Agentes especiales ;)

21 de noviembre de 2012

Misión no. 16 Felicidades


Él grito a toda la muchedumbre que se encontraba ahí, todos levantaron cervezas y cigarros. Los corredores entraron a sus autos y se formaron para que la acción comenzara.

Una chica con un pequeño short vaquero muy pequeño, y una pañoleta en forma de blusa se acerca a Tom que se encontraba recargado en el auto.

-buena suerte linda –le besa coqueta la comisura de los labios y Tom sonríe-

Sentiste como una pequeña presión se sintió en tu corazón al ver eso.

Tu: hey! Tranquilo! ¿A ti que te pasa? –le hablabas a tu corazón- a nosotros no nos importa él, solo vinimos a ver

Miraste de nuevo la pista y Tom ya estaba con su auto en la línea de salida, cuando escuchaste un disparo al aire. Diste un leve brinco del susto y después solo esuchaste el crujir de los motores al arrancar. La multitud brincaba y gritaba a sus favoritos mientras agitaban pañoletas y gorras en mano.

Tu: {espero…no le pase nada malo, vamos Tom tu puedes…}

Mordiste tu labio nerviosa mirando el auto de Tom levantar polvo mientras se encontraba en segundo lugar detrás de un auto rojo muy llamativo, no sabias lo que sucedería pero esperabas con toda tu alma que él fuera quien ganara.


Capitulo 16


Los autos corrian a gran velocidad, Tom miraba concentrado el camino. Mordía su labio en forma de desestres al verse muy cerca del auto rojo quien le impedía el primer lugar.

Tom: ¡vamos muévete! –molesto- maldición!

Cambio de velocidad, intento moverse por la izquierda pero el auto le prohibió el paso, se movió a la derecha y fue lo mismo. Se mantenían ambos juntos, él pensaba y pensaba alguna maniobra para poder rebasarlo, mientras todos observaban desde lo lejos esperando su regreso.
Estabas que te comías las uñas, no podías ni respirar pensando que algo le podría ocurrir.

Tu: {vamos Tom, tu puedes tarado enojon…tu puedes…}

Mantenías las manos juntas en forma de esperanza.
Ya casi llegaban a la meta, a lo lejos podían observar dos autos acercándose.

-¡son Tom y Roger!
Rick: ya escucharon damas y caballeros, hagan sus apuestas ahora que pueden, apoyen al mejor.

Tom sabia que ya no tenia mucho tiempo asi que en un intento algo desesperado, aprovecho que la calle se dividia en dos por una barrera y se fue por el lado izquierdo, pero esa parte del camino se encontraba cerrada debido a reparaciones, aunque los de la construcción había colocado una rampa que se veía resistente.

Tom: es ahora o nunca.

Presiono el interruptor de nitro y pronto su auto se vio yendo a máxima velocidad, el auto  de Roger también aumento velocidad, iban mano a mano, codo a codo. Cuando Tom llego a la rampa el tiempo se detuvo todos observaron como su auto voló por los cielos, literal. Nadie decía nada, veías como el auto iba cayendo lentamente hasta que tocó el asfalto de nuevo, un gran revote se sintió dentro del auto, pero Tom mantuvo ambas manos sobre el volante. Ya que por una gran ayuda del destino su auto había caído exactamente a unos metros frente al de Roger y después de eso solo pudieron ver como el auto de Tom llegaba en primer lugar. Al llegar a la meta todos gritaron felices mientras aplaudian, el auto freno lentamente y ya cuando se detuvo, Tom salió victorioso sonriendo.

Rick: hermano, si que estas drogado –sonriendo- ¡pero lo hiciste!
Tom: te dije que tenía el don –sonrie-

Ya después Roger llega y va donde a Tom a felicitarlo.

Roger: vaya Tom, fue algo arriesgada tu maniobra, pero mis respetos
Tom: claro –sonrie dándole un apretón de manos-

Mirabas como la multitud se acercaba a Tom felicitándolo y como él sonreía muy cómodo disfrutando de su logro.

