –preocupada-

Deslizaste el ziper y quitaste el vestido de tu cuerpo. Caminaste al baño y bajo el agua recbraste algo de frescura y cordura.

Tu: {lo último que recuerdo fue….}

Empezaste a recordar las cosas de principio a fin, cuando bajaste a ver a los chicos, caminaron hacia la fiesta, saludaste a Rita, platicaste con Tom…bebiste un Tom Collins, bailaste algo muy desvergonzada, hablaste con Tom en el sillón, bailaste y…bebiste de nuevo y de nuevo y de nuevo…

Tu: auch!

De ahí en mas la cabeza dolia.

Tu: no recuerdo que paso después. Genial – sarcástica- de nuevo perdí la memoria –molesta-

Cerraste la llave y saliste en busca de un atuendo más cómodo  Luego de bajar a la sala, viste que aun no había nadie.

Tu: que raro…

Fuiste a la cocina y comenzaste a preparar café. Muy cargado y negro. Bebiste y todas tus papilas de encogieron pero debías tomarlo asi para que cualquier resaca se fuera.
Mientras bebías pensabas en todo lo que había pasado, la única cosa cierta y segura es que había bebido bastante.

Tu: ¿ seré alcohólica? –asustada- espero que no…

Aunque eso no resvolvia ninguna de mis dudas de cómo había llegado hasta casa o que había pasado, había una solución. Los chicos debían de saberlo. Ellos me dirían todo, solo esperaría a que despertaran.

Tu: espero no haber hecho ninguna tontería…

Luego te sentaste en la barra de la cocina como solias hacerlo, mientras mirabas tus pies colgando sobre el piso, escuchaste ruidos del garaje. Tal parecía que alguien estaba llegando. Miraste hacia la puerta de la cocina que conducía hacia este y esperaste.
Cuando la persona abrió la puerta te diste cuenta que era Tom, quien traia una bolsa en su mano.

Tu: {vaya se levanto temprano…}

El traia unas gafas de sol y en cuanto entro se las quito. Te miro y solo se mantuvo serio.

Tom: buenos días –normal-
Tu: buenos –confundida-
Tom: ¿te encuentras bien?
Tu: algo...es decir sobreviviré…-sonrojada-
Tom: que bien

Coloco la bolsa de las compras en el desayunador central de la cocina.

Tu: ¿A dónde fuiste?
Tom: por algunas cosas que se acabaron –simple-

El comenzó a sacar las cosas y tú estabas que la curiosidad te estaba matando lentamente. Tenías que preguntárselo pero tenías miedo o más bien vergüenza de haber hecho alguna tontería. Y en este caso si Tom la conocía no duraría en usarla en tu contra, de eso estabas segura.

Tu: oye Tom…-timida-
Tom: ¿dime? –sin quitar su vista de las cosas-
Tu: tu…bueno tu..¿no te pasaste de copas, verdad?
Tom: nop –tranquilo-
Tu: es que…bueno me podrías decir si hice alguna tontería ayer – sonreíste sonrojada y timida.

A él una sonrisa picara le apareció en el momento en que le pregunte. Él estaba mirando su celular cuando articule mi pregunta pero al ver su retorcida sonrisa me asuste y mucho.

Tom: bueno…

Pero en eso escuchamos un ruido, ambos nos giramos a ver hacia la entrada de la cocina y ahí estaba mas como una aparición que persona, Bill. Tenia todo su cabello alocado como nunca antes y debajo de sus ojos se veian unas ojeras por la noche anterior. En definitiva se veía fatal.

Bill: no digan nada de mi aspecto –mirada asesina-
Tom: yo no dije nada –cobarde salvándose-
Tu: yo ni siquiera te vi –tambien cobarde-

Ambos apartamos nuestras miradas a otro lado donde Bill no estuviera con su humor de desvelado. Luego de eso bajo Gustav, fresco como una lechuga lo que a todos nos pareció tan…raro…
Después todos desayunábamos  solo Bill y yo estábamos en pijamas. Tenia una de mis piernas flexionada arriba de la silla mientras recargaba mi mejilla en la rodilla.

Estábamos todos en silencio hasta que escuchamos que alguien bajaba las escaleras. Todos miramos y una chica de cabello castaño claro bajaba las escaleras con su bolsa. Todos nos sorprendimos mucho, yo pensé que mataría a Tom hasta que me di cuenta que él estaba igual de sorprendido.
Al final resulto ser una conquista de Gustav quien sin decir nada la acompaño hasta la salida. Mientras ellos no estaban todos nos miramos comunicándonos con solo los ojos. Luego el regreso y todos seguimos en lo nuestro.

Tu: {oh por dios, lo mas raro que he visto en mi vida..}

Después de eso subí a mi habitación, hoy no tenia ningún plan (como siempre) simplemente hacia lo que el destino me pusiera enfrente.

Iba a bajar cuando vi que la puerta de la habitación de Tom estaba abierta. Nunca de los nunca había entrado a sus dominios. Me parecía bastante masculina pero con un toque de rebeldía que se encuentra en la juventud. Había una que otra camisa tirada con algunos objetos de ejercicio. En realidad era elegante, olia a seducción de esas veces que sientes el aroma de un hombre atractivo que se quiere y quieres seguirlo todo el dia para no perder su aroma pero con toques de seriedad. Era algo asi.

-¿se te ofrece algo?

Escuche detrás de mí y toda mi columna se curveo como gusanito. Estaba asustada de oir su voz,  esto si que iba a terminar mal.

Tu: T..Tom –sonrojada girándote- yo..yo te estaba buscando {fiu! Benditas mentiras}
Tom: ¿a mi?
Tu: sí es que no contestaste mi pregunta –nerviosa-
Tom: ¿no pudiste esperar para mas tarde?
Tu: no, es que…realmente {piensa, piensa..} quería saber que sucedió

Me estaba mirando demasiado fijamente, él acababa de regresar del piso de abajo puesto que me estorbaba la salida de la habitación. Estaba cerca de su cama, su inmensa cama por cierto y me resultaba algo desventajante estar aquí.

Tom: ¿quieres saberlo, enserio? –sonrio-
Tu: ¿sí? Digo…sí
Tom: bueno te contare

El avanzo un poco a guardar algo en un cajón, luego se sentó en su cama y palmeo un lugar a su lado. Me confundí por completo pero me senté en ella, claro que alejada de él.

Tu: ¿entonces?

El volvió a sonreír mordiendo su piercing y yo enloquecí ¡¿Qué había hecho que él actuara asi?! Oh por dios eso no!

Tu: ¿Tom?

El me miro pero luego miro la cama sonriendo y estaba que el rostro me ardia. Luego con esas pestañas coquetas y largas parpadeo. Fue un movimiento lento pero coqueto junto con esos ojos cafes que brillaban divertidos.

Tom: nada

¡Wow! ¿Qué?

Tu: ¿Qué?
Tom: eso. No sucedió nada, te emborrachaste cantando en el karaoke reíste y te divertiste después te trajimos a la casa y te quedaste profundamente dormida. –sonrio-
Tu: ¿enserio? ¿no estas bromeando? –sorprendida-
Tom: a cierto, vomitaste frente a todos en medio de la fiesta
Tu: ¡¡¿QUEEEEEE?!! –mi voz chillo ante tremenda vergüenza-
Tom: jajajaja es broma! Jajajaja debi haberte tomado una foto, fue tan bueno -se tomo el estomago divertido-
Tu: -mirada asesina- no es gracioso, pero ya enserio ¿no hice ni dije nada comprometedor?
Tom: nop {solo que me querías y deseabas, ah y me besaste} –sonrio divertido-
Tu: bueno, eso esta bien –suspiraste aliviada- gracias

Después de eso camine hacia la salida, no pude evitar girar a verlo levemente por sobre mi hombro. Él me estaba mirando mientras mantenía esa sonrisa divertida en su rostro ¿Por qué sonreía tanto?
En fin saliste de su habitación mas tranquila de saber que nada malo había pasado o algo demasiado vergonzoso. Bueno al menos eso tu sabias pero ahora teníamos que saber ¿Por qué Tom no te dijo nada? ¿Qué se traia entre manos?