Tu: …felicidades…-sonreiste-

Te pusiste de pie y comenzaste a caminar abrazada a ti porque la noche se estaba poniendo algo fresca y tu andabas húmeda por el agua de la alberca. Caminaste hasta encontrar un nuevo taxi. Ya cuando llegaste a casa pagaste y caminaste hacia la entrada, pero no traias llaves asi que te fuiste hacia el jardín, la puerta de la cocina estaba abierta porque tu asi la habías dejado, cerraste con seguro después de entrar y subiste muy cansada a tu cuarto. Al entrar comenzaste a quitarte tu ropa porque ya te estabas sintiendo incomoda, te diste un baño, luego tu ropa de dormir y al final muy feliz te recostaste debajo de las suaves sabanas y caíste redondita en un mundo de sueños.

Daban las 12 en punto del día, los chicos estaban en la cocina comiendo algo, en eso baja Tom recién bañado y sonriendo, saluda a Bill y Gustav que hablaban tranquilos.

Bill: pudo haber sido otro calibre
Gustav: sí pudo, pero el caso fue cerrado

Llega Tom

Tom: hola chicos
Ellos: hola

Comienzan su plática de nuevo, mientras Tom sacaba una manzana del refri

Tom: oigan ¿y la mugrosa? –extrañado-
Bill: -se encoje de hombros- no se
Tom: no me digan que salió sin compañia –algo molesto-
Gustav: no, claro que no. Creo que aun esta en su habitación durmiendo
Tom: ¿durmiendo a las 12 del dia? –sorprendido-

Bill: ni la juzqgues que tu te levantas a peores horas.
Tom: sí, sí lo se –tranquilo- pero viniendo de ella es extraño ¿no lo cren?
Gustav: viéndolo bien, si es raro en (Tu nombre)
Tom: ¿creen que este enferma?
Bill: pero ¿de que? Si ni siquiera sale a ver la luz del dia, con eso de que la mantenemos encerrada todo el tiempo
Tom: pues sí…-miro  su manzana- ire a ver como esta

Bill y Gustav se quedaron con rostros de extrañados al ver la actitud de Tom y mas si era contigo. Pero no dijeron nada solo lo vieron irse de la cocina.

Subió las escaleras y al llegar abrió la puerta de tu recamara lentamente, pudo observar como los rayos del sol entraban con el color melón de la cortinas dándole un toque calido al lugar. Se acerco a tu cama y te vio como estabas hecha bolita con las sabanas, durmiendo tranquilamente con algunos cabellos en tu rostro. Tenias un toque muy tierno al verte dormir.

Tom: vaya, durmiendo no parece la loca gritona de siempre –susurro sonriendo-

Después tocoó tu frente para ver si no tenias temperatura o algo, pero nada. Entonces eso solo significaba que solo dormías. Un momento después se marchó.

Tus ojos aun pesaban un poco pero lentamente los ibas abriendo, la primera cosa borrrosa que empezaste a ver fue la puerta de  entrada, seguiste viendo y lentamente checaste todo tu dormitorio, como se encontraba tal y como lo habías dejado. Después de despabiliarte un poco te sentaste en la cama, tallaste tus ojos, restiraste tu cuerpo y bostezaste.

Tu: vaya…que noche…-adormilada-

Miraste unos segundos hacia la nada y luego te percataste que había algo en tu habitación que no habías dejado ahí.

Tu: que raro…

Te acercaste a tu mesita de noche, a un lado de tu cama. En ella se encontraba una bandeja con algo de comida dentro. Hot-cakes, jugo de mango, leche y café. El estomago te gruño en señal de hambre.

Tu: que rico –mordiste tu labio-

Lo tomaste y comenzaste a desayunar, primero fueron los hot-cakes con el café y leche, al final el jugo.

Tu: vaya que bueno –suspiraste satisfecha y feliz- ¿Quién me lo pudo haber traido?...debio haber sido Bill o Gustav…de Tom no lo creo, además aun debe estar dormido…-miraste cabizbaja la sabanas recordando todo lo sucedido la noche pasada- se ve que le gusta…-sonreiste melancolica-

Luego decidiste levantarte y darte un baño, te colocaste un short, converse y una blusa negra. Algo sencilla bajaste, para ver como habían marchado las cosas sin ti.