Esto debía ser el cielo y yo era el bastardo mas afortunado. Pequeña tela de cuadros rojos estilo escocesa una blusa pequeña blanca de colegiala que dejaba ver su estomago y parte del vientre. Un pequeño botón a punto de reventarse, él solo no podía comprimir aquel esbelto busto. De sus labios una paleta de cereza era succionada con atrevimiento y pervercion. ¡Oh sí! esto era lo mejor

-¿quieres jugar un pequeño juego, Tom
Tom: …sí…-a media voz-

No supe en que momento me recostó en la cama y pude apreciarla recargado en mis codos. Vestía de una chica colegiala, dos coletas de niña pequeña pero utilizaba tacón del 12 con calcetas pequeñas. Esta debía ser la mejor vestimenta de todas, como los tablones se balanceaban sobre sus piernas era tan excitante que ya sentía la presión de mi bóxer y pantalón.

-¿te gusta la escuelita?

Asintió jadeando levemente

-Bien, yo seré tu alumna y tu mi maestro.

Poso una mano en su cadera mientras lambía su paleta de nuevo, luego se me acerco ronroneando su voz, colocando sus brazos a mis costados. Pude ver su escote y me tente en tocar, pero luego su aliento a cerezas me atrajo.

-me he portado muuuy mal –voz seductora- y me tienes que castigar ¿de acuerdo?

Asentí pasando saliva con mi débil voz, ahora sí que me sentía bajo la mayor presión del mundo.

-Profesor Tomi ¿me perdona?

Cuando su voz fue parecida a una niña coqueta me sentí divagar en el desierto mas caluroso de todos. Ella me sonrió mientras chupaba su paleta seduciéndome.

Tom: yo…-nervioso- señorita (tu nombre) ha sido una mala estudiante no puedo perdonarla
Tu: entonces castígueme, pero no sea muy duro…

Se acerco a mi oído susurrando gentilmente.

Tu: soy un poco delicada

Y de pronto la tenia recostada en mi cama, mirándome con sus dos piernas cerradas sobre aquella pequeña minifalda. Ella sonreía con su dulce en boca. La admire como un completo idiota y pude ver su ropa interior.

Tom: {rojo pasión con encaje…}
Tu: profesor Tom, castígueme como quiera he sido una mala chica

Mis piernas me temblaban ¿Qué clase de paraíso era este?
Lloriquee cuando se sentó sobre sus talones y me hizo acercarme. Chupo su paleta de nuevo y después remojo mis labios con ella, para luego pasar su lengua sobre ellos. Había hecho la cosa mas excitante de toda mi vida.

Tu: empecemos…-sonreiste-

Comenzó a desabrochar su pequeña blusa lentamente, cuando el único botón fue liberado sus hermosos senos sobresalieron en esa copa con toques de liston negro.

Tu: ups! –sonrojada-

Era un completo idiota solo mirándola como se desvestía frente a mí.

Tu: ¿me ayuda? Es que suelo ser algo torpe

Cuando ella me apunto su minifalda mis manos querían correr y arrancársela de su cuerpo. Al 
menos eso habría hecho si no me temblaran. Camine lentamente hasta ver el botón que mantenía el pedazo de tela a su cuerpo. Iba a desabrocharla cuando me di cuenta que era mejor de otra manera.

La escuche suspirar excitada cuando coloque mis manos a los costados de sus piernas, podía sentir su calurosa respiración en mi cuello. Fui subiendo lentamente hasta tocar su braguitas, ella chillo débilmente en mi oído, eso me había hecho palpitar en lugares muy ocultos. Introduje mis dedos en la tela de los costados y jale hacia abajo. Cuando mire bien pude ver su ropa interior cerca de sus rodillas, la mire y ella estaba sonrojada mientras mordía su mano.

Tu: ¿soy una niña mala? –coqueta tiernamente-

No pude hacer mas que jadear asintiendo. Ella bajo sus manos en busca de su falda, pase saliva y transpire mas cuando la vi que la iba levantando.

Oh por favor, esto era mas castigo para mí. En mi boca la saliva me ahogaba, saboreaba su tierna piel en mis labios, pero en cuanto estaba por ver su pequeño triangulo un ruido estruendoso interrumpió.

De pronto abrí mis ojos y me encontraba en mi cama.

Tom: ¡(tu nombre)!

Me sobresalte y toque el lado vacio de mi cama. Ella no estaba ahí.