Tu: buenos días –sonries feliz-
Bill: vaya (tu nombre) que sínica
Tu: ¿por? –confundida-
Bill: ¡¿por?! ¡Mujer son las 2 de la tarde! ¿y tu dices buenos días?
Tu: ay bueno a esta hora en Mexico aun es de madrugada –reiste enseñándole la lengua-
Bill: floja
Tu: lo siento, es que anoche –callaste-

Ibas a decir lo que habías pasado pero recordaste que era un secreto de Tom y también uno tuyo, porque si él se llegaba a enterar que lo seguías te iria como en feria.

Bill: ¿anoche? –levanto una ceja esperando-
Tu: anoche me desvele leyendo y pues no me di cuenta, lo siento –sonries nerviosa-
Bill: bueno, no importa solo no te malpases
Tu: esta bien –sonries tierna-

En eso ven que Tom baja las escaleras bien arreglado, los mira y ustedes a él.

Bill:¿sucede algo?
Tom: saldremos
Tu: ¿A dónde van? –tranquilamente curiosa-

Tom te mira pero siempre que lo hacia era con esa mirada fría y seria que no dejaba que supieras sus pensamientos pero que también te hacia sentír unos escalofrio recorriéndote la espalda.

Tom: vendrás con nosotros
Tu: ¿yo? Pero ustedes dijeron que…-te interrumpe-
Tom: ya se lo que dijimos –serio- pero ahora te estoy diciendo otra cosa, asi que sube y cambiate si quieres ir. O si no, nos quedamos aquí otra vez –amenazante-
Tu: no, no, no, no –miedosa- Sí quiero ir. Si quiero –bricanatse levemente de emoción y subiste corriendo las escaleras-
Bill: ¿y ahora?

Tom se encogió de hombros. Luego de unos minutos bajas con un short con un color a desgastado pero que en realidad asi había sido siempre, una blusa blanca sin mangas que por detrás tenia bordados que dejaban ver algo de tu piel y unas sandalias de plataforma de tela en un color beige claro.

Tu: ¡lista! –Irradiabas felicidad-

Los tres chicos ya estaban ahí, ellos te miraron de arriba abajo y después salieron. Casi brincabas de la felicidad que tenias de por fin poder conocer la ciudad. Entraron a otro auto que tenían, este era una camioneta negra de 3 hileras. Bill y Gustav subieron a la parte de en medio detrás de ustedes. Ibas como copiloto y Tom conduciría. Estabas tan emocionada que habías olvidado el cinturón de seguridad.

Tom: se te olvida algo –señalandote con la mirada el cinturón-
Tu: oh cierto –apenas lo ibas a tomar pero Bill se te adelanta para abrochártelo-
Bill: a ver bebé yo te lo abrocho, pobrecita no debes de recordarlo –sonrie como un padre chiflando a su hija-
Tu: si lo recuerdo –pucheros- no estoy tan chiquita –sonrojada-
Bill: claro que sí nenita –pellizca tu mejilla-
Tu: auch! ¬.¬

Los chicos se rieron de cómo era tan divertido hacerte enojar. Sonreiste y después solo te pusiste a ver todo el camino muy contenta de poder ver el mundo exterior. Llegaron al centro comercial y todos bajaron. Llevabas una bolsa contigo, no sabias ni que llevabas pero eras mujer precavida y te sentías mejor trayéndola contigo.

Tu: ¡¡wii!! –emocionada-
Bill: ¿un centro comercial? ¿No es muy arriesgado? –Mirando a Tom-
Tom: no, por el momento no hay sospecha de que sepan de nosotros, además fingiremos nuestros papeles y (tu nombre) necesita ropa –te miro y lo miraste confundida- de hecho todos, asi que seria bueno comprar algo y distraernos.
Bill: ¿enserio? –los ojitos le brillaban- ¡compras! –sonrio de la emoción-
Tú y Bill: ¡¡¡sí!!! –se tomaron de las manos como grandes amigos saltando de la emoción por comprar- ¡vamos!

Comenzaron a caminar todos juntos. De pronto sientes que alguien te toma de la mano entrelazando sus dedos con los tuyos, te asustaste y miraste a la persona. Era Tom, obviamente. Mas no dijo nada solo siguió con su vista en el camino, miraste su mano y traía su anillo de “matrimonio” entonces entendiste.

Tu: {solo es de acuerdo al plan...}

A la vez te sentías algo triste por saber que si él era cariñoso o bueno contigo, seria porque asi era su deber y solo por una misión policíaca  Suspiraste algo triste y tomaste su mano firmemente como él lo hacia. Caminaron todos juntos hasta entrar.

Cuando entraron te sentías en el paraíso, muchas vitrinas de tiendas repletas de hermosa ropa, simplemente sentías que tu corazón se salía de tus manos.

Tu: ¡wao! –Conmocionada- oh dios mio ya quiero probarme todo –babeando (figurativo) de felicidad-

Iban a empezar a ver todo, Bill y Gustav se fueron a una tienda especial de caballeros mientras que tu y Tom seguían tomados de sus manos.

Tom: ¿sabes a donde quieres ir? –normal mirándote-
Tu: mm…Macy’s – sonríes muy decidida-

Ambos comenzaron a caminar y notaste que en el camino las chicas y chicos los miraban.

Tu: {¿Qué les pasa?...son demasiadas miradas, ¡ tendré algo en el rostro! D:}

Despistadamente pasaste tu mano por sobre tus labios pero debajo de tu nariz para que no fuese un moquito o algo xD porque suele suceder ese tipo de accidentes. Pero nada. No era eso.

Entraron a la tienda e inmediatamente soltaste la mano de Tom para correr libre por la pradera de prendas. Tomabas y tomabas varias cosas que te gustaban y querías probarte. Tom cargaba algunas mientras te seguía muy de cerca pero siempre mirando alerta hacia todos lados, por si al caso.

Tu: hora de ir al probador –gritaste feliz-

Fuiste a los probadores que solo eran unos cuartitos lindos con cortinas rojas y gruesas pero muy bien arregladas, entraste mientras Tom esperaba afuera.

Tu: ¡Tom!
Tom: ¿Qué? –indiferente, cruzado de brazos-
Tu: ¿me veo gorda?

Saliste algo natural e inocente mirando el hermoso vestio rojo pasión holgado de tirantes con altura de 4 dedos antes de la rodilla. Tom estaba mirando hacia lo lejos, te miro de reojo y luego volvió a voltear hacia lo lejos pero reaccionó al ver a esa hermosa y sensual mujer que tenia delante suyo.

Tom: {¡demonios! ¡que mujer! Pero si esta para comerse} a..a..a..a –vacilo-
Tu: no se, no me convence ¿tu que crees? –sonrojada lo mirabas esperando-
Tom: te….te –guardo la compostura- ejem, te ves muy bien, para nada gorda
Tu: ¿enserio? Wii! Lo llevo entonces –entras brincando de la emoción al vestidor-
Tom: {vaya…como un simple vestido puede causar tantas sensaciones en mi cuerpo}

Estuvo esperándote todo el rato que te probabas ropa, le dabas alguna que no te gustaban y le decías que te trajera otro color u otra talla, parecía tu mandadero y se estaba empezando a enojar pero sin embargo cuando ya estaba en lo ultimo de su paciencia  terminaste y saliste con el montonsito que te llevarías.

Iban saliendo juntos, Tom llevaba tus compras en ambas manos mientras hablabas de cómo te habían gustado, pero luego guardaste silencio.  A él le extraño y solo te miro de reojo como llevabas la mirada baja e ibas algo seria, cuando de pronto…

11 de noviembre de 2012

Misión no. 15 Autos, electro y nitro


Seguiste mirando hasta que el auto salió a la calle, ya de ahí pudiste ver bien que era Tom el que conducía y no era un robo. Fue extraño ya que iba solo, se le veía tranquilo.

Tu: {mmm…¿Qué se traerá entre manos? Ese Tom no es de mucho fiar
(confianza)...}

Cuando ya se había ido te paraste normal en el balcón mirando la calle pensando, luego volviste a entrar a tu recamara, te sentaste en la cama cobijándote un poco las piernas miraste el reloj y marcaba la una de la mañana, eso era muy tarde para salir a resolver un asunto policiaco.

Tu: no entiendo -empezaste a imaginar-…y si Tom esta con los que me secuestraron y planea devolverme –te asustaste- no, no lo creo además los chicos no se lo permitirían –pasaste saliva preocupada- ¡cierto! Ellos deben saber de las salidas de Tom aun mas Bill por ser su hermano, aunque si le pregunto me vere como una chismosa –mordiste tu labio- ay no se que hacer

Te recostaste mirando al techo frustrada, luego de varios parpadeos el sueño comenzo a vencerte y caíste redondita de nuevo en el mundo de los sueños.