Tom: estúpidos sueños –molesto-

No entendía porque estos días no había podido dejar de soñarla, si no era tomándole la mano, era besándola. Después de eso los sueños había cambiado de tono a uno mas fuerte.
Me sente en la orilla de la cama tallando mi rostro frustrado de estos sueños. Baje mi miraba y me di cuenta.

Tom: ¡genial! –sarcasmo- ¿tu también caíste en la ilusión?

Mire el bulto en mi bóxer y camine erguido hasta el baño para poder bajarme la emoción. Seria un completo pervertido si alguien mas se daba cuenta de esto.

Después de haber bajado lo que (tu nombre) en uniforme de colegiala había hecho, baje a desayunar. Al instante me coloque de nuevo rojo al verla en el desayunador comiendo algo de cereal.

Tu: buenos días –tranquila-

No podía verla sin imaginarla en la pequeña mini falda ¿acaso tendría una en verdad?

Tom: buenos…-nervioso-

Pase y me servi café, la mano me temblaba y la cafetera tiritiaba contra la taza.

Tu: ¿todo bien? –confundida.
Tom: sí, todo bien –voz temblorosa-

Despues de eso Gustav entro a  al cocina. Bendito sea él.

Gustav: buenos días
Tu: buenos días

Me quede mirando la taza de café sin darle importancia a su platica.

Tu: oye Gus ¿has tenido novia?
Gustav: unas cuantas ¿por?
Tu: espero no ser chismosa pero ¿y la chica de la otra vez?
Gustav: ¿Cuál?
Tu: la que bajo recien bañada después de la fiesta
Gustav: -rio- a sí Fernanda
Tu: oh, con que asi se llama

Gustav: sí, es buena amiga.-bebió café-
Tu: ¡¿buena amiga?! ¿solo eso? –sorprendida- pero si ustedes…hicieron, bueno eso. Pensé que eran algo
Gustav: -rio de nuevo- no, claro que no, era sin compromiso
Tu: oooh –entendiste- ¿Qué te llamo la atención de ella?
Gustav: ¿sinceramente?
Tu: sip – sonreíste-
Gustav: sus piernas
Tu: ¿sus piernas?
Gustav: si, esa noche en la fiesta traia una minifalda..

En ese instante Tom escupió su café contra el vidrio de la ventana. Ambos lo miraron extrañados mientras el golpeaba su pecho intentando no ahogarse.

Gustav: ¿estas bien Tom?

Él solo hizo señas con la mano indicando que sí, mientras limpiaba su boca con la otra.

Tu: con que una minifalda –pensando-
Gustav: sí ¿Por qué la curiosidad?
Tu: no, solo quería saber cosas que le atraen a los hombres
Gustav: ¿Por qué….?
Tu: curiosidad – sonreíste-
Gustav: ¿ utilizarías una?
Tu: ¿minifalda? –él asintió- quizás, pero si tuviera novio

Tom no podía aguantarlo su rostro ardía por su platica, lo único que quería era salir de ahí rápidamente y exactamente eso hizo, camino casi como robot con la mirada clavada en el suelo. 

Ustedes lo miraron partir algo extraño pero en realidad no entendían su actitud. Claro si hubiese conocido sus sueños de hace varias noches entenderían su incomodidad al recordar el tema.



Happy valentine's day! C: 

Este capi fue inspirado en este dia de calenturientos
jajaj ok no, espero se la hayan pasado muy bien
con su respectiva pareja y si no tienen pues con sus amigos
nada malo pasa porque no se tenga novio o novia, es decir
algun dia llegara ese san valentin donde no tengan que estar solas C;
ya lo veran.

Ademas no tiene nada de malo, no se depriman hay mas historias en este 
mundo aparte las de amor, todo pasa por algo y no hay que deprimirse este
es solo un dia utilizado para vender, pero el amor debe verse todos los dias
pero recuerden que el mas importante es EL AMOR A UNO MISMO.
Porque si ustedes no se quieren ¿quien lo hara?
aprendan a quererse mucho, mucho y los demas lo notaran
y entonces ese sera el momento cuando encuentren a su otra mitad.

En fin me escuche muy cursi xD pero hay que pensar positivo :D
las quiero mis niñas preciosas, se cuidan mucho y suerte, bye! 

Por cierto! Esmeraldaswan :D es de lil wayne ft. nicki minaj -knockout,  esta genial *w* suerte! ;D

Guns!, guns!