Al dia siguiente cuando te levantaste…


Capitulo 15


Lo primero que hiciste después de haberte dado un baño y cambiado, fue bajar corriendo las escaleras, cruzaste sala y cocina hasta llegar al garage, abriste la puerta y viste el auto de Tom estacionado, comenzaste a verlo por todos lados aun por dentro buscando alguna pista que te dijera su huida.

Tu: parece que no tiene nada…-dijiste para ti misma en voz alta- pero espera, ¿Qué es eso?

Caminaste cerca de la parte frontal casi por encima de la llanta el auto tenia una raspadura como si hubiese pasado rosando con algo. Al principio pensabas que Tom era mal conductor y había rosado una pared pero cuando descubriste una segunda pintura muy diferente al auto de Tom supiste que había sido otro auto el que lo golpeo. Pero ¿por qué?

Decidiste salir de ahi antes de que alguien te viera, cuando ibas cerrando la puerta escuchaste una voz detrás de ti

-¿Qué haces? –pregunto-
Tu: ¡Ah! –Diste un pequeño salto y te giras a vr quien era- Gustav, me asustaste –con la mano en tu pecho-
Gustav: lo siento pero ¿Qué hacias en el garaje?
Tu: ¿yo? Nada –sonreiste nerviosa- solo buscaba un desarmador porque quería checar algo en mi cuarto
Gustav: a bueno, si necesitas ayuda me avisas –sonríe-
Tu: sí –sonreiste temblando del nervio-

Luego de eso él sale con su vaso de leche en mano, tal parecía que había venido por un refrigerio. Comenzaste a desayunar en el comedor de la cocina mientras veias tu plato y con la cuchara girabas el cereal en la leche, en eso entra Bill a la cocina.

Bill: vaya ¿y esa cara larga?
Tu: nada…-respondiste cabizbaja-
Bill: mm…no creo que sea por nada, cuéntame anda –sonrie-
Tu: no, solo que….-te arrepentiste- no, nada
Bill: ¿estas triste por lo de tu memoria?
Tu: por lo de mi memoria, por no poder salir, por no recordar nada, por todo. –cansada-

Bill te mira intentando comprenderte, luego toma una silla y se sienta frente a ti.

Bill: mira (tu nombre) no te desesperes ya veras que muy pronto empezaras a recordar, poco a poco te daras cuenta de quien eres o cual es tu vida
Tu: ¿y si nunca lo hago? ¿y si nunca recuerdo?
Bill: claro que lo harás, solo tienes que pensar positivamente –sonrie-
Tu: para ti es fácil decirlo puesto que recuerdas muy bien toda tu vida

No tenías ganas de pensar positivamente, estabas muy triste por no poder salir ni a ver el mundo exterior, además aquí adentro de la casa no era muy bonita la vida.

Bill: pero créeme que hay veces que deseamos poder olvidarnos de todo y de todos

Se levanto de su lugar tranquilo dejándome pensando en sobre lo que había dicho. Olvidar todo.

Al terminar de desayunar subí de nuevo a mi habitación obviamente tenia que pasar por la de Tom, mire su puerta y sabia que quizás aun estaba ahí. Quizás durmiendo ya que la desvelada de anoche lo debió de haber dejado agotado.

Ough! La curiosidad me gana, quiero saber a donde va y ¿Por qué no cuenta nada? ¿Sera algo demasiado importante y secreto?

Te metiste a tu recamara y comenzaste a ver lo que ahí tenias, no era mucho pero de pronto te dio por escuchar música. Había un estéreo en la habitación y tenias algunos cd’s que habías quemado con música que habías bajado en uno de esos momentos en los que no tenias nada que hacer y no 
podias salir.

Tu: a ver…-reiste-… ¿Qué canción?....

Comenzaste a buscar una apropiada para lo que pensabas.

Tu: ¡listo!

Y le diste play, esperaste algunos segundos a que la pista comenzara era del grupo Korn ft. Skrillex y luego…



Tu: disfrútala Tom –sonreiste malvada-

Tan pronto la canción comenzó le subiste a un alto volumen que pronto hizo que los vidrios vibraran un poco pero a ti no te molestaba, es mas te alegraba. Aunque no seria lo mismo para Tom quien intentaba dormir en la habitación continua a la tuya.

Brincabas divirtiéndote y cantando a todo pulmón la canción, te gustaba mucho además te divertía, pero mientras….Él yacía dormido tranquilamente pero en cuanto comenzó a escuchar esos horribles sonidos estilo mecánicos electro retumbando a través de las paredes y vidrios, colocó una almohada cubriéndose la cabeza para dejar de oírlos pero no era suficiente, giraba y giraba en su cama intentando que no le molestara el sonido, luego de unos minutos no podía soportar mas esa música. Eso y tu cama golpeando la pared cada vez que brincabas. Se paró de la cama muy molesto mirando hacia la puerta y ambos manos tomándose del colchón.

Tom: me va a oir –molesto-

Se paro de su cama con dirección al pasillo.

Tu: ¡shut the fuck and get up! Wuuuu!!

Brincabas y brincabas cuando muy a lo lejos alcanzaste a oir que alguien golpeaba tu puerta, sonreíste aun brincando.

Tom: ¡(TU NOMBRE)! ¡ABRE LA MALDITA PUERTA! ¡¡(TU NOMBRE)!!
Tu: lalala…no te oigo

Mientras del otro lado

Bill: ¿Qué sucede? –Despreocupado comiendo algo de cereal-
Tom: ¡esa mujer! Eso es lo que me sucede –apuntando a tu puerta muy molesto-

Bill miro tu puerta y miro de nuevo a Tom

Bill: solo tiene música
Tom: ¡música que me esta matando la cabeza! –irritado-
Bill: ¿por?
Tom: por…por…-nervioso- porque no tuve una buena noche, algo de insomnio
Bill: ¿seguro?, ¿no será que una desvelada fuera de la casa te hizo mal? –Enarcando una ceja-
Tom: ¡¿QUÉ?! Pf! –mintiendo- claro que no – fingía desentendimieto de la pregunta-
Bill: seguro –dio media vuelta y se fue tranquilo de ahí-
Tom: ¿Qué? ¿no me ayudaras a callarla? –mirandolo ir-
Bill: no, ese es tu problema, no el mio –se fue-
Tom: -suspira desesperado-

Tu seguías divirtiéndote hasta que decidiste abrirle la puerta.

Tu: ¿mande? ¿se te ofrece algo? –seria-
Tom: sí, agradecería que le bajaras a tu “fiestesita” –molesto-
Tu: ¿por qué? Que yo sepa es pleno día y no molesto a nadie
Tom: lo siento querida, pero me estas molestando a mí con tus ruidos esos –irritado- no me dejas dormir
Tu: que yo sepa el domir es para en la noche, no para las 2 de la tarde, además nadie mas que tu me ha venido a decir algo y créeme que tu opinión o queja no me importa ni me interesa
Tom: mira (tu nombre) –molesto conteniéndose- solo quiero dormir, ¡¿entiendes?! Ahora deja de estar molestando que mucho tengo con soportar tu presencia, y apaga ese mugrero
Tu: pues ¡NO! No lo haré y me vale un rábano si quieres dormir o no!

Gritaste azotándole la puerta en la cara, Tom volvió a golpearla gritándote pero tu le subiste aun 
mas a la música. Estaba que la sangre le hervía del enojo fue a su recamara  tomó una sabana y una almohada, bajo a donde estaban Bill y Gustav, ellos lo miraron pasar y mejor no dijeron nada. 
Llego al garaje y abrió la puerta trasera de su auto y ahí coloco la almohada, cerro de nuevo dejando la ventana abierta e intento dormir de nuevo.

Se hacían la 8 de la noche, estabas terminando de cocinar algo de pasta en la cocina, cuando escuchas que la puerta se abre. Miras y era Tom con cara de adormilado, pasa derecho hacia las escaleras sin dirigirte la palabra.

Tu: uyyyy! Que nuevo, el señor me ignora –indiferente-

Terminaste de cocinar y llamaste a los chicos para que se sentaran a cenar

Bill: que rico, (tu nombre) ojala nunca tuvieras que irte, amo como cocinas –sonriendo-
Tu: gracias –sonries- em... ¿Tom, no bajara?
Bill: no lo se –prueba bocado-
Gustav: debe estar dándose un baño
Tu: quizás –bajaste la mirada  a tu plato-

Momentos después habían terminado, los chicos habían lavado los trastes y después cada uno había subido a su habitación. Te encontrabas nadando en la piscina, ya que era de noche y asi no había sol que quemara tu piel. Nadabas feliz y contenta tarareando una canción cuando de pronto escuchas ruidos. Sales inmediatamente de la alberca y te diriges detrás de un pequeño arbusto a ver, cuando miraste bien te diste cuenta que era Tom de nuevo metiendo algunas cosas a su carro, estaba recién bañado y vestía un estilo bastante atractivo algo urbano pero  con ese toque de chico malo.

Tu: {¿A dónde ira…-pensaste- mm….debo de seguirlo}

Corriste hacia donde estaba tu toalla y algo de ropa, te colocaste rápidamente un short y una blusa por sobre tu vickini que aun estaba húmedo pero no te importo ya que si te seguías tardando perderías a Tom de vista.

Enciende su auto y arranca, saliste rápido detrás de él ya que no iba muy recio. En la calle tomaste un taxi que pasaba por ahí.

Taxista: ¿A dónde?
Tu: siga ese auto negro
Taxista: ok –normal-

Te agachaste por si las moscas. (por si las dudas)
El auto de Tom condujo a un lugar bastante alejado, empezaste a escuchar algo de música y viste algunas luces de colores.

Tu: pero si esto es…
Taxista: carreras callejeras –tranquilo-
Tu: ¿ carreras? –confundida-
Taxista: sí, aquí jóvenes con autos muy rápidos vienen a hacer competencias entre ellos debatiendo su orgullo y velocidad nitro. Son $20 euros (xD)
Tu: ok –se los diste-

Bajaste del taxi y caminaste con tus manos dentro de los bolsillos del abrigo que traias. Empezaste a caminar hacia donde estaba la multitud de gente y autos estacionados.

Tu: vaya, todos son muy lindos además de modernos.

Veías cada auto decorado con diferente estilo. Antes de llegar a donde estaba Tom te detuviste y te subiste a una tipo colina donde él no te vería  te sentaste doblando tus piernas mientras lo observabas hablar con algunos chicos mas.

-Tom, amigo ¿tu de nuevo aquí? – Saludándolo con un tipo movimiento de manos-
Tom: Rick, no me perdería estas carreras por nada
Rock: jajaja vaya, tan rápido dejaste de ser  el novato. Se nota que llevas la adrenalina por dentro.
Tom: ¿Qué puedo decir? –Indiferente- algunos nacemos con ello – egocéntrico-
Rick: ¿ correrás?
Tom: por supuesto – sonríe-
Rick: eso es todo

Rick sonríe y sus dientes brillaron ya que traía algunos hechos de oro, tenía el estilo típico de rapero pero un estilo más gangster.

Rick: ¡PERROS! Prepárense, hoy habrá nitro

Él grito a toda la muchedumbre que se encontraba ahí, todos levantaron cervezas y cigarros. Los corredores entraron a sus autos y se formaron para que la acción comenzara.

Una chica con un pequeño short vaquero muy pequeño, y una pañoleta en forma de blusa se acerca a Tom que se encontraba recargado en el auto.

-buena suerte linda –le besa coqueta la comisura de los labios y Tom sonríe-

Sentiste como una pequeña presión se sintió en tu corazón al ver eso.

Tu: hey! Tranquilo! ¿A ti que te pasa? –le hablabas a tu corazón- a nosotros no nos importa él, solo vinimos a ver

Miraste de nuevo la pista y Tom ya estaba con su auto en la línea de salida, cuando escuchaste un disparo al aire. Diste un leve brinco del susto y después solo esuchaste el crujir de los motores al arrancar. La multitud brincaba y gritaba a sus favoritos mientras agitaban pañoletas y gorras en mano.

Tu: {espero…no le pase nada malo, vamos Tom tu puedes…}

Mordiste tu labio nerviosa mirando el auto de Tom levantar polvo mientras se encontraba en 
segundo lugar detrás de un auto rojo muy llamativo, no sabias lo que sucedería pero esperabas con toda tu alma que él fuera quien ganara.



Espero les guste nenas hermosas, recuerden que subo capitulo de acuerdo a los comentarios. Gracias C;

Guns!, guns!